FYI.

This story is over 5 years old.

Memorias del Subsuelo: NiñosIndigo, la creadora del Vudu-wave

Funciona como sedante y freno a la violenta velocidad con la que hoy se vive
6.5.15
NiñosIndigo

Niñosindigo es una de los proyectos que más escucho desde el año pasado. Me funciona como sedante y freno a la violenta velocidad con la que hoy se vive. Especialmente en esta trucada ciudad. Nos encontramos ante esa clase de canciones que te transportan a una utópica dimensión de la que no quisieras volver nunca. Su música, cargada de una densa mística, me parece una de las propuestas más originales e interesantes que actualmente hay en el ámbito subterráneo de la música electrónica del continente latinoamericano. El género, si de definir se trata, forzosamente tendría que ser Vudu-wave.

Publicidad

En ella pululan los sampleos de burros rezongones y lamas bramadoras; detrás, te inunda el sonido de las olas del mar y la suave brisa de una recóndita provincia chilena, te arrulla el murmullo de un exquisito diálogo entre la flora, la fauna y un ordenador; sintetizadores desfasados, sólidas percusiones candombe y muchos más instrumentos que otorgan a sus composiciones, un sonido folclórico-lofi-electrónico-metálico-policromático-ceremonial. Un ritual digno de nuestra época, que sin caer en la exotización de los elementos vernáculos, logra exponerlos de una manera demasiado pura y demasiado bella.

Aunado a todo lo anterior, Valeria Hernández, añade algunos cánticos y/o relata pedazos de lo que yo consideraría poesía, con su propia voz, que resulta azúcar mascabado para tus oídos. Para tu espíritu.

Escucha y descarga "Blanco", el track que nos regaló en exclusiva para las Memorias del Subsuelo mientras conoces más a fondo el proceso creativo de esta maestra de ceremonias contemporánea.

Niñosindigo es una de los proyectos que más escucho desde el año pasado. Me funciona como sedante y freno a la violenta velocidad con la que hoy se vive. Especialmente en esta trucada ciudad. Nos encontramos ante esa clase de canciones que te transportan a una utópica dimensión de la que no quisieras volver nunca. Su música, cargada de una densa mística, me parece una de las propuestas más originales e interesantes que actualmente hay en el ámbito subterráneo de la música electrónica del continente latinoamericano. El género, si de definir se trata, forzosamente tendría que ser Vudu-wave.

En ella pululan los sampleos de burros rezongones y lamas bramadoras; detrás, te inunda el sonido de las olas del mar y la suave brisa de una recóndita provincia chilena, te arrulla el murmullo de un exquisito diálogo entre la flora, la fauna y un ordenador; sintetizadores desfasados, sólidas percusiones candombe y muchos más instrumentos que otorgan a sus composiciones, un sonido folclórico-lofi-electrónico-metálico-policromático-ceremonial. Un ritual digno de nuestra época, que sin caer en la exotización de los elementos vernáculos, logra exponerlos de una manera demasiado pura y demasiado bella.

Aunado a todo lo anterior, Valeria Hernández, añade algunos cánticos y/o relata pedazos de lo que yo consideraría poesía, con su propia voz, que resulta azúcar mascabado para tus oídos. Para tu espíritu.

Escucha y descarga "Blanco", el track que nos regaló en exclusiva para las Memorias del Subsuelo mientras conoces más a fondo el proceso creativo de esta maestra de ceremonias contemporánea.

¿Cuál es el nombre de tu proyecto y cuanto tiempo tiene de vida?

Este proyecto personal se llama NiñosIndigo, todo junto, y partió hace aproximadamente dos años. Surge como un catalizador de pensamientos pa' calmar la ansiedad, el aislamiento, la necesidad de comunicarse...

¿Qué clase de géneros, ritmos y sonidos exploras usualmente? ¿Qué etiquetas y adjetivos utilizarías para describir tu sonido?

