El festival Isla lleva la electrónica andina a su medio natural

Piérdete en la selva para encontrarte con la isla de la electrónica andina y la cumbia digital.
30.11.16
NUAGE

Sigue a THUMP México en Facebook


Ochenta kilómetros al norte de la ciudad de Buenos Aires, el río Paraná, que nace en Brasil y fluye por Paraguay hacia el sur, abre sus venas en incontables arroyos y ríos secundarios que forman un edén subtropical: el Delta del Tigre. Ese plexo de aguas mansas y verde inacabable es medio, mensaje y fin de Isla; e Isla podría reducirse a un festival de electrónica andina/cumbia digital con acampe y gracias psicodélicas.

Pero es mucho más: ¿Qué hace que una buena cantidad de gente se movilice por tierra y agua para llegar a un evento difundido en redes y de boca en boca? Lo que ofrece Isla –y el amanecer tiene que encontrarte sentado en un muelle isleño para notar esto- es una fusión plena de tu yo con en el aura de la selva. Una experiencia amplificada por el setting natural y el espíritu de comunidad.

Publicidad

Para conocer más sobre el armado del festival y la escena que cristalizan los colectivos que lo integran, Thump charló con San Ignacio, uno de los organizadores del encuentro. Además platicamos con Bienvenidos a la Computadora y Rumbo Tumba, dos de los muchos músicos que encenderán las noches del Delta entre el 8 y el 10 de diciembre.

Sigue a THUMP México en Facebook


Ochenta kilómetros al norte de la ciudad de Buenos Aires, el río Paraná, que nace en Brasil y fluye por Paraguay hacia el sur, abre sus venas en incontables arroyos y ríos secundarios que forman un edén subtropical: el Delta del Tigre. Ese plexo de aguas mansas y verde inacabable es medio, mensaje y fin de Isla; e Isla podría reducirse a un festival de electrónica andina/cumbia digital con acampe y gracias psicodélicas.

Pero es mucho más: ¿Qué hace que una buena cantidad de gente se movilice por tierra y agua para llegar a un evento difundido en redes y de boca en boca? Lo que ofrece Isla –y el amanecer tiene que encontrarte sentado en un muelle isleño para notar esto- es una fusión plena de tu yo con en el aura de la selva. Una experiencia amplificada por el setting natural y el espíritu de comunidad.

Para conocer más sobre el armado del festival y la escena que cristalizan los colectivos que lo integran, Thump charló con San Ignacio, uno de los organizadores del encuentro. Además platicamos con Bienvenidos a la Computadora y Rumbo Tumba, dos de los muchos músicos que encenderán las noches del Delta entre el 8 y el 10 de diciembre.

THUMP: ¿Cómo surgió Isla?
San Ignacio: Se generó de a poco. Yo vivo en una de las islas del Delta y fue surgiendo espontáneamente con otras personas de ahí. Habíamos hecho un par de fiestas más pequeñas, y una amiga me presentó a Ana, la dueña del terreno donde hacemos el festival. ¡Es una persona increíble!. Ahí se alineó todo. Tomó unos dos meses la logística. Justo había una demolición cerca, así que aproveché las maderas de esa casa para armar el escenario, y con otros materiales fuimos armando la decoración y otras cosas. Parte de la gracia es utilizar y reutilizar desechos y elementos del lugar. Y también tener un sonido bueno pero no demasiado fuerte por una cuestión de respeto al lugar hermoso que tenemos. Para cuidarlo. También queríamos que la entrada no fuera costosa, para que pudieran venir todos.

El festival demanda pensar en transporte por el río, infraestructura, sonido, artistas, seguridad....es un trabajo de meses que, más que ganancia, debe dejar como saldo la experiencia consciente de integrarse a un medio natural como el delta a través de la música. ¿Es así?
¡Exacto! Por ahora nunca dejó ganancia, más bien lo contrario. La idea es que sea económicamente viable, pero sin dejar de ser accesible. Para calcular el precio de las entradas, un poco dividimos el costo, entonces es muy barato.... Aparte, hay lugares para quienes no tienen dinero. Pueden darnos una mano armando las cosas, y no pagar. El acceso pasa por la capacidad de cada uno de respetar el lugar, disfrutar y aportar algo, no por el dinero.

