Publicidad
Tech by VICE

Este es el increíble plan islandés para obtener energía del magma caliente

The Iceland Deep Drilling Project is tapping into magma three miles underground, hoping to harness super-powerful energy.

por Sarah Emerson
26 Octubre 2016, 5:37pm

Islandia dispone de una de las geografías más extraterrestres del planeta y ahora el país nórdico ha decidido utilizar los fenómenos naturales de su volátiles e incomparables paisajes para convertirlos en una insospechada una fuente de energía.

Un intrépido equipo de investigadores islandeses espera que el magma, o las rocas fundidas, puedan convertirse el día de mañana en una súper poderosa fuente de energía geotérmica.

El Proyecto de Perforación Profunda de Islandia (IDDP por sus siglas en inglés) está intentando cosechar el magma que subyace bajo el flujo de lava en Reykjanes. Si lo consiguen, su descubrimiento podría conducir "a una revolución mundial en la gestión de energías geotérmicas de altas temperaturas" comentó Wilfred Elders, catedrático emérito de geología en la Universidad de California, quien ya había participado en uno de los proyectos anteriores del IDDP.

La torre de perforación. Imagen: Iceland Deep Drilling Project

Para conseguir el magma, una torre de perforación (a la que se ha bautizado cariñosamente con el nombre de Thor) está taladrando entre sendas placas tectónicas en uno de los confines de la isla, en la Dorsal Mesoatlántica. Gran parte de la enorme cordillera está sumergida, sin embargo algunas partes de la misma, especialmente las partes sísmicas activas como la dorsal de Reykjanes que atraviesa Islandia, se puede atisbar desde el nivel del mar. La torre de perforación tendrá que penetrar hasta una profundidad de cinco kilómetros por debajo de la superficie hasta llegar a un pozo ya existente y soportar temperaturas que pueden llegar a alcanzar los 482º grados centígrados, según explican desde el IDDP.

Si bien la intervención suena como a un desastre a punto de estallar, los investigadores están muy seguros del resultado, dado que esta será su segunda incursión en busca de energías subterráneas.

En 2009, una torre de perforación enclavada en Krafla, al noreste de Islandia, se tropezó accidentalmente con una reserva de magma a un kilómetro y medio por debajo del nivel del mar. Entonces, ante la excitación generada por el horizonte vislumbrado, el proyecto se asoció con la Compañía Nacional de Energía Islandesa e instaló una tubería con revestimiento de aluminio en la falda del pozo. La instalación sirvió para generar un flujo de magma y crear un vapor súper caliente, extremadamente presurizado, de temperaturas que rebasaban los 425º grados centígrados —una cifra que, en su día, supuso un récord mundial en calor geotérmico.

La energía creada por el agujero nunca llegó a retroalimentar la red de energía y el proyecto fue cancelado en 2012, luego que una importante válvula tuviera que ser reparada.

Algunos expertos han expresado preocupación a la hora de abrir canales hacia las reservas de magma, puesto que consideran que puede resultar inestable e incluso peligroso para la vida humana.

En 2006 el proyecto de taladramiento geotermal de Basilea, en Suiza, se hundió demasiado, lo que desencadenó un terremoto de 3.4 puntos de magnitud en la escala de Richter, una vez que los ingenieros habían taladrado ya cinco kilómetros de superficie terrestre. Aquel mismo año, en Java, Indonesia, un proyecto de búsqueda de gas desató la erupción de un volcán de fango que sepultó las casas de 30 mil personas.

Reykjanes, Islandia. Imagen: Flickr/Tom Burke

"Cuando a los volcanes se les aumenta la presión, pueden resultar muy dinámicos e incluso llegar a forzar que el magma fluya hacia la superficie. Pero cuando no están activos [a través de la actividad sísmica que provoca que las cámaras magmáticas se llenen], no hay motivos para sospechar que se pueda desatar una erupción violenta, por mucho que perfores en su interior" explicó Gillian Foulger durante una charla mantenida para la revista académica The Conversation en 2014. Él es catedrático de geofísica en la universidad de Durham y ha trabajado con Krafla.

"Dicho esto, con una sola cuenta experimental en curso no sería muy buena idea llevar a cabo esta clase de perforación en ninguna zona volcánica que esté cerca de alguna ciudad".

Otras fuentes de energía geotérmica como los géisers de California, están producidos por corrientes de agua fría conducidas a través de rocas calientes y secas que producen un vapor que puede convertirse en energía. Sin embargo, la oficina gubernamental responsable del magma en Islandia, el IDDP, espera descubrir aguas super críticas, que son una poderosa fuente de energía de fluidos "que puede ser tan densa como el líquido y fluir con idéntica facilidad a la del gas".

La prospección de Krafla dispone de una capacidad energética de 36 megavatios de energía eléctrica, lo cual es una cifra mucho menor a los 547 megavatios que alcanzan las centrales energéticas de carbón, pero más que la turbina más grande del mundo, la llamada SeaTitan, que tiene un capacidad de 10 megavatios.

Ahora mismo, alrededor del 71 por ciento de la energía islandesa anual proviene de la hidroenergía, mientras que el 29 por ciento se produce geotérmicamente. En la capital de la isla, la ciudad de Reykjavik, la gran mayoría de los hogares están calentados con energía geotérmica.

"La gran mayoría de la gente que tenga que lidiar con el golpeteo de la cámara magmática preferirá hacer las maletas y huir", explicó Foulger, "pero cuando la vida te ofrece limones, haces limonada".

Tagged:
Tech
Motherboard
Magma
motherboard show
Krafla
Reykjanes
Energía renovable
energía geotérmica