trabajo

Cómo sobrevivir en una oficina de espacio abierto

Parece que nuestros jefes nos quieren hacer sufrir, así que tenemos que tomar medidas drásticas. He aquí algunos consejos.
Hannah Ewens
London, GB
Chris Bethell
fotografías de Chris Bethell
ÁG
traducido por Álvaro García
30.1.20
oficina espacio abierto
Todas las fotos por Chris Bethell 

Es imposible esconderse en una oficina abierta. Hazme caso a mí, que me he metido hasta en el armario de la limpieza para escapar de las constantes distracciones visuales y auditivas. Siempre vas a tener a gente gritándote en el oído, al típico que se pone a comer una lata de sardinas enfrente de ti o una máquina de café del siglo pasado que hace más ruido que el motor de un avión. Y cuando por fin encuentras un lugar donde estar tranquila, te echan de ahí porque hay una reunión o tienen que arreglar una bombilla.

Publicidad

Podría decirse que tengo mucho de lo que hablar sobre este asunto. Una vez escribí un artículo titulado “Las oficinas de espacio abierto deberían estar prohibidas”. Durante cinco días a la semana, todo lo que me rodea me molesta. Francamente, creo que el acúfeno que tengo se debe a los vídeos de “11 horas de sonidos de chimeneas” que me pongo a todo volumen para poder concentrarme. Pero si el resto de empleados tuvieran que elegir, estoy segura de que también mandarían a la oficina de espacio abierto a pasear, al menos quienes, como yo, no necesitan interactuar muy a menudo con el resto de los mortales de la oficina.

Claramente, las oficinas de espacio abierto se presentaron como una forma innovadora “de crear espacios cooperativos que acabaran con los muros físicos y mentales de las oficinas”, o algo así. Pero ahora, son más bien una herramienta de vigilancia. Tu jefe ve todo lo que haces.

Las oficinas abiertas se mantienen por la misma razón por la que ninguna empresa quiere probar la jornada laboral de cuatro días, a pesar de estar demostrada su eficacia a la hora de impulsar la productividad y reducir el estrés. Pero la opción de darle a los trabajadores la libertad de gestionar sus propias vidas y su trabajo no está en la lista de prioridades de un sistema que adora tener a los empleados a la vista constantemente trabajando.

how to survive in a noisy open plan office

Pero si ha de ser así, al menos deberías conocer las formas en las que puedes reducir las distracciones y concentrarte mejor. He traído varios objetos de casa y algunas cosas que he conseguido gratis para tratar de crear mi propio entorno de trabajo. Espero que estos consejos te sirvan y puedas incorporarlos a tu jornada laboral.

how to survive in open plan office

Para empezar, para los más novatos, lo más básico de lo básico: necesitas unos auriculares con cancelación de sonido (y unos tapones de espuma opcionales para las oficinas que parecen gallineros). Ponte música ambiental a todo volumen. Mi favorita es un vídeo de YouTube de ocho horas de ruido psicodélico llamada “852 Hz ➤ Release Unconscious Bad Energy”, que además me sirve para contar el tiempo que me queda para irme a casa.

Normalmente, con eso me basta, ¿pero por qué no pillarme una bebida con CBD y un té detox en vez de una bebida con cafeína? También me pareció una buena idea llevarme una vela de lavanda, pero luego me di cuenta de que no puedo encenderla en la oficina sin que se chiven al jefe. Puede que en tu oficina esté permitido trabajar con una vela encendida, así que actúa en consecuencia.

open plan office survival methods

Una vez que te hayas encargado de lo básico, cambia tu escritorio. Yo opté por un VARIDESK, un escritorio de pie que supuestamente me iba a hacer más feliz, saludable y productiva. La verdad es que me hizo sentirme como la #jefa y no me extraña que aliviara toda la presión que se me empezaba a acumular en la espalda de tanto fingir que no me molestaban todos los estímulos a mi alrededor. Pero no me ayudó mucho en general porque ahora estaba a una altura desde la que escuchaba todo lo que pasaba en la oficina. Necesitaba algo más bajo, mucho más bajo.

open plan office

Créeme, he probado todas y cada una de las medidas antiestrés y antiansiedad que existen. He traído plantas de todo tipo a la oficina, que obviamente acaban muriendo. No les gusta mucho tener que competir por la poca luz natural que entra, y a mí tampoco. Pero un poco de naturaleza sería perfecta para poder recrear mi espacio ideal y limpiar el aire que me rodea. Probablemente, no le había dado suficientes vueltas, pero, ahora, te recomiendo que muevas todas las plantas que hay esparcidas por la oficina para cuando viene gente importante.

open plan office

Pon todas las que puedas alrededor de tu mesa para crear un bosque y tapar a los que se sientan a tu izquierda y a tu derecha. Con oírlos es suficiente, no hace falta verlos. Así puedes tomarte un descanso mientras sigues la Técnica Pomodoro tranquilamente y usar Headspace, una pelota desestresante, o uno de estos sistemas terapéuticos de tono de N.O.W. como el que tengo en la foto de abajo. Inspira y expira varias veces antes de volver a la rutina.

open plan office

Por desgracia, en el trabajo no siempre hay tiempo para hacer descansos y meditar. Molaría tener una manta bajo la que poder esconderte de todo el estrés. Así que, ¿por qué no traer una manta ponderada a la oficina?

open plan office

Al final, había conseguido una forma diferente de trabajar. Tenía un pequeño refugio que era una mezcla entre una casa y un vientre, pero como era de esperar me ayudaba a concentrarme. Sin embargo, aunque el peso de la manta me tranquilizaba bastante, seguía distrayéndome con todos los estímulos visuales típicos de una oficina abierta: la gente moviéndose, la luz y los destellos de las pantallas de los compañeros, etc.

open plan office

La solución: una tienda de campaña para fotógrafos profesionales. Las había visto en festivales y nuestro fotógrafo habitual, Chris, me dejó una. La monté en cuestión de segundos y me metí dentro. Ahora sí notaba la diferencia.

open plan office

Termina de preparar el despacho perfecto pidiéndole a tus compañeros que tengan un poco de solidaridad con el resto. Si nos uniéramos e hiciéramos lo que hay que hacer, nuestro bendito trabajo, quizás podríamos llegar a unos niveles de productividad medio normales.

open plan office

Porque, ¿qué es una oficina sin carteles pasivo-agresivos? Los corchos comunitarios existen para dejar mensajes al resto de compañeros. ¿Y qué hay mejor que un mensaje que diga “Vamos a trabajar un poquito”?

open plan office survival tips

Todos estos consejos nos llevan a una conclusión: la única forma posible de sobrevivir a una oficina de espacios abiertos es tratar de que sea lo menos abierta posible. Hasta que se convierta en uno de esos cubículos tan odiados, o mejor aún, tu propio despacho. Solo hay una cosa que tú, el trabajador, puedes hacer y es seguir estos consejos y compartir este artículo en tus redes públicas para avergonzar a tu jefe. Es lo mejor que te puedo ofrecer. Ahora, por favor, estate en silencio, y déjame escribir tranquila.

@hannahrosewens / @christopherbethell