En muchos casos para llegar al festival hay que tomar varios medios de transporte antes de subirse a la lancha final ¿Qué crees que hace que el público se pegue semejante viaje para llegar?
¡No lo sé! Pero debe ser una combinación entre la música, el lugar, el público mismo que viene... como que se forma una comunidad temporal con gente que de alguna manera comparte algo.

Isla se inscribe en la denominada cumbia digital ¿Qué pasa con esa escena hoy en Buenos Aires? ¿Aparecen nuevos productores, se agregan más estilos, se va experimentando más allá de ZZK como referencia más visible?

Sucede que hoy hay muchos productores nuevos. La mayoría de los que tocamos en Islano tenemos más de 4 o 5 años con nuestros diferentes proyectos. El festival tiene una impronta electrónica, pero en la medida en que la electrónica en sí misma no es nada más que un medio: te permite, sin más que un par de equipos portátiles, generar montones de sonidos en cualquier parte. En Isla hay varios artistas que vamos para el lado de la cumbia y lo folklórico, pero también hay otros que apuntan más a la canción o lo que sería el indie. Nuestra grilla se "cura", por así decirlo, pero parte de la curación es también el hecho de que los músicos compartan el concepto del festival.

El festival yuxtapone naturaleza y digitalidad: lo tangible y lo intangible se hacen uno en la experiencia de cada participante. Al mismo tiempo, se mezcla un setting selvático y una música soportada por la tecnología. ¿Hay una contradicción positiva entre lo electrónico y lo natural?

Isla Festival pertenece al ala anarco-filo-marxista del peronismo [Nota del redactor: un amplio y esencial movimiento político argentino que nadie que aprecie su vida intentaría definir mediante una nota de redactor], así que pensaríamos que lo que desgasta al ser humano es la explotación laboral y mental que sufre permanentemente, en especial en el tercer mundo, y no la ciudad misma ni la tecnología, aunque estas estén configuradas dentro de esa misma estructura. No creo que haya una contradicción entre lo electrónico y lo natural, lo primero forma parte de lo segundo, y puede ayudarnos a disfrutarlo más. Ni tampoco una intención de volver a un origen, pero sí de retomar elementos -desde músicas hasta formas de organización y celebración- que por distintas causas la cultura masiva ha ido desestimando. Tomarlos y vivirlos con los recursos que tenemos hoy. Nadie quiere ser un héroe que salve al folklore perdido, sino que queremos que siga fluyendo y poder bailarlo en nuestros términos.

¿Qué músicos deberían explorar quienes estén interesados en la propuesta de Isla?

Preferiría mucho más recomendarles tres colectivos que participan del festival. Me parece más interesante que después cada uno investigue lo que desee. Esos serían Fértil Discos, Shika Shika y Subklub.

Fotografías: Facebook Festival ISLA

Uno de los debutantes en el festival serán las mágicas Julieta Papi y Delia Iglesias, pulso y voz de Bienvenidos a la Computadora, un dúo del sur de Buenos Aires que expresa como pocos la mixtura entre lo ancestral y lo digital. En diálogo con Thump, contaron: "Vivimos esto con muchas expectativas porque es la primera vez que vamos a Isla y porque lo vemos como parte de un movimiento más grande que une naturaleza y digitalidad. Hemos tocado en lugares como Brandsen, y Rio Quilpo, rodeadas de naturaleza. Y ahí es donde la música nace. Creemos que esta corriente crece porque cada vez más personas pueden producir su música con medios digitales y electrónicos".

