FYI.

This story is over 5 years old.

Matthew Dear tiene la identidad más única en todo el mundo de la música dance

Techno texano, folk de Detroit, ¿Qué sigue?
24.1.15

Pon una guitarra en las manos de casi cualquier DJ y te van a mirar en un estado de confusión que sugiere que están buscando el botón de sync. Matthew Dear, por el otro lado, ha establecido una diversidad tan amplia de identidades musicales en ambos lados de la división orgánica/electrónica que simplemente comienzas a preguntarte si esa división siquiera existe. Bajo su nombre de pila, el trabajo de Dear se ha entremezclado entre diversas fases de pop-informado-adyacente-dance-influenciado-por-Eno a través de presentaciones en vivo, incluso con una banda entera. DJ sets, particularmente bajo su alias más áspero, Audion, están llenos de techno oscuro y extraño.

Publicidad

Nacido en Texas, Dear tuvo una temprana e indirecta exposición a lo que se ha convertido en el trabajo de su vida. "Yo estaba más interesado en las cosas en las que el techno se diluye. Mi hermano mayor estaba interesado en música dance más industrial", Dear le dice a THUMP. "Sabía que me gustaba mucho, pero no sabía que había todo una entidad llamada techno. Como cultura y movimiento, no tenía idea hasta que fui a Detroit y fui a mi primera fiesta de bodega en 1998 y vi a DJ -1000 y Atomic Babies. Pensé 'De eso se trata. Lo entiendo. Comprendo la música en 4X4'. Simplemente me enamoré. Era ingenuo y estaba enamorado de la idea de un movimiento y una fuerza cultural. Antes de eso, estaba muy interesado en el rock de los 60s, pero una vez que encontré el rave y la música dance, descubrí que era la versión de mi generación de lo que amaba acerca de los 60s".

Existen aquellos que dicen que la cultura de la música dance ha perdido el sentido como movimiento, ese sentido de iluminación extra-cultural. Dear no está de acuerdo, aunque de forma no muy convencida: "No quiero decir que no hay un movimiento, porque eso es algo muy ingenuo. Pensar eso es como hacerse el cool. Algo está ocurriendo. Siempre está ocurriendo algo. El presente siempre es el momento para estar vivos. Si no es así, tienes que abrir tus ojos, porque no vas en sentido contrario. No puedes vivir en el futuro. SI no puedes crear tu propio movimiento, entonces no lo mereces".

La resistencia hacia la categorización que Dear muestra no está libre de dificultades. A menudo los fans llegan a sus shows esperando una cosa y encontrando algo totalmente distinto. "Ocurre todo el tiempo", dice Dear. "Y no sé qué hacer al respecto. Es mi culpa. Estaba tocando un show como DJ en Berlín, y una chica se me acercó después, me detuvo en el dancefloor, y me dijo: '¡eso fue horrible!' Y le dije, '¿Qué?' , y ela me responde, 'Eso estuvo muy mal. No tocaste ninguna de tus canciones originales, y tocaste techno todo el tiempo y fue muy aburrido".

Dear sigue con la anécdota: "Le respondí, 'Bueno, estamos en Watergate en Berlín. Este es un club para bailar. Toqué música para bailar. Tal vez te gustaría más verme tocar con mi banda o algo así. Siempre he batallado con eso, incluso desde el comienzo. Una vez que produzco una canción, una vez que se publica, no me gusta tocarla como DJ. Rara vez toco mis propias canciones, a menos que sea un track inédito que estoy probando. Siento que es muy aburrido. ¿Para qué tocar algo que ya escuchó todo el mundo?"

Publicidad

Esa pregunta alude el hilo que atraviesa el trabajo de Dear. "El tema constante sería la experimentación lúdica", dice. "Siempre quiero que exista un sentido de libertad en el estudio, ya sean cosas con vocales o música electrónica. Siempre tiene que ser algo extraño, un poco estrafalario para que mantenga mi atención".

Ser un iconoclasta causa muchos conflictos internos y externos. "Siempre estoy inseguro con respecto a mi música", explica Dear. "En todos los proyectos, ya sea una colaboración mis propios tracks, siempre hay un sentimiento de 'mierda, esto podría salir muy mal o podría irle muy bien'. Ese sentimiento de lo desconocido y el miedo que te permiten que todo sea más divertido. Cuando recurres a tus técnicas, te vuelves predecible y rancio".

Continúa, "los momentos más incómodos suelen llevar hacia la belleza rara. Siempre es un cagadero. Puedes sentarte con una computadora y una guitarra durante ocho horas consecutivas, y la magia no está ahí, la magia no ocurre. Tienes que estar abierto en el momento que llega. Siempre tratas de tener la antena levantada y esperando y a veces no ocurre nada en meses. Puedes terminar atascado. Siempre tienes la de que 'está bien, no funciona para mí en este momento, no tratemos de exprimir un trapo seco ahora'. Entre más jaloneas y tratas de sacar algo cuando no está ahí, te hundes más en el hoyo".

Basándonos en esa declaración, pensarías que Matthew respondería a un bloqueo creativo escribiendo a mano y buscando dentro de su alma. "No", se ríe. "Simplemente toco un montón de shows como DJ". En esa línea, Matthew Dear comienza una pequeña gira como DJ en Estados Unidos. Aunque tenemos un consejo para ti: deja tus expectativas en la puerta.

Conéctate con Matthew Dear en FB // Soundcloud // Twitter