Salud

Una guía realmente útil para no estar pegado todo el tiempo a tu teléfono

Si estás luchando para separarte de tus dispositivos durante esta pandemia, o si deseas aprender estrategias para poder mirar una pantalla sin querer romperla en pedazos, aquí hay algunas consejos.
11.8.20
Mujer adulta con su smartphone mientras está sentada junto a su computadora portátil

Artículo publicado originalmente por VICE Estados Unidos.

Hoy en día, internet es la forma principal de comunicación para demasiadas personas. Muchos de nosotros necesitamos estar conectados para socializar, mantenernos informados y trabajar.

Esto significa que cualquier persona que sintiera que ha pasado demasiado tiempo en línea antes de que comenzara esta pandemia podría estar llegando a su límite personal antes de destruir su teléfono. Pero saber que probablemente te sentirías mejor si, por ejemplo, tuvieras una comida en forma y movieras tu cuerpo durante unos minutos en lugar de iniciar sesión por doceava vez el día de hoy, no es lo mismo que hacerlo realmente.

Publicidad

Si estás luchando para separarte de tus diversos dispositivos durante esta pandemia, o si deseas aprender estrategias para poder mirar una pantalla sin querer romperla en pedazos, aquí hay algunas consejos.

Sé específico sobre las razones por las que vas a usar tu teléfono o computadora para encontrar formas menos absorbentes de usarlos en tu beneficio

Es indiscutible que nuestros teléfonos (específicamente el uso de aplicaciones de redes sociales) a menudo nos quitan tiempo y energía valiosos. Ciertamente he sido culpable de planear hacer algo para beneficiarme física o mentalmente, y al final no hacerlo porque simplemente no pude dejar de estar en línea.

Navegar en internet a menudo empieza con buenas intenciones: estás respondiendo un mensaje de texto, leyendo un artículo o tratando de ver fotos del nuevo bebé de tu amigo, y luego abres Twitter para limpiar una notificación o lo haces por costumbre. De repente han pasado cuatro horas y te sientes ligeramente mareado y listo para pelear con la próxima persona que tenga algún tipo de opinión sobre “la cultura de cancelación”.

Para evitar esto, piensa específicamente en cómo y por qué estás usando tu teléfono, para que luego puedas decidir si hay formas menos agotadoras de obtener los beneficios que realmente buscas. Revisa las aplicaciones que más usas (iMessage, Instagram, Noticias, YouTube, etc.) y piensa en la razón principal por la que deseas revisar cada una, los problemas que alguna aplicación particular está causando en ese objetivo y algunas alternativas que podrías probar para apegarte más a tu plan inicial.

Publicidad

Por ejemplo: es posible que desees utilizar Instagram para ver qué han estado haciendo tus amigos. El problema podría ser que las actualizaciones de tus amigos se pierden entre todo el ruido y las estúpidas historias de los influencers, y/o el hecho de que las redes sociales no son una imagen completa de la vida real o los sentimientos de ninguna persona. Una alternativa podría ser hablar con esos mismos amigos con más regularidad, dejar de seguir o silenciar a la mitad de las personas que sigues actualmente (o más, si aún te sientes abrumado), o limitarte a usar la aplicación 20 minutos al día, durante los cuales puedes revisar los perfiles de los amigos que realmente te importan en lugar de lo que el algoritmo pone frente a ti.

Considera publicar menos en tus propias cuentas

Vale la pena pensar no solo en lo que estás consumiendo, sino también en lo que estás mostrando al mundo. Publicar historias, tuitear y enviar mensajes pueden llevarte a un ciclo en el que las personas te responden, entonces tú les respondes de vuelta —o simplemente abres la aplicación para leer sus respuestas— y luego, sin darte cuenta, estás pegado a tus distintos feeds de nuevo.

No hay un número exacto de publicaciones que sea bueno y adecuado para todos, pero es probable que exista una cantidad (o tipo de publicación) que generalmente te brinda felicidad y la sensación de estar conectado con otras personas, y una cantidad que solo es relleno. Si te encuentras haciendo demasiadas publicaciones, pregúntate qué es exactamente lo que está buscando y si hay otras formas de lograrlo que te hagan sentir mejor. ¿Acaso la idea de estar a punto de darle enviar a tu publicación (o cualquiera de las posibles respuestas) realmente te hará sentir mejor en una hora o el día de mañana? ¿Cómo podría ocurrir? Si no encuentras respuestas convincentes, elige una forma de sentirte bien contigo mismo que no implique actualizar una y otra vez las páginas o aplicaciones que sueles revisar.

Trata tu teléfono menos como una computadora de bolsillo y más como un teléfono verdadero.

Por mucho que me guste una buena conversación de texto, puedo admitir que las aplicaciones para mandar mensajes significan que estoy más tiempo conectada y que a menudo uso otras aplicaciones mientras envío mensajes de texto a mis amigos. Una solución: recuperar la humilde llamada telefónica, una forma probada y verdadera de mantenerse en contacto con las personas a la distancia.

Si no has hablado con nadie por teléfono desde hace mucho tiempo y solo pensarlo te estremece, puedo decirte que una vez estuve en el mismo barco, pero me complació descubrir que es edificante y divertido, y es una habilidad que regresa de la misma manera que montar una bicicleta. Si necesitas más persuasión, Madeleine Aggeler defendió las llamadas telefónicas en The Cut el año pasado. (Una advertencia: si sigues esta ruta, considera avisar a tus amigos que comenzarás a llamarlos más a menudo, para que no vean tus llamadas y asuman que alguien murió).