"Y a su vez es claro que la juventud necesita volver a un reconocimiento con la naturaleza, un medio que modera y equilibra. La fusión que encontramos en nuestra música es un vehículo que une crianzas invadidas por la cultura estadounidense y la cultura propia de América del Sur, a la cual no hemos tenido tanto acceso. Como sudamericanas, pretendemos que se siga expandiendo nuestra historia y nuestros exponentes musicales. Sentimos que esa fusión puede devolver una sensibilidad perdida, siempre que sea a los oídos que quieran oírla", añadió.

Relacionados: Avanzada Latinoamericana 040: El Remolón (ARG)

Otro que hay que conocer -y que nació entre amarras y orillas- es Facundo Salgado a.k.a. Rumbo Tumba, un productor oriundo del Delta que el año pasado tocó en el Festival Ajusco en CDMX. "En mi caso particular tocar en Isla es bastante natural. Crecí en la ciudad de Campana, con el río a 10 minutos en bici. Un lugar unos kilómetros abajo de donde se realizará festival. Creo que la propuesta de Isla tiene que ver con la evolución de la música. Así como en su momento se cambió la afinación y construcción de los instrumentos de los pueblos originarios para que estos entraran en la escala occidental y poder tocarlos junto a una guitarra española, hoy nosotros mezclamos esos instrumentos con los sonidos propios de la urbe en esta era que vivimos."

"Mi último trabajo, "Cable Tierra", (EP 2015) lleva ese nombre justamente por esto. Cable por esta era que vivimos en la cual los cables cruzan nuestra vida y Tierra por esa añoranza casi antropológica del pasado de nuestro continente, con sus pueblos, sus culturas, su música y la Madre Tierra siendo respetada. Bajo este concepto intento fundir estos dos mundos de modo armónico y sincero, sin olvidar nuestras raíces pero rescatando las cosas lindas de este espacio y tiempo en el que vivimos. Por ejemplo, con un colectivo llamado "Delta Respira" estamos presentando "La Línea del Río", un audiovisual que busca visibilizar las posibilidades y el potencial humano, ecosistémico y productivo del Delta. El fin último es rescatar la cultura isleña y llevarla tanto al continente, como a ese Delta que le da sentido y razón de ser. Aparte de presentarlo en varias ciudades, tuvimos la dicha de poder llevar este show a varias escuelas de las islas."

Fotografía: Alejo Saravia

El ISLA Festival se llevará a cabo en la mitad del Arroyo Esperitaen Argentina durante el 8 y 9 de Diciembre de este año. Para más información de este evento puedes dar click aquí.

Conéctate con el Festival ISLA en: Facebook

Continúa leyendo:

Tropikal Ravers, el latido regional de los estados alterados

Beat de raíz: Guía THUMP a la electrónica andina

Cómo el búho encontró sus alas

THUMP: ¿Cómo surgió Isla?
San Ignacio: Se generó de a poco. Yo vivo en una de las islas del Delta y fue surgiendo espontáneamente con otras personas de ahí. Habíamos hecho un par de fiestas más pequeñas, y una amiga me presentó a Ana, la dueña del terreno donde hacemos el festival. ¡Es una persona increíble!. Ahí se alineó todo. Tomó unos dos meses la logística. Justo había una demolición cerca, así que aproveché las maderas de esa casa para armar el escenario, y con otros materiales fuimos armando la decoración y otras cosas. Parte de la gracia es utilizar y reutilizar desechos y elementos del lugar. Y también tener un sonido bueno pero no demasiado fuerte por una cuestión de respeto al lugar hermoso que tenemos. Para cuidarlo. También queríamos que la entrada no fuera costosa, para que pudieran venir todos.

El festival demanda pensar en transporte por el río, infraestructura, sonido, artistas, seguridad….es un trabajo de meses que, más que ganancia, debe dejar como saldo la experiencia consciente de integrarse a un medio natural como el delta a través de la música. ¿Es así?
¡Exacto! Por ahora nunca dejó ganancia, más bien lo contrario. La idea es que sea económicamente viable, pero sin dejar de ser accesible. Para calcular el precio de las entradas, un poco dividimos el costo, entonces es muy barato…. Aparte, hay lugares para quienes no tienen dinero. Pueden darnos una mano armando las cosas, y no pagar. El acceso pasa por la capacidad de cada uno de respetar el lugar, disfrutar y aportar algo, no por el dinero.

