Una ilustración de una computadora portátil en una mesa que muestra un sello, rodeada de velas
Ilustración por Michelle Urra

Los ocultistas de internet tratan de alterar la realidad con un algoritmo mágico

La app Sigil Engine adapta una práctica antigua a la era del internet, creando símbolos místicos que los verdaderos creyentes dicen que pueden doblegar el universo a su voluntad.

Artículo publicado originalmente por VICE en inglés.

Los símbolos tienen un poder innegable, ya sea el anj, el crucifijo o los arcos dorados de McDonald’s.

Durante miles de años, las runas, glifos e íconos se han utilizado en rituales ocultos y prácticas espirituales para alterar la realidad. Hoy en día, los dibujos imbuidos de los deseos de sus creadores —llamados sellos— están experimentando un resurgimiento. Los seguidores de esta práctica insisten en que realmente funcionan y una nueva app llamada Sigil Engine automatiza el proceso, para que las técnicas que pretenden inventar la realidad sean aún más accesibles para los usuarios.

Publicidad

Un sello es un símbolo utilizado para la práctica mágica (magick, en inglés; una práctica distinta al término magic, sin la “k”), típicamente creado desde cero por el practicante e imbuido de energía psíquica para influir en los eventos. Quienes desean crear este tipo de sellos pueden aprovechar una gran cantidad de recursos para aprender a dibujar sus propios símbolos mágicos, desde bibliotecas en línea hasta guías prácticas en TikTok, o textos influyentes relacionados con la “magia del caos” como Liber Null y Condensed Chaos.

El proceso de creación del sello suele ser el siguiente: escribe lo que quieras lograr, elimina las vocales y las letras repetidas y luego coloca las letras restantes en una disposición agradable. Finalmente, tienes que “cargar” tu creación. Los métodos para hacerlo varían: puedes meditar, cantar o —más comúnmente— masturbarte ante el símbolo, antes de finalmente destruirlo u olvidarte del asunto y esperar los resultados.

Los escépticos podrían refutar la idea de que es posible dibujar nuestras propias realidades, pero hay personas que también pueden sorprenderse con los resultados, que según los creyentes, funcionan mejor cuando están dentro de los límites de la vida cotidiana. “No tiene sentido cargar un sello para ganarse la lotería si no compras un boleto”, escribió el mago del caos y escritor de comics Grant Morrison. Para probar los sellos, Morrison modeló un personaje de sí mismo en The Invisibles y comenzó a ver cómo los eventos crueles infligidos a la figura ficticia —como sus pulmones reventados— sucedían en la vida real. Después de estos incidentes, decidió tratar mejor al personaje.

Publicidad

Los usuarios de Sigil Engine, sin embargo, dependen del código para hacer gran parte del trabajo preliminar. Cuando los visitantes llegan a la URL, son recibidos con un fondo negro brillante y un mensaje para escribir su “intención”. Al hacerlo, el motor empieza a funcionar, dibujando el letrero en un rojo neón. El cocreador Darragh Mason, quien presenta el podcast Spirit Box, describe esta floritura como “una oración o un momento de reverencia a la diosa Babalon”, que parte del sistema de la Ley de Thelema sintetizado por primera vez por el ocultista británico Aleister Crowley. El fondo alude al “gran vacío expansivo del que brotan todas las cosas”.

“Queríamos crear algo que realmente se sintiera mágico cuando lo usas”, dijo Mason a Motherboard. “Para muchas personas en su práctica mágica, la estética ayuda a darle más potencia, así que fuimos muy conscientes al respecto: queríamos que el proceso de crear un sello —eliminar las vocales y las letras repetidas, luego crear el símbolo— fuera empírico; algo que te atrae y te da una sensación de asombro”.

A red sigil inscribed within a circle on a black background

Un sello único generado por Sigil Engine al escribir "Protege al Perseverance Rover en Marte".