Los ritmos son a base de instrumentos hindúes, con grabaciones de tambores y melodías africolatinoamericanas. Me produce mucho placer lograr repeticiones rítmicas de sonidos orgánicos y sintéticos. Un amigo gringo me dijo que lo que hacía era "vudú", me gusta esa palabra y siento que representa de alguna manera este experimento de sanación personal, algo de misticismo hay (risas). Uh, olvidé prender el palo santo...

¿Podrías describir tu proceso de creación a grandes rasgos?

¡El proceso es tan variable! porque como es la manifestación de mi interior; cuando tengo pena, alegría o alguna emoción fuerte del momento es cuando me dan ganas de ponerlo en una canción, prendo el computador y empiezo a generar bases que sean coherentes con esas sensaciones en mi mente y a partir de ahí grabo las voces, conectando el micrófono a la misma computadora.

¿Qué música escuchabas cuando pequeña y como fue que llegaste a la producción de música electrónica experimental?

Cuando chica recuerdo mucho haberme pegado a la radio por algunas canciones favoritas de algunos clichés; Simply Red, Sade, Seal, era muy romántica ahora que lo pienso (risas), como la niña gordita de Carrusel. En la adolescencia fueron cosas como The Books, Magnetic Fields, Lucky Dragons, Stevie Moore, etc.

La experimentación musical surgió cuando el amigo Lluvia Morada, me dió un intensivo de cómo usar Ableton Live con el controlador. Así tal cual aprendí un dia a cómo hilar grabaciones que tenía en mp3, algunas bases de cuando bailaba candombe, de la laguna cerca de mi casa, de mi hija cuando era pequeña, darle un sentido a tanta cosa que se guarda en estas carpetas. Y bueno, descubrí el maravilloso mundo de los VST, una puerta rosadita hacia el paraíso de ocio y la creación.

¿Y sabes tocar algún instrumento analógico?

¡No! nada, por ahora no me ha sido necesario para llegar a lo que busco, ya que lo que hago es super bruto y me gusta que esa esencia permanezca porque es, de alguna manera, mi verdad de lo que siento, pienso y cómo lo manifiesto en un momento particular. Que el aprendizaje de nuevas variantes auditivas se base en encontrar sonidos como gotas de agua, respiraciones, ramas quebrándose, y todo eso ponerlo en una melodía que hable de una ciudad lluviosa está bien también.

¿Actualmente cuantos materiales has lanzado de manera oficial?

Físicamente sólo he lanzado el cassette de Selva a través de los amigos de No Problema Tapes.

¿En dónde encuentras la inspiración o en dónde te encuentra ella regularmente?

En mi hija, el bosque y la laguna, los amantes, el cielo, el mar, la luna, las estrellas, el gato. La inspiración me encuentra siempre cuando tengo el pecho apretado, tarde, en la noche por lo general, sanación nocturna.

¿En qué contexto considerarías es más propicio escuchar tu música?

Creo que durante un viaje no tan largo, porque siento que los loops después de un buen rato agotan.

¿Qué estás escuchando recientemente?

Algunos favoritos de siempre como Sean Nicholas Savage, Part Time, Davida Loca, Tonstartssbandht, The Garden, Puzzle, Blood Orange y mi favorito Run DMT pero no la banda dubstep sino que el proyecto de Mike Collins.

¿Y sus exponentes favoritos de música electrónica contemporánea latinoamericana?

Uhm... creo que por ahora puros amigos; Ramburutse & Lavondasay, Acrobatic, algo más bailable sería Mkrni, Jungla Poder, Silly Rave y Atacama <3. Hace poco conocí a Qapac que creo es de Perú, está bacán también.

¿Qué nos cuentas de la escena local Chilena en donde la que te desenvuelves?

No me gusta salir mucho, soy bastante ermitaña y por lo general disfruto más de ver documentales de ovnis o dibujando con mi hija, que saliendo. Puedo contar de lo poco que he percibido en Concepción y Santiago, ciudad natal y la capital, donde estoy actualmente.

En Concepción la gente es menos receptiva, pero los músicos son como más honestos con lo que hacen y hay mucha experimentación. Si bien estar acá y generar cosas es como nadar contra la corriente, esa misma energía que reprime hace que uno se encapsule (risas), por lo que pienso que Conce es una pequeña isla incubadora de proyectos electrónicos maravillosos, algunos talentos son Nabucodonosor, Polystation y Valentina Villarroel.