En muchos casos para llegar al festival hay que tomar varios medios de transporte antes de subirse a la lancha final ¿Qué crees que hace que el público se pegue semejante viaje para llegar?
¡No lo sé! Pero debe ser una combinación entre la música, el lugar, el público mismo que viene… como que se forma una comunidad temporal con gente que de alguna manera comparte algo.

Isla se inscribe en la denominada cumbia digital ¿Qué pasa con esa escena hoy en Buenos Aires? ¿Aparecen nuevos productores, se agregan más estilos, se va experimentando más allá de ZZK como referencia más visible?

Publicidad

Sucede que hoy hay muchos productores nuevos. La mayoría de los que tocamos en Islano tenemos más de 4 o 5 años con nuestros diferentes proyectos. El festival tiene una impronta electrónica, pero en la medida en que la electrónica en sí misma no es nada más que un medio: te permite, sin más que un par de equipos portátiles, generar montones de sonidos en cualquier parte. En Isla hay varios artistas que vamos para el lado de la cumbia y lo folklórico, pero también hay otros que apuntan más a la canción o lo que sería el indie. Nuestra grilla se "cura", por así decirlo, pero parte de la curación es también el hecho de que los músicos compartan el concepto del festival.

Sigue a THUMP México en Facebook


Ochenta kilómetros al norte de la ciudad de Buenos Aires, el río Paraná, que nace en Brasil y fluye por Paraguay hacia el sur, abre sus venas en incontables arroyos y ríos secundarios que forman un edén subtropical: el Delta del Tigre. Ese plexo de aguas mansas y verde inacabable es medio, mensaje y fin de Isla; e Isla podría reducirse a un festival de electrónica andina/cumbia digital con acampe y gracias psicodélicas.

Pero es mucho más: ¿Qué hace que una buena cantidad de gente se movilice por tierra y agua para llegar a un evento difundido en redes y de boca en boca? Lo que ofrece Isla –y el amanecer tiene que encontrarte sentado en un muelle isleño para notar esto- es una fusión plena de tu yo con en el aura de la selva. Una experiencia amplificada por el setting natural y el espíritu de comunidad.

Para conocer más sobre el armado del festival y la escena que cristalizan los colectivos que lo integran, Thump charló con San Ignacio, uno de los organizadores del encuentro. Además platicamos con Bienvenidos a la Computadora y Rumbo Tumba, dos de los muchos músicos que encenderán las noches del Delta entre el 8 y el 10 de diciembre.

THUMP: ¿Cómo surgió Isla?
San Ignacio: Se generó de a poco. Yo vivo en una de las islas del Delta y fue surgiendo espontáneamente con otras personas de ahí. Habíamos hecho un par de fiestas más pequeñas, y una amiga me presentó a Ana, la dueña del terreno donde hacemos el festival. ¡Es una persona increíble!. Ahí se alineó todo. Tomó unos dos meses la logística. Justo había una demolición cerca, así que aproveché las maderas de esa casa para armar el escenario, y con otros materiales fuimos armando la decoración y otras cosas. Parte de la gracia es utilizar y reutilizar desechos y elementos del lugar. Y también tener un sonido bueno pero no demasiado fuerte por una cuestión de respeto al lugar hermoso que tenemos. Para cuidarlo. También queríamos que la entrada no fuera costosa, para que pudieran venir todos.

