Todos los miserables tienen un lado alegre: Una entrevista con Band of Horses

Todos los miserables tienen un lado alegre: Una entrevista con Band of Horses

‘Si pudiera, hubiera escrito más canciones como “The Funeral”,’ dice Ben Bridwell, el líder de la banda. “Pero no tengo idea de qué estoy haciendo.’
15.11.16

​Fotos cortesía de la banda

Ben Bridwell es rápido y relajado con sus palabras. El nativo de Carolina del Sur tiene 38 años, y se encuentra promoviendo el quinto álbum de su banda, Band of Horses​, el sublime, hermoso y melancólico Why Are You OK. Una década después de que publicaran su álbum debut, Everything All The Time— que contiene "The Funeral​," su canción más conocida y la cual ha aparecido en una lista interminable de programas de televisión— Band of Horses no ha cambiado mucho, pero la vida de sus integrantes es definitivamente diferente: Bridwell ahora es padre de cuatro niños, la industria musical en la que comenzaron ha cambiado por completo, y Bridwell mismo se ha llenado de tatuajes, pareciéndose nada a como uno pensaría que se ve alguien que compone canciones tan hermosas y desgarradoras.

Publicidad

Bridwell llama a este álbum "una fiesta con amigos": su amigo Jason Lytle de Grandaddy fue el productor; Dave Fridmann lo mezcló; J. Mascis colaboró con algunas voces, así como lo hicieron los Archers of Loaf, entre otros —incluso se unieron algunos de los integrantes de Carissa's Weird, el grupo que tenía pre-Band of Horses. Y esto se debe a que en Why Are You OK, Bridwell tomó una vez más el control creativo completo, e hizo exactamente lo que quería con la gente que quería hacerlo. Sin embargo, este ejercicio no se trató de simplemente echar desmadre con sus amigos, sino de hacer un álbum sin compromisos. Él está muy consciente de que hacer música para ganarse la vida es una experiencia completamente distinta a hacer música por diversión, pero al hacer queWhy Are You OK fuera esa "fiesta de amigos", consiguió combinar las dos cosas, y al mismo tiempo mantener intacta su integridad artística.

Increíblemente cálido y afable, Bridwell también sabe burlarse de sí mismo, y aparentemente no carga con un gran ego y no parece ser para nada alguien pretencioso. De hecho, platicar con él fue como tener una conversación con un viejo amigo. Animado y energético, también es mucho más entusiasta de lo que sus canciones dejan entrever, y una vez que el tequila empieza a calentar su garganta en el bar en el que estamos, no para.

Antes de la presentación de Band of Horses en Casa Corona, y en el festival Corona Capital, Bridwell me platicó un poco sobre cómo han cambiado las cosas para la banda en los últimos 10 años y en qué momento se encuentran actualmente como grupo.

NOISEY: Han pasado 10 años desde que se publicó su primer álbum, e incluso en ese corto periodo de tiempo las cosas han cambiado de manera ridícula en la industria de la música.
Ben Bridwell: Sí, incluso entre el ciclo de nuestro álbum pasado, el cual fue hace unos tres años y medio, y este, existen grandes diferencias. Todos necesitan una maldita playlist de cien canciones. Es como, ¡Dios mío! La última vez nadie nos pedía eso, y ahora todos tienen un maldito podcast o algo en la radio o algo así. Ha cambiado bastante, hombre —antes te ibas de gira para promocionar tu álbum; ahora tienes un álbum para promocionar tu gira. Es chistoso. Las cosas cambian mucho. Pero es interesante formar parte de ello. Incluso antes de esta banda, yo tenía un sello discográfico, y después me uní a una banda y viajamos por 10 años por nuestra cuenta, tocando en cafés y cosas así. Así que llevo unas dos décadas en esta onda. También soy un estudiante del juego —es lo único que me mueve. O hago esto o lavo platos. Si haces algo más o menos bien entonces tienes que invertirle y hacer que te importe. Especialmente cuando hablamos de criar niños. Quiero tomar cualquier ventaja posible para vender más discos y llegarle a más gente y tener una conexión emocional con ellos. ¡Amo eso!

