FYI.

This story is over 5 years old.

Noticias

Archivo VICE: El ‘agricultor’ que dominó el narcotráfico a EU

Desde sus cuentas de Twitter, los presuntos hijos de Joaquín 'El Chapo' Guzmán dicen que esperan 'órdenes'

Este artículo fue publicado originalmente en febrero de 2014.

"Yo soy agricultor".

Estas fueron las palabras que Joaquín El Chapo Guzmán dijo el 10 de junio de 1993 cuando se le preguntó ante la prensa a qué se dedicaba. De cierta manera, nunca se han dicho palabras más ciertas en la insólita y sangrienta historia del narcotráfico en México.

En realidad, Guzmán era un agricultor. Las cosechas de mariguana y amapola bajo su control eran la base de un imperio de narcotráfico transnacional valuado en miles de millones de dólares, convirtiéndolo en uno de los hombres más ricos y buscados del mundo. Él fue sentenciado a 20 años en el penal de máxima seguridad de Puente Grande, en Jalisco, pero en 2001 logró escapar, de manera ridícula, en un carro de lavandería. Guzmán extendió su alcance y llegó a traficar mariguana, heroína y cocaína a Estados Unidos, Europa y Australia. Se dice que logró ejercer control sobre la mayor parte del occidente de México, partes de Guatemala, y puertos de la costa atlántica de África. En varias ocasiones la revista Forbes lo mencionó en su lista de las personas más ricas y "poderosas" del mundo.

Publicidad

El periodo próspero de Guzmán como un fugitivo llegó a su fin el pasado sábado después de 13 años de su búsqueda. Un poco antes de las siete de la mañana, la Marina de México capturó a Guzmán en un condominio en Mazatlán, Sinaloa. No hubo disparos durante la operación, que fue en colaboración con la DEA, los US Marshals, y la agencia de Inmigración y Control de Aduanas de Estados Unidos.

El Condo #401 se vio simple, casi miserable, en las fotos que se tomaron después del operativo que acabó con la captura de Guzmán. Fue llevado a la Ciudad de México. En la tarde, después de que el Procurador General de la República, Jesús Murillo Karam, dio una breve declaración en el aeropuerto, los soldados uniformados con máscaras escoltaron al capo a un helicóptero federal.

El funcionario no aceptó preguntas de la prensa. El Departamento de Justicia anunció el domingo que buscaran la extradición de Guzmán a Estados Unidos.

El rol de Guzmán en el narcotráfico entre Estados Unidos y México sigue siendo un misterio, con acusaciones de que él y sus operativos tienen contacto con las autoridades de Estados Unidos y México, incluso como informantes protegidos.

Jesús Vicente Zambada, un integrante del Cártel de Sinaloa, quien fue extraditado a Chicago y enfrenta cargos por narcotráfico, ha declarado que los agentes federales de Estados Unidos en México le otorgaron inmunidad a él y a otros miembros del Cártel a cambio de información de otros cárteles. Los procuradores de Estados Unidos insisten en que él no tiene tal acuerdo con agentes federales. (Zambada está esperando juicio).

Publicidad

Mientras conocidos y familiares de Guzmán han sido detenidos o asesinados en balaceras en años recientes, incluyendo su hijo Édgar de 22 años de edad en 2008, se sabe que otros en su círculo se mudan al otro lado de la frontera.

En el verano de 2011, la esposa de Guzmán, Emma Coronel, dio a luz a gemelas en un hospital en el condado de Los Ángeles. Guzmán se casó con la ex reina de belleza en una fiesta extravagante en 2007, cuando ella tenía 18 años de edad. Los agentes federales de Estados Unidos monitorearon a Coronel, ciudadana de Estados Unidos, mientras ella estaba en California. Pero no hubo cargos contra ella y regresó a México con sus hijas. Guzmán nació en 1957 en un pueblo llamado La Tuna, en el municipio de Badiraguato, Sinaloa. Su padre fue un gomero, pero Guzmán creció pobre y sin atención, y con ganas de reafirmarse.

Badiraguato está considerado como la puerta de la región llamada "Triángulo Dorado", conocida por su cosechas de amapola y mariguana, en la Sierra Madre. Otro narco de gran calibre que nació en Badiraguato es Rafael Caro Quintero, quien fue liberado del penal Puente Grande el agosto pasado.

