FYI.

This story is over 5 years old.

News

El programa espacial de África del este

¡Al infinito y más allá! (Lo siento, estuve esperando 913 palabras para decirlo).
6.1.12

Dr. Paul Baki y camaradas entusiastas del firmamento

Cuando piensas en “países con tecnología de punta para la profunda exploración espacial”, Kenia no es precisamente el primero que te viene a la cabeza. Pero en el este de África existe un pionero científico-espacial de nombre Dr. Paul Baki, quien prevee grandes cosas en el futuro de la astronomía en el mundo desarrollado.

Todo esto lo supe después de revisar la posible existencia de vida en otros planetas (volaré la tapa de esta madre, esperen un poco). Bastante loco, la NASA estaba muy ocupada dando entrevistas así que busqué acercarme y encontrar al Dr. Baki.

Publicidad

El Dr. Baki me recordó cuando Kenia lanzó su primer satélite, Uhuru (“libertad”) en Malindi en 1970. "Fue la primera misión terrestre-orbital dedicada completamente a la astronomía celestial de rayos X y se esperaban grandes cosas de los datos que reuní. Pero “en todos esos años nadie aquí hizo uso de esa información”, dice el Dr. Baki. “Mucha gente obtuvo sus doctorados gracias a ese satélite, pero no los kenianos”.

Después del Uhuru, la ciencia espacial en Kenia se acercaba a su final. Así que el Dr. Baki decidió impulsar el floreciente movimiento astronómico contemporáneo.

Fundó el primer programa de astronomía de la Universidad de Nairobi en 2008, que ahora cuenta con 50 estudiantes. Por aquellos días también trabajó en la Universidad Politécnica de Kenia como jefe del departamento de ciencias aplicadas, intentando construir un monumento y despertar el interés.

“Hay una gran tradición de ver las estrellas en Kenia pero también hay desconocimiento científico”, dijo.

Laguna Nébula, fotografiada con el South Africa Large Telescope, aka SALT

Desafortunadamente, el trabajo de Dr. Baki consiste en repartir donaciones de telescopios a las universidades que nunca utilizan y evadir hienas mientras observa las estrellas en Masai Mara. Por supuesto que las cosas podrían ser muy distintas en un año.

Kenia forma parte de una alianza de ciencia espacial africana que actualmente se encuentra construyendo el radio telescopio más grande del mundo. El llamado Conjunto del Kilómetro Cuadrado (o SKA por sus siglas en inglés), este telescopio abarcará ocho países africanos, recolectando datos observatorios por todo Sudáfrica y hasta Mauricio.

Publicidad

Kevin Govender es el director de la apenas inaugurada Oficina de Astronomía para el Desarrollo en Sudáfrica, pilar de la Sociedad Astronómica Internacional. Realmente espera que África supere a Australia por la oferta, principalmente porque este podría ser el proyecto más chingón nunca antes visto.

“El Conjunto del Kilómetro Cuadrado es básicamente una idea para construir el radio telescopio más grande que se hubiese pensado jamás”, dijo.

"La radioastronomía es padre ya que va más allá de los telescopios. Vemos la luz del modo en que la producimos porque nuestros ojos pueden captar determinadas longitudes de onda. Si los ojos humanos fueran capaces de ver longitudes de onda ultravioleta o infrarroja, sería posile añadir nuevos colores al arcoiris. Es muy básico. Las ondas de radiales tienen otro tipo de magnitud de onda –invisible para los humanos- pero con mucha información sobre lo que hay más allá de nuestro universo. Así que si construimos algo que los pueda ver, los podemos seguir desde muy lejos y es probable que nos asombren".

"Todas estas longitudes de onda proceden de objetos astronómicos, por lo que a fin de obtener la mayor cantidad de información posible, tenemos que buscar el uso de instrumentos diferentes. Lo cool de ver ondas radiales es que viajan a través de diversos objetos y contienen una gran cantidad de información. Lo que no se puede ver de manera óptica, se verá de forma radial”, dice Govender.

Kevin Govender enseñando astronomía a niños en Sudafrica. 

La idea detrás de la construcción de este telescopio multinacional y masivo es que utiliza varios platos amplios de transmisión para todo el continente permitirá a los científicos recabar mucha luz –la suficiente como para viajar en el tiempo.

Publicidad

Algunas estrellas están tan lejos que la luz que irradian tarda millones de billones de años en llegar a la Tierra. Algunas estrellas que ves en el cielo ya se consumieron y lo han estado por un tiempo pero la luz que irradian tiene que viajar tan lejos que aún podemos verla, de noche.

Los científicos pueden ver la luz para darse una idea de cómo viven y mueren las estrellas, imaginarse el Big Bang y posiblemente descubrir el “hilo negro” de la situación.

Utilizando el mismo concepto de “brillo que producen las estrellas quemadas”, los científicos piensan que pueden encontrar información en cuerpos celestiales como se hacía hace millones de años. Así que si el Conjunto del Kilómetro Cuadrado llega a África, Govender y Dr. Baki estudiarán los orígenes del universo.

Foto de SALT a algo llamado '47 Tucanae

Con el SKA en África no sólo podremos saber los secretos de Dios, el Dr. Baki dice que él también ve a la astronomía como una herramienta del desarrollo social de Kenia y a través del África subsahariano, como la vigilancia vía satélite podría ayudar a Kenia a monitoriarse al interior. A demás de buscar vida en otros planetas, tambien podría servir para rastrear patrones climáticos o violencia terrible, si es lo suficientemente sofisticado. Como Google Street View, solamente….más.

El Dr. Baki planea tener un departamento de ciencia en la Universidad Politécnica de Kenia a finales del próximo año. Él y Govender darán a conocer el rumbo del proyecto Conjunto del Kilómetro Cuadrado el mes entrante. Y si todo marcha según lo previsto, el Dr. Baki dice que “este proyecto vería grandes desarrollos en infraestructura, capacitación y educación así como en la recolección de datos. Capacitaríamos a ingenieros y crearíamos cientos de trabajos. Y lo más importante, estimularíamos el interés por la ciencia y las matemáticas a lo largo del país, lo cual es fundamental para el futuro de Kenia”.

¡Al infinito y más allá! (Lo siento, estuve esperando 913 palabras para decirlo).