Actualidad

¿Por qué este cocodrilo gigante fue sacrificado en Malasia?

Los funcionarios encargados de la vida silvestre y fauna local condenaron el hecho.
LC
traducido por Laura Castro
19.11.20
Cocodrilo, Malasia
Foto: Sarawak Forestry Corporation

Los funcionarios encargados de la vida silvestre y fauna local en Malasia tuvieron que sacrificar a un cocodrilo gigante que pesaba más de 500 kilos durante un intento de sacarlo de un pequeño poblado, cuando descubrieron que le habían disparado en la cabeza.

Los cocodrilos están protegidos en Sarawak, un estado de Malasia en la isla de Borneo, una región de tierras bajas tropicales donde prosperan en abundancia las selvas tropicales y miles de especies nativas de la vida silvestre. Sin embargo, en los últimos años ha habido un aumento en los casos de conflicto entre humanos y vida silvestre en áreas urbanas.

El reptil gigante, que tuvo que ser retirado con un montacargas, fue visto el martes 10 de noviembre después de la medianoche en un desagüe pluvial detrás de una escuela, en el pequeño poblado de Limbang, ubicado en los márgenes de un río en la isla, al este de Malasia.

Publicidad

Miembros del público alertaron al departamento de bomberos y rescate, el cual procedió a localizar y sujetar de forma segura al animal antes de entregarlo a las autoridades locales.

Los funcionarios que examinaron al cocodrilo le descubrieron varias heridas de bala en la cabeza y finalmente decidieron sacrificarlo para evitarle más sufrimiento. Creen que un residente local fue el responsable por los disparos.

El enorme cadáver atrajo a multitudes de espectadores curiosos mientras era trasladado para enterrarlo en un lugar no revelado dentro de un santuario natural ubicado en las afueras de la ciudad, informó el periódico The Star.

"Este es un caso de crimen en contra de especies protegidas", dijo Zolkipli Mohamad Aton del organismo forestal Sarawak Forestry Corporation en un comunicado, que describe las heridas del cocodrilo como graves y expresa decepción ante la "falta de conciencia pública".

"Deberían haberlo asegurado para que no pudiera escapar e informar a las autoridades correspondientes para que tomaran las medidas pertinentes al caso. No queremos que se convierta en la norma el hecho de que la población general simplemente pueda matar especies protegidas y reportarlas como una amenaza a sus vidas".

En una respuesta aparte para VICE, un representante del organismo confirmó el viernes 13 de noviembre que hay una investigación en curso con respecto al caso.