Encuentra formas creativas de mantenerte en contacto con personas que no dependen de las redes sociales

Mantener informada a la gente cercana y a tus seres queridos de forma individual puede ser agotador, pero las aplicaciones no son necesariamente la mejor manera de comunicar información personal a un gran grupo de personas que a menudo incluye conexiones profesionales, conocidos y algunos extraños. Tampoco es una forma muy eficaz de saber qué está pasando con tus amigos.

Tener una sesión semanal en FaceTime con tu familia o mandar un correo electrónico cada semana a las personas que más te importan podría ser una mejor manera de mantenerte en contacto, y al mismo tiempo podría ser mucho menos agotador que publicar un montón de historias de Instagram en las que solo eres 50 por ciento honesto.

Apaga las notificaciones y/o reorganiza tu pantalla de inicio para ocultar ciertas aplicaciones

Este ha sido el truco más eficaz para mantenerme desconectada que he probado y lo recomiendo ampliamente. Tomando inspiración de Courtney Carver, autora de Soulful Simplicity: How Living with Less Can Lead to So Much More (Simplicidad conmovedora: cómo vivir con menos puede llevarte a mucho más), reorganicé mi pantalla de inicio para que se parezca un poco más a la de ella: enterré Instagram y Twitter para que estuvieran a la mayor distancia posible, esencialmente escondidos de mí misma.

Rápidamente descubrí que estaba abriendo estas aplicaciones por la memoria muscular y no por el deseo de revisar lo que estaba sucediendo. También aprendí que realmente no las extraño: la frase “ojos que no ven, corazón que no siente” nunca fue tan apropiada.

Publicidad

Considera no permitir ninguna notificación más allá de las llamadas telefónicas y, tal vez, los sonidos que acompañan los mensajes de texto de las personas más importantes de tu vida. Si necesitas recibir notificaciones del trabajo por correo electrónico, use una aplicación diferente para tu correo personal para no estar sujeto a las alertas persistentes de cualquier empresa que realmente quiere recordarte que dejaste algo en su carrito de compras hace una semana. Silencia todo lo que puedas y sigue adelante con tu vida.

Encuentra una manera de ponerte al día con las noticias que no consuma horas de tu tiempo

Es razonable —y responsable— querer estar informado sobre el estado del mundo, particularmente ahora, cuando efectivamente está en llamas. Pero ponerse al día a través de Twitter es agotador y a menudo produce el efecto opuesto en términos de procesar lo que es importante/factual/relevante, en cuanto a la información.

Si en lo profundo de tu ser sabes que leer las noticias en las redes sociales te quita años de vida, considera limitar su consumo a una o dos veces al día y hacerlo de una manera más concentrada (como escuchar un podcast informativo cuando te estás alistando para ir al trabajo, o consultar directamente la página de inicio del New York Times o el Washington Post por la mañana y por la noche). Quedarás gratamente sorprendido de saber que es posible estar informado sin someterse a las actualizaciones minuto a minuto.

Ten un pasatiempo y una actividad que puedan distraerte

Es difícil no estar pegado a tu teléfono cuando no tienes nada mejor que hacer. Si sigues tomando el teléfono por costumbre o por aburrimiento, busca formas alternativas de pasar tu tiempo.

Si no tienes un pasatiempo, ahora es un buen momento para conseguir uno, no tiene por qué ser algo complicado ni tedioso. Algunas recomendaciones: leer libros, ver alguna serie documental o hacer arte o regalos para tus amigos.

Publicidad

No todo el tiempo de inactividad tiene que ser productivo y no debes sentirte mal por tener tiempo muerto. Si cuando lo haces a través de tu teléfono te deja sintiéndote agotado, considera otras opciones que son igual de entretenidas, pero un poco más estructuradas: piensa en ver reality shows o viejos programas de televisión. ¡También están los videojeugos! Empecé a usar mi Nintendo Switch para jugar Animal Crossing cuando estaba a punto de perder una hora de mi vida por mi teléfono, y como resultado me siento mucho mejor.

Abandona la idea de que tienes que estar constantemente disponible y al día con cada micro-drama, meme y noticia

Esta es una de las partes más difíciles de poner en práctica los consejos anteriores. Los mensajes, notificaciones y publicaciones pueden ser agotadores, claro, pero también pueden hacernos sentir necesitados, visibles, importantes y menos solitarios. Es especialmente difícil desconectarse, incluso durante una hora, si eres un amigo receptivo y/o informado sobre lo que está sucediendo en el mundo. Pasar menos en tu teléfono puede hacerte sentir preocupado por decepcionar a la gente por no responder sus mensajes directos lo suficientemente rápido.

Pero querer un poco de espacio durante una pandemia no te convierte en una mala persona, y estar constantemente disponible no es un requisito para ser un buen amigo. (Podrías descubrir que las personas que te reclaman por no estar disponible siempre en realidad no están tan interesadas en hablar contigo, específicamente, sino que solo disfrutan tener un receptáculo con forma de amigo donde pueden verter cada pensamiento que les venga a la mente).

Es una buena idea restablecer la cadencia de las conversaciones con los amigos, dejar pasar un poco más de tiempo entre las respuestas o decir algo como: “Me di cuenta de que necesito estar más concentrado durante el día, lo que significa que probablemente no sea tan receptivo mientras estoy trabajando”. También puedes arrojar tu teléfono debajo de la almohada hasta que puedas soportar verlo de nuevo, y eso se vuelve más fácil si realmente te tomas el tiempo para decidir cuándo y por qué.

Sigue a Rachel Wilkerson Miller en Twitter.