Según el libro El último narco (The Last Narco) por Malcolm Beith, Guzmán empezó su carrera como lugarteniente de Miguel Ángel Félix Gallardo, considerado como el capo del tráfico de cocaína en México, con el entonces llamado Cártel de Guadalajara. Después de la captura de Félix Gallardo en 1989, Guzmán y su grupo dentro del cártel tomaron control y empezaron a expandirse. Para 1993, cuando un atentado contra El Chapo dejó muerto al arzobispo en Guadalajara, Juan Jesús Posadas Ocampo, la leyenda del Chapo ya lucía grande.

Publicidad

Capturaron a Guzmán por primera vez en Guatemala en 1993, y fue extraditado a México. Se la pasaba bien en el penal. Según un reportaje del Wall Street Journal, El Chapo vivió tan bien en Puente Grande que hasta parece que le iba mejor que en Mazatlán. Tenía celulares para dirigir su imperio desde adentro, seleccionaba sus comidas, contrabandeaba todo en la cárcel, incluso prostitutas y pastillas de Viagra.

La fuga de Guzmán coincidió con la transición de poder, el mandato de 71 años del PRI fue interrumpido por el presidente Vicente Fox del PAN. Un mes después de que Fox tomara cargo como presidente de México, Guzmán escapó de Puente Grande. Las elecciones presidenciales del 2006 le otorgaron un segundo termino al PAN. Inmediatamente Felipe Calderón ordenó una guerra contra el narco en Michoacán. Y el resto de la historia, ya lo conocen…

El sexenio de Calderón fue el periodo más sangriento en la historia de México desde la Revolución. Por lo menos 70 mil personas fueron asesinadas en violencia del narcotráfico durante ese tiempo, y alrededor de 26 mil personas desaparecieron. La gran mayoría de estos casos nunca será resuelta. Estas atrocidades ocurrieron debido a ordenes aprobadas por el gobierno, en una guerra contra el narco donde sin duda era Guzmán una figura simbólica.

En los últimos años, se escuchaba que aparecía Guzmán por todos lados. Se dijo que él estaba en Argentina, Guatemala, Honduras, incluso en Estados Unidos. Los corridos acerca de su estilo de vida y trabajo sonaban en centros nocturnos, YouTube y en estaciones de radio en México (hasta que el gobierno prohibió la transmisión de narcocorridos). Cuando Guzmán salía a comer, él pagaba las comidas de todas las personas presentes. Se sentía que El Chapo estaba por todas partes menos en la cárcel.

Publicidad

En 2009, un arzobispo católico en el estado de Durango, Héctor González Martínez, dijo que Guzmán estaba viviendo cerca en un pueblo llamado Guanacevi. "Todos lo saben, excepto las autoridades," dijo él.

El Cártel de Sinaloa tomó decisiones estratégicas para combatir a sus rivales del Cártel del Golfo, Los Zetas y el Cártel de Beltrán Leyva. La violencia llegó a Guerrero, Veracruz y Michoacán. Ciudad Juárez presenció lo peor de la guerra contra el narco. Aproximadamente 11 mil personas fueron asesinadas en Ciudad Juárez entre 2007 y 2012. Durante el mismo tiempo, más de siete mil quejas de abusos militares fueron registradas en la Comisión Nacional de los Derechos Humanos.

Durante este periodo, Estados Unidos tuvo un rol sin precedente en México, de tal manera pareciera que los agentes de Estados Unidos operando en México estaban en control de la búsqueda y captura de Guzmán y otros. En diciembre 2012, cuando Calderón entregó su poder a Enrique Peña Nieto, el PRI regresó a la presidencia e introdujo la incertidumbre para los gringos sobre la dirección de la guerra contra el narco.

Con la captura de Guzmán, no se sabe lo que sigue. La historia ha comprobado que la captura de capos en México ha detonado una lucha violenta entre cárteles que buscan reemplazar el nuevo cargo disponible. El liderazgo del Cártel de Sinaloa se dice que cambió de poder a Ismael El Mayo Zambada, el padre de Jesús Vicente, quien se supone que es el sucesor de Guzmán. Pero reportes también han dicho que con la ausencia de Guzmán, es probable que Dámaso López, un capo joven conocido como El Mini Lic, pudiera posicionarse en altos mandos del Cártel de Sinaloa.

Al mismo tiempo, los cárteles rivales pueden detectar un área de oportunidad en la captura de Guzmán y buscar retomar lo que han perdido ante el Cártel de Sinaloa en los últimos años. Esto sería un giro desafortunado de la situación.

Por ahorita, por lo menos en Ciudad Juárez, la cocaína "lavada" del cartel de Sinaloa sigue fluyendo. Y los presuntos hijos del Chapo, Alfredo y Iván, están mandando mensajes en Twitter advirtiendo al gobierno que buscaran venganza por la detención de su padre.

@longdrivesouth