Viajes

Detrás de la portada: ¡La nueva VICE está en la frontera de lo irreal!

Hablamos con Elliot Ross sobre la portada de la revista.
31.8.16

Este artículo hace parte de la revista impresa de VICE de agosto.

Aunque vive en Nueva York, Elliot Ross viaja con frecuencia y enfoca gran parte de su trabajo en las dificultades que causa el aislamiento geográfico a los seres humanos en un nivel interpersonal, cultural y económico. Sus fotos han sido publicadas en National Geographic, The Guardian, Refinery 29 y The Atlantic.

VICE:

Cuéntanos la historia detrás de la portada de este número.

Publicidad

Elliot Ross:

Moria, que es un campamento de tránsito y un punto de registro para solicitantes de asilo en la isla griega de Lesbos, está sobre una colina empinada. En el centro tiene un complejo fortificado de edificios administrativos y médicos, con rejas altas y alambre de púas alrededor. Después de que las autoridades de la Unión Europea descubrieran que uno de los autores de los ataques de París (en noviembre de 2015) estaba registrado ahí, designaron el campamento un punto de conflicto y lo cerraron a periodistas. Cuando estuve en Lesbos me pude meter y vi un montón de ropa colgando en una de las rejas. Esto tan sencillo me impactó; fue un recordatorio de la vida normal, incluso en un escenario tan alienado, lleno de rejas y fronteras.

Cuando estuviste fotografiando los campamentos, ¿conociste a algún refugiado con una historia que recuerdes?
En uno de mis primeros días en Grecia, en un campamento llamado Eleonas, en Atenas, vi a un chico jugando con un balón de fútbol. Su nombre era Fishel, y me explicó que cuando tenía 16 años se escapó solo de su casa en Kinshasa, en la República Democrática del Congo. Le tomó un año viajar los 11.200 kilómetros a Atenas, todo por un sueño: jugar en el Real Madrid. Lo más probable es que lo consideren un migrante económico y lo deporten a Kinshasa.

¿En qué estás trabajando actualmente?
Ahora paso el tiempo acampando en Slab City, California, en el desierto de Sonora, haciendo retratos de quienes deciden vivir desconectados.

Polaroids secándose en el estudio de Ross.