Cómo saber si tus drogas se echaron a perder
Imagen por Kitron Neuschatz
Cultură

Cómo saber si tus drogas se echaron a perder

Encontrar las drogas que perdiste hace mucho tiempo puede ser como sacar un tesoro en un cofre o pisar un campo minado.
1.7.16

Dependiendo de tu perspectiva, encontrar las drogas que perdiste hace mucho tiempo puede ser como sacar un tesoro en un cofre o pisar un campo minado. Tal vez esa bolsa de coca que apenas te diste una línea y se te olvidó sigue bien o tal vez es igual de poderosa que el talco para bebé con la que la cortaron. Tal vez ese ácido que dejaste un año en el refrigerador todavía sirva para platicar con el plano astral. ¿Pero qué tal si no te hace nada? O peor, ¿qué tal si te manda directo al hospital porque se transformó en veneno o algo así? Nunca se sabe qué le hace el tiempo a las cosas, en especial a las drogas ilegales, que normalmente no traen fecha de caducidad.

Publicidad

El químico forense James Woodford explicó que cuando decimos que una droga "está echada a perder" es porque su estructura molecular fue alterada por factores externos. "Todas las drogas tienen una estructura tridimensional", dijo, "y si se rompe algún enlace, deja de tener el mismo efecto. Los átomos siguen ahí pero los cambios en la estructura molecular pueden hacer que no entren en los receptores correctos". Con el tiempo, los factores como el calor, el aire, la humedad y la luz hacen que las drogas desarrollen impurezas que afectan su composición química y esto provoca que pierdan su poder.

Como químico forense, Woodford conoce su campo a la perfección. De hecho, tiene la patente del olor de la cocaína y durante un juicio en 1994testificó que la cocaína y el crack eran químicamente similares, con lo que ayudó a reducir la diferencia entre las condenas por posesión de coca y crack. Colaboró con NORML para un informe sobre la eficacia de los perros detectores y según su página web una corte lo identificó una vez como "experto en el campo de la identificación de la mariguana", una distinción a la que todos deberíamos aspirar.

Woodford hizo énfasis en que hay dos clases diferentes de drogas: las sintéticas y las naturales. Las dos son susceptibles a la degradación por la luz, el calor y la humedad. Sin embargo, "las drogas sintéticas como el MDMA o las metanfetaminas duran mucho tiempo si están en botellas en la oscuridad. Si se dejan a la intemperie, pierden su efecto pero no hacen daño.

Publicidad

Por otro lado, las drogas naturales como la marihuana o la psilocibina (la toxina que viene en los hongos) son más vulnerables al tiempo por la fragilidad de la materia orgánica en la que viven. "Hay estabilizadores en el material orgánico que mantienen intactos a los componentes de la droga pero cuando el material orgánico se descompone y los estabilizadores caducan, dejan al componente de la droga vulnerable a la oxidación", dijo Woodford.

En otras palabras, una bola de mota o de hongos mágicos puede echarse a perder igual que una lechuga o un champiñón. Pero esas verduras no protegen químicos que alteran la mente con sus estructuras celulares. Cuando las drogas se echan a perder, el oxígeno arruina esos químicos sicoactivos.


Relacionados: Le preguntamos a un médico cuáles son las maneras de morir por sobredosis


Y la cosa se pone más compleja con la cocaína y la heroína, dos drogas que provienen de plantas y que terminan en forma de polvo. Según Woodford, si pones a secar hojas de coca al sol y las dejas mucho tiempo así, pueden secarse y disminuir la potencia de la cocaína antes de que la droga llegue al mercado. En el caso de la heroína, el opiáceo es un tan familiar cercano de la morfina que si se deja afuera mucho tiempo, se puede convertir en morfina. Con estas dos drogas sabemos que, "si se vuelven color café, es porque ya se echaron a perder".

El LSD funciona completamente diferente. Woodford dice que el ácido que se le agrega a un papel dura mucho más que el ácido que se le agrega a la comida simplemente porque la comida se echa a perder y el papel no. Solo asegurate de que el papel no se moje o se debilite tanto como para que el ácido se oxide. Para evitar esa tragedia, Woodford recomienda guardarlos "en el refrigerador o en un lugar oscuro".

Publicidad

Para comprobar si tu ajo está echado a perder o no, Woodford recomienda "pasarlo bajo una luz ultravioleta. Si brilla, significa que todavía sirve". Aun así, si algún siconauta quiere probar un ácido que podría estar echado a perder, Woodford no se opone. "El LSD no se convierte en veneno con el tiempo, solo ya no pega".

Otro experto en la materia es Rick Doblin, un químico que fundó la Asociación Multidisciplinaria para Estudios Psicodélicos. Doblin dirige un estudio aprobado por la FDA sobre un lote de MDMA que su equipo preservó desde 1985.

"Sigue siendo muy puro. Ni siquiera lo metimos al refrigerador", dijo y explicó que él y sus colegas tuvieron que meter la droga en una botellita color oscuro sellada y conservarla a temperatura ambiente. "Todo depende de cómo la guardes", dijo Doblin. "Si dejas MDMA expuesto al calor o a la humedad, es probable que se eche a perder".

Doblin asegura que, aunque ya no sean efectivas, las drogas echadas a perder generalmente son inofensivas. "Las drogas que ya tienen mucho tiempo guardadas casi siempre pierden su pureza y nada más. Es raro que se vuelvan peligrosas". Aun así, si llegas al punto en que no sabes si tus drogas están echadas a perder, lo mejor es no consumirlas. No es nos preocupe tu seguridad, es que no deberías luchar contra lo inevitable. "El tiempo degrada todo y nosotros no somos la excepción", dijo Doblioin. A veces vale la pena respetarlo.

Sigue a Drew Millard en Twitter.

Descargo de responsabilidad: Las drogas son malas y no deberías consumirlas. Este artículo fue publicado únicamente con fines de entretenimiento.