El festival demanda pensar en transporte por el río, infraestructura, sonido, artistas, seguridad....es un trabajo de meses que, más que ganancia, debe dejar como saldo la experiencia consciente de integrarse a un medio natural como el delta a través de la música. ¿Es así?
¡Exacto! Por ahora nunca dejó ganancia, más bien lo contrario. La idea es que sea económicamente viable, pero sin dejar de ser accesible. Para calcular el precio de las entradas, un poco dividimos el costo, entonces es muy barato.... Aparte, hay lugares para quienes no tienen dinero. Pueden darnos una mano armando las cosas, y no pagar. El acceso pasa por la capacidad de cada uno de respetar el lugar, disfrutar y aportar algo, no por el dinero.

En muchos casos para llegar al festival hay que tomar varios medios de transporte antes de subirse a la lancha final ¿Qué crees que hace que el público se pegue semejante viaje para llegar?
¡No lo sé! Pero debe ser una combinación entre la música, el lugar, el público mismo que viene... como que se forma una comunidad temporal con gente que de alguna manera comparte algo.

Isla se inscribe en la denominada cumbia digital ¿Qué pasa con esa escena hoy en Buenos Aires? ¿Aparecen nuevos productores, se agregan más estilos, se va experimentando más allá de ZZK como referencia más visible?

Sucede que hoy hay muchos productores nuevos. La mayoría de los que tocamos en Islano tenemos más de 4 o 5 años con nuestros diferentes proyectos. El festival tiene una impronta electrónica, pero en la medida en que la electrónica en sí misma no es nada más que un medio: te permite, sin más que un par de equipos portátiles, generar montones de sonidos en cualquier parte. En Isla hay varios artistas que vamos para el lado de la cumbia y lo folklórico, pero también hay otros que apuntan más a la canción o lo que sería el indie. Nuestra grilla se "cura", por así decirlo, pero parte de la curación es también el hecho de que los músicos compartan el concepto del festival.

El festival yuxtapone naturaleza y digitalidad: lo tangible y lo intangible se hacen uno en la experiencia de cada participante. Al mismo tiempo, se mezcla un setting selvático y una música soportada por la tecnología. ¿Hay una contradicción positiva entre lo electrónico y lo natural?

Isla Festival pertenece al ala anarco-filo-marxista del peronismo [Nota del redactor: un amplio y esencial movimiento político argentino que nadie que aprecie su vida intentaría definir mediante una nota de redactor], así que pensaríamos que lo que desgasta al ser humano es la explotación laboral y mental que sufre permanentemente, en especial en el tercer mundo, y no la ciudad misma ni la tecnología, aunque estas estén configuradas dentro de esa misma estructura. No creo que haya una contradicción entre lo electrónico y lo natural, lo primero forma parte de lo segundo, y puede ayudarnos a disfrutarlo más. Ni tampoco una intención de volver a un origen, pero sí de retomar elementos -desde músicas hasta formas de organización y celebración- que por distintas causas la cultura masiva ha ido desestimando. Tomarlos y vivirlos con los recursos que tenemos hoy. Nadie quiere ser un héroe que salve al folklore perdido, sino que queremos que siga fluyendo y poder bailarlo en nuestros términos.

¿Qué músicos deberían explorar quienes estén interesados en la propuesta de Isla?

Preferiría mucho más recomendarles tres colectivos que participan del festival. Me parece más interesante que después cada uno investigue lo que desee. Esos serían Fértil Discos, Shika Shika y Subklub.

Fotografías: Facebook Festival ISLA

Uno de los debutantes en el festival serán las mágicas Julieta Papi y Delia Iglesias, pulso y voz de Bienvenidos a la Computadora, un dúo del sur de Buenos Aires que expresa como pocos la mixtura entre lo ancestral y lo digital. En diálogo con Thump, contaron: "Vivimos esto con muchas expectativas porque es la primera vez que vamos a Isla y porque lo vemos como parte de un movimiento más grande que une naturaleza y digitalidad. Hemos tocado en lugares como Brandsen, y Rio Quilpo, rodeadas de naturaleza. Y ahí es donde la música nace. Creemos que esta corriente crece porque cada vez más personas pueden producir su música con medios digitales y electrónicos".