Pero también debe ser un poco deprimente estar en el juego por tanto tiempo y ver cómo cambian las cosas, de poder generar dinero de manera más o menos sencilla a tener que trabajar el doble de duro para poder pagar las cuentas.
Pero incluso cuando empezamos éramos nada. Teníamos suerte si conseguíamos una maldita van que funcionara. No ganábamos dinero entonces, así que nuestro futuro se veía bastante negro. Y yo para nada era un músico. Era el peor baterista del mundo con esta banda. ¡Me tuve que despedir a mí mismo!

Publicidad

Y después aprendiste a tocar la guitarra para Band of Horses, ¿no?
¡Sí! ¡Y sigo sin saber qué carajo estoy haciendo! Puedo tontear un rato y encontrar el camino de algunas melodías, pero no estoy mejorando. Honestamente, soy tan malo como cuando empecé. Pero sí, nos voló las cabezas cuando pudimos ir a Europa. Ese siempre fue nuestro sueño cuando estábamos en la otra banda y teníamos amigos como los Murder City Devils y Modest Mouse y Death Cab: todos iban a Europa y regresaban y pagaban su renta y etc, y nosotros sólo queríamos un boleto gratis a Europa. Eso era estar en la cima del mundo.

Cuando por fin llegamos por primera vez y la gente estaba cantando con nosotros, nos dimos cuenta que esto era algo real —que íbamos a durar quizá más de un álbum. Pero nunca pareció que fuéramos a ganar dinero de esto, y se siente raro, conseguirlo mientras que las bandas con las que crecimos, nuestros héroes—Pavement, Archers of Loaf y Dinosaur Jr.—tuvieron que luchar tanto. Ellos no recibían ofertas de The O.C. para utilizar sus canciones. Entonces, aunque las ventas de discos fueron cayendo, encontramos esta nueva manera de alcanzar a la gente incluso cuando la radio no nos ponía atención, y además te daban un cheque. Así que es sorprendente que hayamos logrado hacer dinero de esto, y no va a dejar de serlo.

Pero al menos están ganando dinero, que ya es decir algo, ¿no?
Tengo qué, con todos los hijos que tengo.

¿Qué tanto ha cambiado tu arte el haber empezado una familia? Porque ahora, como dijiste, tienes que alimentar a cuatro boquitas.
¡Sí! Cuatro hijas y mi esposa. Pero honestamente, no siento que haya cambiado para nada. Nada está planeado. Si pudiera, hubiera escrito más canciones como "The Funeral". En serio. Pero no tengo idea de qué estoy haciendo. Para nada. Supongo que ahora ya me he aprendido un par de acordes de vaquero, pero trato de no escribir con ellos, porque siento que lo que más hace que la gente conecte con Band of Horses son estas canciones que tienen elementos raros y discordantes, y afinaciones extrañas que no le hacen sentido a nadie. Así que aún hoy en día sigo sin tener idea de por dónde empezar. Simplemente vacilo y espero encontrar una melodía en algún lado. Lo único que quizá ha cambiado es el proceso, porque ya no puedo irme una semana y media por mi cuenta a ver qué onda. Así que ese fue un cambio, en el que estaba ahora en mi casa con un oído y la mitad de mi cerebro en el momento, y la otra mitad al pendiente de cuando alguien bajara los escalones para interrumpirme.

Entonces eso cambió las cosas, y también el tener todas mis cosas a mi alrededor, todos los instrumentos raros que he coleccionado a lo largo de los años. Usualmente me llevo muy pocas cosas cuando viajo a una cabaña porque no caben en los coches que rento, pero en casa tengo todas mis cosas a mi alrededor. Y eso está padre.

Publicidad

Pareces un tipo bastante positivo, pero al mismo tiempo escribes canciones tristísimas. ¿Cómo concilias esas dos cosas? ¿De dónde nace eso?
Soy un cabrón miserable que tiene mucha gratitud y amor en su corazón. Soy una contradicción andante. Pero ese balance de fuerte/silencioso, feliz/triste —por no encontrar mejores términos— ha estado allí desde el principio, de manera lírica, dinámica, dentro de las estructuras musicales. Creo que es simplemente quien soy. Cuando estoy por mi cuenta, soy privado y miserable, pero feliz cuando tengo tiempo de serlo. Quizá simplemente estoy equilibrando dos mundos. O al menos eso intento. No puedo programarme a ser de cierta manera.