Para garantizar que el sello final sea único, la app registra la velocidad de escritura y el tiempo entre las pulsaciones de las teclas, y luego los compara con la totalidad del Liber Cheth vel Vallum Abiegni, un texto de la Ley de Thelema que está contenido en el código.

Publicidad

Las medidas se combinan para arrojar un valor único para cada uno de los caracteres base, dice el cocreador David Tidman. El procesamiento numérico normaliza una cifra muy grande entre 0,0 y 1,0, que finalmente se usa para colocar cada carácter en un punto alrededor del círculo; por ejemplo, un carácter con un valor de entre 0,51 y 0,54 estaría ubicado en el decimoprimer punto de un total de 21 puntos. Por el momento, el texto que el usuario escribe se almacena temporalmente y luego se elimina, pero Tidman dice que en el futuro esta información no se almacenará en absoluto, además de que no se registra ningún identificador personal cuando los visitantes escriben sus intenciones.

La ilustración final generada por Sigil Engine se coloca dentro de un círculo: un guiño, según sus creadores, a los sellos de los demonios del Ars Goetia, una sección de La llave menor de Salomón, un “grimorio” medieval o libro mágico de mediados del siglo XVII que más recientemente apareció en la película Hereditary de Ari Aster.

Lanzado a finales de 2020, Sigil Engine ha sido utilizado más de 300.000 veces y las personas escriben sus intenciones mágicas en los siete continentes. Según los creadores, al menos algunos de los usuarios dicen que funciona, con historias exitosas que van desde las renovaciones en el hogar hasta la fertilidad. También hay usuarios que han hecho de la producción automatizada de sellos parte de su rutina diaria.

Publicidad

Para Mason y Tidman, era importante que la estética impulsara la app y que todo el proceso se sintiera empírico, mágico y accesible. “Queríamos que el registro de la intención se sintiera como parte de la app, así que en su lugar creamos desde cero nuestro propio componente en el teclado: cada toque de alguna tecla parpadea en rojo y los componentes de las teclas son ligeramente transparentes para mostrar las partículas, lo que en verdad conecta el teclado con la app en sí”, contó Tidman a Motherboard.

Sigil Engine se concibió primero como un vasto proyecto de arte participativo, pero la gran cantidad de interés ha hecho que su idea original de proyectar los sellos uno tras otro en un lugar público sea imposible de llevar a cabo. Para Mason, sin embargo, el propósito de crear Sigil Engine no era solo construir una herramienta útil y empírica, sino comprender mejor si es posible hacer que la magia funcione dentro de un contexto digital.

La creencia en la magia ha persistido a lo largo de la historia y los avances tecnológicos han cambiado principalmente la escala, la accesibilidad y la forma en que se ejecuta. En la antigüedad, los ritos mágicos se realizaban primero mediante la repetición oral. Luego llegaron la escritura, los libros, la imprenta y ahora el internet y las redes sociales. “Siempre ha existido ese tipo de tensión entre cada salto tecnológico: ¿Se devalúa? ¿Sigue funcionando? ¿Cuál es el siguiente paso? ¿Puede funcionar en un formato digital?”, dijo Mason.

Publicidad

Las personas han intentado elevar su conciencia, influir en la realidad y obtener conocimientos especiales con signos y símbolos durante miles de años. Si observamos de cerca los caracteres chinos modernos, por ejemplo, podemos ver que están relacionados de manera ancestral con algo llamado ‘Escritura en huesos oraculares’ —donde se grababan emblemas en huesos para usarse en la “adivinación piromántica” o magia de fuego— que se remonta al segundo milenio a. C. De igual manera, los Papiros mágicos griegos —un conjunto de textos sobre hechizos, himnos y rituales con algunos componentes de los años 100 a. C.— continúa capturando la imaginación de los practicantes y académicos hoy en día. 

