FYI.

This story is over 5 years old.

The Creators Project

Los viejitos grafiteros de Portugal

Una nueva generación de artistas urbanos está naciendo en Portugal.
18.6.15

Fotos via Facebook de Lata 65.

Este artículo fue publicado originalmente en The Creators Project, nuestra plataforma de música.

Una nueva generación de artistas urbanos está naciendo en Portugal. Los próximos 19 y 21 de junio los amantes del grafiti podrán disfrutar de un taller gratuito en el Festival das Aldeias Artísticas en Lisboa, una de las capitales de street art del mundo. El único requisito para ser uno de los seleccionados en esta escuela urbana es tener 65 años o más.

Publicidad

Durante los tres días que durará el taller, los participantes aprenderán una base sobre la teoría de este formato artístico, se crearán tags personalizados para que cada nuevo grafitero pueda firmar sus creaciones y se prepararán diseños para llevarlos a los muros de la calle.


Relacionado: Team Destructo, el único crew de grafiti que raya el metro del DF regularmente


LATA 65, que justamente hace alusión numérica al año de jubilación en Portugal, es una organización sin ánimo de lucro que imparte cursos de grafiti para unir una generación de mayores con una forma artística relativamente nueva. El nombre, además de apuntar la edad mínima para formar parte de esta madura pandilla, juega con la palabra "lata", que en portugués no hace referencia solamente al recipiente de las pinturas en spray, sino que es una forma coloquial para designar la desvergüenza que sus integrantes aprenden a tener.

La cabeza pensante de este proyecto destinado a gente con edad para ser abuelos es la arquitecta Lara Seixo Rodrigues, promotora también del Festival de Arte Urbano de Covilhã (Woolfest). El principal objetivo de la iniciativa, según apunta Seixo, es "fomentar el envejecimiento activo y la solidaridad entre generaciones". Además, LATA 65 está sirviendo de alguna manera para demostrar que el arte urbano tiene el poder de democratizar el acceso al arte contemporáneo.

La arquitecta propuso ya un primer taller de bordado para el mismo público al que ahora recorre con LATA 65. Fue un fracaso en cuanto a participación. Los abuelos decían estar cansados de hacer aquello a lo que ya están habituados. Quizás éste comentario fue el que llevó a Seixo a plantear ésta segunda propuesta que, además, ha arrasado proporcionando una rotura de los clichés y los estereotipos. De alguna manera, LATA 65 ha conseguido ampliar audiencia y participación en el mundo del street art.

Publicidad

Actualmente el proyecto tiene base en Lisboa pero está empezando a expandirse a ciudades como Coimbra y Castelo Branco. Ahora los mayores ven distinta la ciudad y la ciudad los ve distintos a ellos. Como dicen en LATA 65, la edad tan sólo es un número.