Documentando 25 años del optimismo olvidado de Cuba
Fotos

Documentando 25 años del optimismo olvidado de Cuba

En su libro 'Cuba: un viaje personal 1989-2016', el fotógrafo Manuello Paganelli exhibe más de 100 fotos que tomó durante sus más de 60 visitas a la isla.
5.12.16

'Comandante Ernesto "Che" Guevara'. (1993) Foto © Manuello Paganelli.

El siguiente texto es un extracto del nuevo libro del fotógrafo Manuello Paganelli Cuba: un viaje personal 1989-2016 (Cuba: A Personal Journey 1989-2016, disponible a través de Daylight Books). El libro cuenta con más de 100 fotos que Paganelli tomó durante sus más de 60 visitas a Cuba, realizadas en los últimos 25 años.

El proyecto inició a finales de los años 80 cuando el fotógrafo viajó al país para rastrear parientes perdidos hace mucho tiempo y continuó hasta la restauración de las relaciones diplomáticas entre Cuba y Estados Unidos en 2015. Con la reciente muerte de Fidel Castro, su obra contiene una capa adicional de complejidad.

Publicidad

Todas las fotos de Manuello Paganelli © 2016.


Relacionados: Cosas que hay que saber antes de visitar Cuba


Cuando era niño, le pregunté a mamá por qué no manteníamos contacto con nuestros parientes en Cuba. Ella me dio una de esas respuestas que se le dan a los niños en ocasiones, esperando que dejara de preguntar. Dejé de interrogarla —por algún tiempo—, pero cuando me volví un adulto, me di cuenta de que necesitaba respuestas. Por supuesto, si quería encontrar las respuestas tenía que viajar a Cuba, por lo que en 1988 hice mi primer viaje a la isla. Desde esa emotiva visita inicial he hecho más de 60 viajes a Cuba. Con cámaras y un cuaderno, he cruzado toda la isla, decidido a capturar los esfuerzos de esta gente incomprendida, y comprometido a documentar el mágico espíritu cubano.

Sorprendentemente, Cuba se está abriendo a un ritmo más rápido de lo que había contemplado. Ha cambiado mucho desde mis viajes iniciales, cuando frecuentemente era el único turista en las calles; cuando tener unos cuantos dólares era un crimen contra el Estado, algo que podía hacer que acabaras en la cárcel por varios años. Hoy en día ya no veo las largas filas para adquirir pan. Las calles están ahora llenas de turistas. Los hoteles funcionan a su máxima capacidad.

Sin embargo, otras cosas siguen igual. La música deslumbrante sigue llenando las calles. Los bailarines de salsa se bambolean hasta altas horas de la noche. Suenan los tambores, la gente se congrega en las calles, y los cubanos permanecen listos y ansiosos de hablar y participar. Por encima de todo, el poderoso espíritu cubano sigue vivo e intacto. Al igual que los viejos Chevy 57 que pasan por las calles de La Habana, los cubanos se mantienen respetuosos del pasado, pero sin dejar de avanzar a toda velocidad con optimismo y determinación.

Publicidad

Permítanme compartirles una pequeña parte de la hermosa y vibrante Cuba.


Relacionados: Qué comer cuando visites Cuba


Boda (1999)

Fiebre de beisbol en la ciudad (2011)

Salón de escuela primaria (1995)

Los chicos siempre serán chicos (1991)

Ensayo de baile (2014)

Camino a la granja (2005)

Bailarines de hip hop en La Habana (2001)

Jugadores de voleibol (1993)

Esperando a que llegue papá (1997)

Una santerita (1998)

Bueyes (2005)