Algunas enfermeras nos cuentan las cosas más locas que han visto en su trabajo
Cultura

Algunas enfermeras nos cuentan las cosas más locas que han visto en su trabajo

A los hospitales llega de todo, desde penes macheteados hasta lesiones por twerking e indigentes fanáticos de Iron Maiden.
18.7.16

Las enfermeras son vitales en el cuidado de la salud y la infraestructura de los hospitales en general. Además de cuidar a los pacientes durante su estancia en el hospital, con frecuencia detectan qué es lo que debilita a los pacientes, incluso mejor que los doctores. Sin embargo, estar en primera fila del cuidado médico implica ver cosas terribles en la sala de emergencias, después de las cirugías y durante el proceso de recuperación.

Por eso le pedimos a un grupo de enfermeras que nos contaran las cosas más locas y asquerosas que han visto en su trabajo. Cuando acabes de leer estas anécdotas, vas a tenerle más respeto a su profesión. Y quién sabe, puede que hasta trates de cuidarte mejor.

David

Una vez llegó un paciente al que le cortaron el pene con un machete. Su pene se veía diminuto y perdido en la camilla junto a él. El corte había sido tan feo y abrupto que era imposible volvérselo a pegar. Eso te pasa cuando tratas de escapar del Cártel de los Zetas.

Sergio

Hemos visto muchos pacientes que toman demasiados medicamentos para la disfunción eréctil y terminan con erecciones que duran horas. Es doloroso y perturbador, y muchos llegan llorando o en estado de pánico. El único remedio es introducir agujas a los lados del pene y drenar la sangre. Es tanta sangre que sale como si fuera una fuente y cuando el doctor describe el procedimiento a los pacientes, algunos no están de acuerdo y prefieren esperar. El problema es que, si lo hacen, la sangre se coagula y mata el tejido, lo cual es muy peligroso porque podrían perder el pene. El proceso es terriblemente doloroso por donde lo veas.


Relacionados: Lujo, drogas y sexo: así es trabajar en un hotel de cinco estrellas


Marty

El hospital donde trabajaba era famoso por sus cirugías microvasculares, o sea, se especializaban en volver a pegar miembros o dedos amputados. Un día llegó un tipo al que le cayó un camión cuando estaba trabajando y le cortó las dos orejas. Se las volvieron a unir pero empezó a presentar congestión venosa, lo cual provoca pérdida de irrigación sanguínea en la zona reimplantada. al final usamos sanguijuelas como tratamiento porque estos animales sueltan una enzima que actúa como anticoagulante local. El paciente se paseaba por toda la unidad varias veces al día con una sanguijuela en cada oreja, como si fueran aretes. Y funcionó. Salió del hospital con sus dos orejas.

Braulio

Tuve una paciente de 40 y tantos que se masturbaba constantemente. Siempre me tocaba entrar a su habitación cuando se estaba viniendo. Como ninguno de mis compañeros la encontró masturbándose, creyeron que lo hacía porque yo le gustaba. Se la pasaban diciendo que éramos novios y cosas por el estilo. Era ridículo. Ya quería que la dieran de alta.

Diego

La sangre, los huesos y los genitales raros no me molestan. Lo que sí me saca de onda es lo que no me espero. Como trabajo en la sala de urgencias de un hospital grande, me toca ver a mucha gente pobre o indigentes que son drogadictos y fingen problemas de salud para que les den drogas gratis. Había una chica que venía a cada rato e inventaba historias de cómo se había caído. Trabajar ahí es como estar en primera fila en un desfile de desesperación y a veces es desgarrador.

Jenny

Una vez, un paciente adulto no quiso utilizar el cómodo y prefirió sacar el culo por una orilla de la cama y cagarse en el piso como si fuera un perro. Después me llamó para que "fuera a recogerlo".


Relacionados: Historias de tratamientos caseros para enfermedades sexuales que salieron muy mal


Samantha

Una vez llegó una chica con su mamá y la chica se veía muy angustiada. No era nada grave; resulta que se había lastimado los músculos de la espalda por andarle twerkeando a unos chicos en una alberca cerca de su casa. En realidad no había mucho que pudiéramos hacer, aunque me daban muchas ganas de abrazarla y decirle que todo estaba bien. Su mamá la regañó muy feo y le dijo que era una puta. Me habría gustado decirle: "Yo hice cosas mucho peores en preparatoria y todo salió bien. A mí también me gusta twerkear y soy jefa de enfermería".

Karla

Como trabajo en un hospital en un pueblo remoto y desértico, no veo cosas tan raras. Aunque hay un tipo que siempre trae a su gato a la sala de urgencias. El hospital veterinario está muy cerca pero parece que el tipo no entiende. Y en realidad su gato nunca tiene nada grave. Normalmente llega y dice: "Mi gato tiene tos".

Alicia

No sé qué le pasa a los ancianos en la noche. Son como gremlins… Es increíble lo fuerte que pueden llegar a ser o lo confundidos que pueden llegar a estar. Las dulces abuelitas me han pateado, pegado, mordido y escupido en la madrugada. Pero después, en la mañana, regresan a su forma tierna y amable.

Ana

He visto tantas cosas atoradas en las cavidades anales de la gente que ya no me sorprende. Una vez llegó un tipo con una infección en el culo y un absceso anorrectal porque hizo que sus mascotas le lamieran la herida abierta. Normalmente tengo un estómago de acero pero casi me vomito al ver eso. La imagen del perro lamiéndose su propio culo y luego lamiendo el culo de ese hombre me hizo sentir asqueado y muy, muy triste.


Relacionados: Cosas que he sacado del culo de la gente


Mauro

Una vez, un indigente borracho, drogado y apenas consciente me susurró la letra de "Run to the Hills" de Iron Maiden. No podía dejar de reír. Si no fuera por la ética, la decencia y el juramento hipocrático, se lo hubiera mandado a todos mis amigos por Snapchat.

Linda

La semana pasada llegó una paciente que necesitaba una cesárea de emergencia. En plena cesárea, sacó un toque de sus extensiones de cabello y trató de prenderlo sobre la mesa de operaciones.

Lucía

Una vez, un tipo usó el cable del botón para llamar al equipo de enfermería como lazo y se lo aventó a mi compañera. Lo lanzó con tanta fuerza que le fracturó el pómulo.

Sigue a Sean McManus en Twitter.