Pero la práctica del sello, tal como la conocemos, se remonta a la obra del protosurrealista inglés Austin Osman Spare, uno de los “personajes más carismáticos que surgieron del renacimiento ocultista de finales del siglo XIX y principios del XX”, escribe David Keenan en su libro England's Hidden Reverse: A Secret History of the Esoteric Underground (El reverso oculto de Inglaterra: una historia secreta del mundo clandestino del esoterismo).

Spare creía que los sellos permitían una “comunión efectiva con los niveles subconscientes” y la “inserción de un deseo en los niveles subconscientes sin que la mente consciente estuviera involucrada”. En otras palabras, la mera creación de un sello ayuda a consolidar la idea dentro de una persona, que luego puede cumplir su deseo, quizás de manera automática. “En virtud del sello, puedes enviar tu deseo al subconsciente (el lugar donde se encuentran todos los sueños)”, escribió Spare.

Publicidad

La tecnología como la imprenta ha permitido que la magia escale, pero Sigil Engine no es el primer experimento con sellos de este tipo.

Un colectivo llamado Thee Temple Ov Psychic Youth (TOPY), formado en 1981 por Genesis P-Orridge —fundador de la banda Throbbing Gristle— y otros miembros de la transgresora contracultura industrial de Inglaterra, mantenía los sellos como el punto focal de su práctica. Entre sus rituales estaba la creación concertada de sellos en la vigesimotercera hora del día 23 de cada mes, e incluso eventos de masturbación masiva que coordinaban los orgasmos en conjunto. “[Thee Temple] fue notable por establecer un sistema no jerárquico para explorar la magia sexual y los sellos en un nivel internacional coordinado”, según comentó P-Orridge, de acuerdo con England’s Hidden Reverse. “¡Nadie más ha sincronizado literalmente miles de orgasmos con un solo propósito, solo para ver qué pasa!”.

Para Owen Davies, profesor de historia en la Universidad de Hertfordshire y autor de Grimoires: A History of Magic Books (Grimorios: una historia de los libros sobre magia), las más recientes versiones digitales de la magia no están muy lejos de sus orígenes. Internet y las computadoras, dice, no anulan la fe en la magia, sino que crean nuevas formas de interactuar con ella.

“La relación entre la magia y la tecnología está entrelazada”, dijo Davies a Motherboard. “Cuando pasamos por primera vez del papiro a los libros, fue un gran cambio tecnológico; también moldeó y cambió la forma en que la magia se escribe y se difunde”.

“Cuando pasas del grabado en tabletas de arcilla a las tintas, es una nueva tecnología”, continuó Davies. “Cuando introduces tintas, puedes tener tipos diferentes, y distintos tipos pueden tener nuevos significados y potencias. Luego pasas a la imprenta, otra nueva tecnología, que una vez más generó una democratización en el sentido de la producción de sellos”.

A medida que la tecnología avanza hacia una relación aún más directa con el mundo físico, Sigil Engine también puede seguir esta tendencia. Mason y Tidman ya están considerando generar archivos AutoCAD, de modo que los diseños de los sellos puedan exportarse fácilmente a impresoras 3D. También están jugando con la idea de crear una app móvil completa, que permitiría a los usuarios guardar los sellos con mayor facilidad en sus dispositivos, o “disolverlos” de forma permanente dentro de la app, lo que refleja la destrucción de los sellos de papel en la práctica más tradicional.

Con la excepción de los megamillonarios, la mayoría de nosotros podemos estar de acuerdo en que la realidad ha sido particularmente horrible últimamente. Como dijo Grant Morrison sobre los sellos en la Conferencia Disinfo de 2000: “Estoy aquí para decirles que los prueben cuando vuelvan a casa esta noche porque en verdad funcionan... Estamos tratando con algún tipo de sistema operativo que puede ser hackeado usando palabras, y las palabras parecen ser el agente vinculante para esta cosa, sea lo que sea”.

No hay garantía de que podamos resolver con magia las diversas crisis que enfrentamos en la actualidad. Pero con el motor Sigil tardando menos de 10 segundos en arrancar, al menos es más fácil que nunca darle una oportunidad metafísica.