FYI.

This story is over 5 years old.

Cultură

Lo que más vas a odiar de la sexta temporada de ‘Game of Thrones’

El invierno por fin llegó.
18.4.16
Imagen cortesía de HBO

El año pasado, más o menos en estas fechas, poco antes de que empezara la quinta temporada de Game of Thrones, alguien sacó los primeros episodios en línea, por desgracia para HBO. Para asegurarse de que esto no vuelva a pasar, HBO anunció que no mandaría screeners de la sexta temporada. Para empeorar las cosas, George R.R. Martin no tiene fecha para lanzar su próximo libro. El futuro del programa es incierto, con la noticia reciente de que quizá sólo queden otros 13 episodios después de esta temporada y, por primera vez, no tengo información privilegiada (ni como crítico ni como lector) de qué va a pasar.

Publicidad

En este último año he estado ocupado viendo tráilers, documentando los peinados de Kit Harrington, leyendo las teorías de los fans y buscando señales o pistas sobre cómo podría desarrollarse la historia. Y tengo malas noticias. Hay al menos cuatro cosas que voy a odiar sobre la sexta temporada.

Que quede claro que me encanta Game of Thrones. En muchas formas, creo que me gusta más el programa que los libros. Los altos valores de producción y fundición generalmente impecables transforman la prosa laboriosa en imágenes impresionantes. El programa es capaz de crear nuevas fábulas sobre poder y violencia que la mayoría de la audiencia moderna nunca ha visto. Sin embargo, este programa a veces pierde fuerza cuando Benioff y Weiss (los creadores del programa) toman malas decisiones en cuanto al ritmo o la narración. O peor, bajo el disfraz de precisión histórica, el programa reproduce la misoginia y el racismo contemporáneos, y lo hace en formas que son totalmente innecesarias para la trama.

Ahora que estamos a unos cuantos días para que se estrene la sexta temporada, les presento cuatro cosas que yo —y probablemente tú también— voy a odiar, desde lo menos hasta lo más importante.

A nadie le gusta la búsqueda prolongada de un sueño

¿Se acuerdan de Bran Stark? Por el momento se encuentra bajo un árbol parlante, platicando con el Cuervo de tres ojos, un hombre fusionado con las raíces del árbol. En los libros, Bran vivía cosas muy cool, pero la autorrealización interna es demasiado aburrida para la pantalla. Todos hemos visto programas en los que el anciano místico enseña al joven héroe cómo hacer magia (el nuevo tráiler de Doctor Strange es el ejemplo más reciente del género). Las regresiones sirven como un medio de exposición, de decir en vez de mostrar.

El juego de Theons

Nunca me ha caído bien Theon, el pervertido que quiere ser vikingo y tiene problemas con su papá. Es superficial y carece de toda gracia. Es por eso que Martin, que nunca has visto un argumento secundario donde no pueda invertir al menos 100 páginas, decidió cortar la historia de cómo Theon se transforma en Reek. Su antagonista principal de cabello desordenado, Ramsay Bolton, es mucho más aterrador en el libro, con insinuaciones, que en la pantalla, donde aparece una y otra vez. Ramsay puede ser cruel pero no llega al nivel de Joffrey. Todos los villanos sonrientes se quedan cortos en comparación con el niño rey sicópata de cabellos dorados.

Meereen: Donde la trama se debilita y muere

Tanto el programa como el libro se estancan en la ciudad de Meereen. Su función explícita es enseñar a Daenerys cómo ser gobernante, para que cuando tome Westeros, no meta la pata. Pero en realidad es una muestra pésima de nuestras propias políticas raciales y nuestro largo historial de utilizar a la gente de color como una herramienta para revelar el desarrollo del personaje blanco. Cuando un mar de manos de color levantan a su salvadora blanca llamada madre, cuya misión es enseñar al pueblo colonizado cómo ser civilizado, significa que es momento de tomar lecciones básicas de orientalismo.

Publicidad

Daenerys está de regreso en tierras Dothraki (más de eso en un momento) pero Tyrion, que en la sexta temporada nos dice que su trabajo es "beber y saber cosas" y el eunuco espía, Varys, siguen en la ciudad y me preocupan. Su espectáculo ambulante compite con Bronn y Jamie por la mejor pareja absurda de la quinta temporada. Pero un espectáculo ambulante necesita estar en movimiento para que siga la música y el baile. No quiero que se queden encerrados en esa pirámide.

Foto por Macall B. Polay. Cortesía de HBO.

Tanta misoginia

Sí, conozco el argumento —el pasado histórico donde se desarrolla Game of Thrones estaba plagado de violencia sexual—. Es cierto, aunque probablemente no era mucho más que en nuestro mundo moderno. Nuestra sociedad sigue sintiéndose incómoda con las mujeres que tienen poder. Es común ver esa incomodidad tanto en la ficción como en la realidad. A cada rato vemos noticias de Hillary Clinton, que es más famosa cuando parece vulnerable (durante la humillación pública de su esposo por la aventura que tuvo, cuando tomó el puesto de secretaria de estado a pesar de haber perdido contra Obama y en la audiencia sobre Benghazi el año pasado). Las Clintons ficticias proliferan en la televisión: Claire Underwood en House of Cards, Alicia Florrick en The Good Wife sin mencionar Madame Secretary o hasta Veep—.

El elemento fantasioso de Game of Thrones parece ofrecer a los escritores la libertad de realizar una fantasía de humillación tras otra, en formas que seguro se evitarían en programas ambientados en la actualidad. Es como si el novelista y los guionistas no tuvieran otra forma de escribir sobre el desarrollo de los personajes femeninos más que por medio de humillaciones, violaciones y violencia.


Relacionados: ¿Qué carajos pasó en la quinta temporada de 'Game of Thrones'?


Y ahora Daenerys, cuya violación por Khal Drogo en la primera temporada fue mucho más consensual en el libro que en el programa, está una vez más en las manos de los Dothraki. En el último tráiler podemos ver una escena donde le arrancan la ropa.

Cabe señalar que a pesar de que la violación a hombres era frecuente en la guerra moderna y premoderna, los escritores encontraron formas de que los personajes masculinos se desarrollen sin ese tipo de escenas (a excepción de la mutilación de Theon).

Y estas son las buenas noticias: las cosas que odio de la sexta temporada solamente van a ser fragmentos pequeños en los primeros episodios, creo. Es muy probable que Sansa y Theon se encuentren con los hombres de hierro. Drogon va a sobrevolar sobre los Dothraki y la Madre de dragones se va a subir a su espalda. Vamos a aprender muchas cosas interesantes sobre Jon Snow. Los Bolton serán derrotados. Y después, cuando todas las tramas que nos han confundido todos estos años empiecen a converger, los caminantes blancos y su Rey de la noche se aproximan al Muro. El invierno por fin llegó.

Sigue a David en Twitter.