Hay una canción en este disco en donde lo intenté, donde dije "Voy a hacer una canción para incomodar a la gente en el público", en donde pregunto "¿Están todos enamorados, o simplemente se están conformando?" Pero no estoy seguro si lo interpretan así. Creo que más bien la gente la toma como una muy pinche cursi canción de amor.

Definitivamente volteé a ver al público cuando cantaste esa línea.
Necesitamos tener un reflector apuntando al público y decir "¡Parece que ni se caen tan bien!" Las palabras incluso vinieron antes que la canción. Quería tratar de molestar a la gente. Porque hay cosas que suceden en tu vida que pueden contrastar con tu personalidad exterior. Ese lado existe en todo el mundo.

Así que cuando escribiste esa canción ["Hag"], ¿pensaste en algún momento específico de tu vida en el que te sintieras de esa manera, o realmente sólo buscabas incomodar a la gente?
Sólo quería joder, para ser honesto.

Pero eso es increíble —que te burles pero parezca algo sincero.
¿Sabes qué? No es completamente cierto. Esa parte en el coro fue pensada como una burla, pero los versos sí tienen algo de verdad en ellos. Hay una línea ahí —y no suelen gustarme mis letras— pero hay verso que dice, "Dazzled by the very thought of it / Like the way dreams are supposed to be," y me gusta eso. Y recuerdo que eso me vino del corazón, definitivamente. Trato de expresar pequeñas verdades dentro de todas las canciones, pero también utilizar dobles sentidos y juegos de palabras para destantear a la gente, no por miedo a que me conozcan demasiado, sino porque quiero que se convierta en su canción. Y esa es una manera de conseguirlo —a lo mejor puedo conseguir que digan "Eso me hace sentido. Esta es mi canción ahora."

Publicidad

Es raro que la gente siempre espera que los artistas canten la verdad en sus canciones. Los novelistas no lo hacen, y aún así escriben grandes libros que llegan al fondo de la condición humana, pero esperamos que las bandas nos cuenten sus propias verdades. Y yo también soy culpable de ello. Pero hay una cita que leí hace mucho por Blake Schwarzenbach de Jawbreaker, en donde toca la idea de contar la verdad a través de la ficción, y ahí lo entendí.
Esa es la pinche verdad. Es maravilloso. Sin duda.

De eso se trata, ¿no? Puedes ser tú mismo mientras cuentas la historia de alguien más. Es lo que Springsteen ha hecho a lo largo de toda su carrera. Y no me malinterpretes, hay algo muy especial en ver a, no sé, Tim Kasher, cantar a todo pulmón sobre el escenario,y que lo que cante sea pura verdad, pero no tiene que ser así. Eso no fue una pregunta, sólo estaba haciendo un punto.
No, me gustó eso. Aprendí algo, y eso es lo que importa. Pero no, no tienes que contar la puta verdad. No lo estoy haciendo en esta entrevista.  [Ríe.]No, es broma. Pero no hay reglas, hombre. Puedes hacer lo que quieras. Al carajo. Pero sí te das cuenta cuando alguien está diciendo la verdad, porque esa cualidad brilla por sí misma. Y espero que eso se note en "Hag."

¿Podemos hablar un poco sobre el título de esa canción? Porque es una palabra tan malvada pero una canción tan triste y hermosa…
…y luego se murió Merle Haggard y me preguntaron "¿Es un tributo?" Me preguntan de todo. Pero checa esto: tuve que aprobar el arte del disco, y mi esposa aún no escuchaba el álbum. Y le doy a aprobar ese tipo de cosas, pero no le pongo las canciones, y le dije '¿Qué opinas de esta portada en vez de esta?', y le puse dos o tres enfrente como si fuera el Reto Pepsi, y el arte del disco tenía los títulos de las canciones, así que los vio ahí, por primera vez.

