FYI.

This story is over 5 years old.

viajes

La importancia y el estrés del San Valentín coreano

En Corea, la celebración del amor se extiende tres meses y termina con un "Día Negro" en el que los solteros comen fideos con frijol y reflexionan acerca de sus tristes y solitarias vidas.
14.2.15

El autor celebrando su soltería en Corea.

El Día de San Valentín nunca tuvo una importancia especial para mí. Como pansexual con tendencias asexuales, con absolutamente ningún deseo de ser amado (por el momento) por alguien o algo más que una hamburguesa con queso, no me podría importar menos el 14 de febrero. Habiendo dicho eso, reconozco que este día sí hace felices a muchos de mis amigos que se encuentran en una relación y que mi mamá usualmente me envía una caja de chocolates tipo "Siempre te amaré aunque mueras soltero", así que no tengo ningún problema en sí con el día.

Publicidad

Así fue hasta que me mudé a Corea. Uno creería que los coreanos no invierten tanto en San Valentín como el resto del mundo occidental, pero estaría equivocado. Los coreanos han aceptado por completo el tener que vivir como pareja y nunca ha existido tal infierno como el que produce un coreano inconforme con su estado civil.

Para aquellos que no están familiarizados con Corea, es importante destacar que en las últimas décadas su celebración del romance se ha extendido a un periodo de tres meses: el Día de San Valentín se celebra el 14 de febrero, pero en este día son sólo las mujeres las que compran chocolates y regalos para sus amores. Los hombres les corresponden el 14 de marzo, el llamado "Día Blanco". Si un chico le da un regalo a la misma chica que el mes anterior le dio uno a él, entonces básicamente ambos vivirán felices por siempre.

Si no te toca un solo regalo en todo el proceso, aún te queda el 14 de abril, conocido también como el "Día Negro". Es el día en el que los solteros sienten lástima por sí mismos y comen jajangmyeon, fideos en una salsa de frijoles negros, mientras que reflexionan sobre sus tristes y solitarias vidas. He ahí un toque de nihilismo.

Pero, secretamente, muchos solteros esperan que en ese Día Negro puedan conocer a alguien más que también esté solo y comiéndose sus sentimientos de quien se puedan enamorar profundamente o una mierda así. No estoy seguro de si esto realmente sucede. La única vez en la que he tenido una conexión seria con la comida en Corea fue cuando un borracho miembro de la mafia coreana me lanzó sus papas de McDonald's, pero supongo que el amor viene en todas las formas posibles.

Jajangmyeon, los fideos que se comen tradicionalmente en el Día Negro en Corea. Foto del usuario de Flickr Stu Spivack.

De todas maneras, el hecho de que el Día de San Valentín esencialmente dure una cuarta parte del año es algo bastante terrible si eres soltero. Y, como te lo dirán tus colegas o tus amigos expatriados, los solteros no estamos exentos del escrutinio romántico. Al menos en San Valentín yo obtengo un pase libre, ya que sólo se espera que las mujeres compren regalos.

Publicidad

Pero, ¿y el Día Blanco? Los hombres no obtienen un pase libre durante el Día Blanco. Recuerdo una conversación particularmente incómoda, justo antes de mi primer Día Blanco, con un agradable coreano durante uno de esos encuentros de intercambio lingüístico.

"Así que, ¿por qué no tienes novia?"

"Oh, ¡me gusta ser soltero!", dije sin hacerle mucho caso.

"¿Pero no te sientes solo?"

"Bueno… Tengo muchos amigos, así que está bien".

Esto era una mentira, pero una mentira importante para la credibilidad de mi argumento. La conversación continuó:

"Déjame ayudarte a encontrar a alguien".

"No, ¡en verdad está bien! Me gusta estar solo. Sin nadie. Conmigo mismo. Sin compañía. Sin humanos".

Se me quedó viendo con una cara inexpresiva.

"Seh, completamente solo. ¡Nada de chicas para mí!"

Se me quedó viendo más fijamente.

"Como sea, ¡lo que sí me gusta es el kimchi!"

Este fue el fin de una potencial amistad transcultural.

No quiero dar la idea de que todos los coreanos se complacen en husmear en las vidas románticas de los expatriados. Estoy seguro de que a la gran mayoría de los coreanos nuestras vidas amorosas les importan un carajo y que están más preocupados en saber si les estamos enseñando buen inglés a sus hijos. Pero es una diferencia cultural que ciertamente salta a la vista cuando tu vida romántica se convierte en un tema obligado en una conversación casual.

Mi segundo Día Blanco en Corea fue mucho menos incómodo, sobre todo porque ya había desarrollado la destreza cultural de decirles a mis amigos y a mis colegas con delicadeza que me dejaran de chingar cuando comenzaban a preguntarme acerca de mis relaciones ("Alex, ¿cómo has estado? ¿Ya tienes novia? ¡Hay que encontrarte una novia coreana!").

¿Y el Día Negro? El Día Negro es un día festivo que apoyo por completo. Como mis hermanos coreanos solteros, me pasé mis últimos dos Días Negros comiendo fideos tan negros y tan infinitos como nuestras solitarias vidas sin amor. El jajangmyeon tiene un sabor diferente: hecho con aceite, pasta de soya y pedazos de carne, es ligeramente salado y con un sabor mucho más fuerte y con más consistencia que la mayoría de los platillos de fideos en Asia. El jajangmyeon es en realidad considerado "comida china" en Corea (de la misma manera en la que el pollo a la naranja es considerado como comida china en Estados Unidos), así que aquellos que quieran participar en las festividades del Día Negro tienen que ir a un restaurante específico. Para los solteros verdaderamente perturbados por su falta de amor siempre hay comida empaquetada que pueden comprar en la tienda y comer en la comodidad y miseria de su propio hogar.

Mientras que los fideos están destinados a recordarles a los coreanos la tristeza de ser solteros —y posiblemente para exacerbar la urgencia de encontrar una pareja— , yo me enorgullezco en el hecho de que cada 14 de abril la única mujer o el único hombre que necesito en mi vida es el o la que prepara fideos en la parte trasera del restaurante. Porque nada dice "amor" como la comida.

Sigue a Alex Castillo en Twitter.