"Y a su vez es claro que la juventud necesita volver a un reconocimiento con la naturaleza, un medio que modera y equilibra. La fusión que encontramos en nuestra música es un vehículo que une crianzas invadidas por la cultura estadounidense y la cultura propia de América del Sur, a la cual no hemos tenido tanto acceso. Como sudamericanas, pretendemos que se siga expandiendo nuestra historia y nuestros exponentes musicales. Sentimos que esa fusión puede devolver una sensibilidad perdida, siempre que sea a los oídos que quieran oírla", añadió.

Relacionados: Avanzada Latinoamericana 040: El Remolón (ARG)

Otro que hay que conocer -y que nació entre amarras y orillas- es Facundo Salgado a.k.a. Rumbo Tumba, un productor oriundo del Delta que el año pasado tocó en el Festival Ajusco en CDMX. "En mi caso particular tocar en Isla es bastante natural. Crecí en la ciudad de Campana, con el río a 10 minutos en bici. Un lugar unos kilómetros abajo de donde se realizará festival. Creo que la propuesta de Isla tiene que ver con la evolución de la música. Así como en su momento se cambió la afinación y construcción de los instrumentos de los pueblos originarios para que estos entraran en la escala occidental y poder tocarlos junto a una guitarra española, hoy nosotros mezclamos esos instrumentos con los sonidos propios de la urbe en esta era que vivimos."

"Mi último trabajo, "Cable Tierra", (EP 2015) lleva ese nombre justamente por esto. Cable por esta era que vivimos en la cual los cables cruzan nuestra vida y Tierra por esa añoranza casi antropológica del pasado de nuestro continente, con sus pueblos, sus culturas, su música y la Madre Tierra siendo respetada. Bajo este concepto intento fundir estos dos mundos de modo armónico y sincero, sin olvidar nuestras raíces pero rescatando las cosas lindas de este espacio y tiempo en el que vivimos. Por ejemplo, con un colectivo llamado "Delta Respira" estamos presentando "La Línea del Río", un audiovisual que busca visibilizar las posibilidades y el potencial humano, ecosistémico y productivo del Delta. El fin último es rescatar la cultura isleña y llevarla tanto al continente, como a ese Delta que le da sentido y razón de ser. Aparte de presentarlo en varias ciudades, tuvimos la dicha de poder llevar este show a varias escuelas de las islas."

Fotografía: Alejo Saravia

El ISLA Festival se llevará a cabo en la mitad del Arroyo Esperitaen Argentina durante el 8 y 9 de Diciembre de este año. Para más información de este evento puedes dar click aquí.

Conéctate con el Festival ISLA en: Facebook

Continúa leyendo:

Tropikal Ravers, el latido regional de los estados alterados

Beat de raíz: Guía THUMP a la electrónica andina

Cómo el búho encontró sus alas

El festival yuxtapone naturaleza y digitalidad: lo tangible y lo intangible se hacen uno en la experiencia de cada participante. Al mismo tiempo, se mezcla un setting selvático y una música soportada por la tecnología. ¿Hay una contradicción positiva entre lo electrónico y lo natural?

Isla Festival pertenece al ala anarco-filo-marxista del peronismo [Nota del redactor: un amplio y esencial movimiento político argentino que nadie que aprecie su vida intentaría definir mediante una nota de redactor], así que pensaríamos que lo que desgasta al ser humano es la explotación laboral y mental que sufre permanentemente, en especial en el tercer mundo, y no la ciudad misma ni la tecnología, aunque estas estén configuradas dentro de esa misma estructura. No creo que haya una contradicción entre lo electrónico y lo natural, lo primero forma parte de lo segundo, y puede ayudarnos a disfrutarlo más. Ni tampoco una intención de volver a un origen, pero sí de retomar elementos -desde músicas hasta formas de organización y celebración- que por distintas causas la cultura masiva ha ido desestimando. Tomarlos y vivirlos con los recursos que tenemos hoy. Nadie quiere ser un héroe que salve al folklore perdido, sino que queremos que siga fluyendo y poder bailarlo en nuestros términos.