Publicidad

Y ahí se me armó. Como, "Hag. ¿En serio? ¡Hijo de puta! ¡Pendejo! Dame ese pinche disco, quiero escuchar de qué carajo estás hablando." Y fue como "¡No, no, no, no!" Se me vino a la cabeza esta idea de joder con la gente del público y después la escribí en un órgano Hagström, que es una marca sueca de guitarras y bajos y este es un viejo órgano de aire, como algo que tendrían en una escuela primaria. Me sé como dos acordes y medio y la escribí allí, y a falta de un mejor nombre quedó como "Hag." No me gusta revelar el secreto de esa. ¡No quiero arruinárselo a la gente!

Te preocupa que cuando este álbum se vuelva increíblemente popular y venda millones de copias, que la gente que retrataste en la playa se entere que están en la portada y…
Uff, tengo que ser cuidadoso con esto. Aunque no importa —si se enteran, se enteran. En gran parte del proceso para este álbum tuve que confiar en mí mismo, y esta es una de esas veces. Tomé un buen de fotos de esas personas en la playa —volteé y tenían esa pose y era algo súper contradictorio: Esa una playa nudista y estábamos tomando daiquiris y sólo veíamos tetas y nalgas y fue el mejor día del mundo, porque era un día libre, y sólo pensé '¿Por qué están tan abatidos y destruidos por la tristeza?' Y después pensé '¡No mames! ¡Mi celular, mi celular!' y empecé a tomar fotos y nunca voltearon.

Simplemente me encanta la dicotomía entre la diversión y la tristeza aplastante —ahí está de nuevo ese equilibrio del que hablábamos— así que se la envié a nuestro management y dijeron "Hablamos con los abogados," y dijeron "Nos van a demandar, no podemos usarla." Entonces Iogramos que el gran Steve Keene, quien ha hecho algunas de mis portadas de discos favoritas, como el Wowie Zowie de Pavement y el Fun Trick Noisemaker de Apples In Stereo—discos que he tenido toda mi vida— y lo pasó por este filtro como 20 veces, para que la pudiéramos usar como portada, entonces fue como '¡Genial!' pero al management no le gustó. Y dijeron 'No nos gusta. Vamos a usar la foto de tu celular.' Entonces fue como '¡A la verga, pendejos! ¿Contacté a Steve Keene y ahora le tengo que decir que no vamos a usar lo que hizo?' Pero supongo que están preparados para lidiar con ello, así que si pasa, pasará, y les tendremos que pagar, porque estamos usando su imagen para vender discos. Les deberíamos dinero. Y yo estaría bien con ello.

Publicidad

¿Qué viene ahora? ¿A dónde quieres que te lleve este disco?
Me encantaría hacer otro disco con Jason si se deja, porque necesito a alguien así, que cumpla realidad mis locas ideas musicales. Así que me encantaría hacer un álbum de acompañamiento con Jason, porque siento que saca lo mejor de mí, y es un alivio tener a alguien que te entiende y quien pelea hasta el final por una canción. Peleaba conmigo a muerte, y me decía "Jódete Ben, la canción es más importante que tú." Entonces tengo que hacer al menos un disco más con él —no deberías de hacer más de tres con alguien—y de ahí probablemente tenga que balancear el péndulo hacia el otro lado y hacer algo que encabrone a todo el mundo.

Puedes comprar Why Are You OK  de Band of Horses aquí.

Mischa Pearlman no tiene Twitter. :( .

​​VE A BAND OF HORSES EN CASA CORONA

Band of Horses se presentará en Casa Corona el  viernes 18 de noviembre a las 9 pm.​ Para ganar boletos:

​1. Sigue a Noisey en Facebook.

2. Da follow a @noiseymx en Twitter.

3. Da follow a @noiseymx en Instagram.

4. Manda un mail a noisey@vicemexico.com con el asunto "Quiero ver a Band of Horses" y dinos lo siguiente:

¿Qué marca es el órgano en el que Ben Bridwell escribió la canción "Hag"?

¿Con qué banda del Corona Capital hicimos recientemente una entrevista via Facebook Live?

¿Qué banda que haya tocado en el Corona Capital 2015 repite este año?