Publicidad

¿Qué músicos deberían explorar quienes estén interesados en la propuesta de Isla?

Preferiría mucho más recomendarles tres colectivos que participan del festival. Me parece más interesante que después cada uno investigue lo que desee. Esos serían Fértil Discos, Shika Shika y Subklub.

Fotografías: Facebook Festival ISLA

Uno de los debutantes en el festival serán las mágicas Julieta Papi y Delia Iglesias, pulso y voz de Bienvenidos a la Computadora, un dúo del sur de Buenos Aires que expresa como pocos la mixtura entre lo ancestral y lo digital. En diálogo con Thump, contaron: "Vivimos esto con muchas expectativas porque es la primera vez que vamos a Isla y porque lo vemos como parte de un movimiento más grande que une naturaleza y digitalidad. Hemos tocado en lugares como Brandsen, y Rio Quilpo, rodeadas de naturaleza. Y ahí es donde la música nace. Creemos que esta corriente crece porque cada vez más personas pueden producir su música con medios digitales y electrónicos".

"Y a su vez es claro que la juventud necesita volver a un reconocimiento con la naturaleza, un medio que modera y equilibra. La fusión que encontramos en nuestra música es un vehículo que une crianzas invadidas por la cultura estadounidense y la cultura propia de América del Sur, a la cual no hemos tenido tanto acceso. Como sudamericanas, pretendemos que se siga expandiendo nuestra historia y nuestros exponentes musicales. Sentimos que esa fusión puede devolver una sensibilidad perdida, siempre que sea a los oídos que quieran oírla", añadió.

Relacionados: Avanzada Latinoamericana 040: El Remolón (ARG)

Otro que hay que conocer -y que nació entre amarras y orillas- es Facundo Salgado a.k.a. Rumbo Tumba, un productor oriundo del Delta que el año pasado tocó en el Festival Ajusco en CDMX. "En mi caso particular tocar en Isla es bastante natural. Crecí en la ciudad de Campana, con el río a 10 minutos en bici. Un lugar unos kilómetros abajo de donde se realizará festival. Creo que la propuesta de Isla tiene que ver con la evolución de la música. Así como en su momento se cambió la afinación y construcción de los instrumentos de los pueblos originarios para que estos entraran en la escala occidental y poder tocarlos junto a una guitarra española, hoy nosotros mezclamos esos instrumentos con los sonidos propios de la urbe en esta era que vivimos."

"Mi último trabajo, "Cable Tierra", (EP 2015) lleva ese nombre justamente por esto. Cable por esta era que vivimos en la cual los cables cruzan nuestra vida y Tierra por esa añoranza casi antropológica del pasado de nuestro continente, con sus pueblos, sus culturas, su música y la Madre Tierra siendo respetada. Bajo este concepto intento fundir estos dos mundos de modo armónico y sincero, sin olvidar nuestras raíces pero rescatando las cosas lindas de este espacio y tiempo en el que vivimos. Por ejemplo, con un colectivo llamado "Delta Respira" estamos presentando "La Línea del Río", un audiovisual que busca visibilizar las posibilidades y el potencial humano, ecosistémico y productivo del Delta. El fin último es rescatar la cultura isleña y llevarla tanto al continente, como a ese Delta que le da sentido y razón de ser. Aparte de presentarlo en varias ciudades, tuvimos la dicha de poder llevar este show a varias escuelas de las islas."

Fotografía: Alejo Saravia

El ISLA Festival se llevará a cabo en la mitad del Arroyo Esperitaen Argentina durante el 8 y 9 de Diciembre de este año. Para más información de este evento puedes dar click aquí.

Conéctate con el Festival ISLA en: Facebook

Continúa leyendo:

Tropikal Ravers, el latido regional de los estados alterados

Beat de raíz: Guía THUMP a la electrónica andina

Cómo el búho encontró sus alas