Santiago, como es capital concentra una energía más superficial, lo que sí, posibilita a la reciprocidad ya que obviamente hay más gente, veinte veces más que en Conce, y uno se siente más pleno mientras encuentres con quien compartir y crear. Han surgido varios gestores autogestionados que promueven la música experimental como los No Problema Tapes, Yellow Moon Records, Ciudad Bombardeada, y algunos chicos músicos que admiro se mueven organizando cosas geniales como Iovi, Andrea Paz, Vicente Palma.

¿En qué estás trabajando actualmente? ¿qué viene este año por tu parte?

Actualmente estoy en conversaciones con una label de las europas para hacer un vinilo. No es nada concreto pero si resulta, ya a fines de año tendría un LP en estado físico, sería de lujo. También espero coordinar algunos viajes por latinoamérica para compartir con algunos amigos re-loquitos que conocí por Soundcloud.

Conéctate con Niñosindigo en: Soundcloud // Facebook

¿Cuál es el nombre de tu proyecto y cuanto tiempo tiene de vida?

Este proyecto personal se llama NiñosIndigo, todo junto, y partió hace aproximadamente dos años. Surge como un catalizador de pensamientos pa' calmar la ansiedad, el aislamiento, la necesidad de comunicarse…

¿Qué clase de géneros, ritmos y sonidos exploras usualmente? ¿Qué etiquetas y adjetivos utilizarías para describir tu sonido?

Los ritmos son a base de instrumentos hindúes, con grabaciones de tambores y melodías africolatinoamericanas. Me produce mucho placer lograr repeticiones rítmicas de sonidos orgánicos y sintéticos. Un amigo gringo me dijo que lo que hacía era "vudú", me gusta esa palabra y siento que representa de alguna manera este experimento de sanación personal, algo de misticismo hay (risas). Uh, olvidé prender el palo santo…

Publicidad

¿Podrías describir tu proceso de creación a grandes rasgos?

¡El proceso es tan variable! porque como es la manifestación de mi interior; cuando tengo pena, alegría o alguna emoción fuerte del momento es cuando me dan ganas de ponerlo en una canción, prendo el computador y empiezo a generar bases que sean coherentes con esas sensaciones en mi mente y a partir de ahí grabo las voces, conectando el micrófono a la misma computadora.

¿Qué música escuchabas cuando pequeña y como fue que llegaste a la producción de música electrónica experimental?

Cuando chica recuerdo mucho haberme pegado a la radio por algunas canciones favoritas de algunos clichés; Simply Red, Sade, Seal, era muy romántica ahora que lo pienso (risas), como la niña gordita de Carrusel. En la adolescencia fueron cosas como The Books, Magnetic Fields, Lucky Dragons, Stevie Moore, etc.

La experimentación musical surgió cuando el amigo Lluvia Morada, me dió un intensivo de cómo usar Ableton Live con el controlador. Así tal cual aprendí un dia a cómo hilar grabaciones que tenía en mp3, algunas bases de cuando bailaba candombe, de la laguna cerca de mi casa, de mi hija cuando era pequeña, darle un sentido a tanta cosa que se guarda en estas carpetas. Y bueno, descubrí el maravilloso mundo de los VST, una puerta rosadita hacia el paraíso de ocio y la creación.

¿Y sabes tocar algún instrumento analógico?

¡No! nada, por ahora no me ha sido necesario para llegar a lo que busco, ya que lo que hago es super bruto y me gusta que esa esencia permanezca porque es, de alguna manera, mi verdad de lo que siento, pienso y cómo lo manifiesto en un momento particular. Que el aprendizaje de nuevas variantes auditivas se base en encontrar sonidos como gotas de agua, respiraciones, ramas quebrándose, y todo eso ponerlo en una melodía que hable de una ciudad lluviosa está bien también.

Publicidad

¿Actualmente cuantos materiales has lanzado de manera oficial?

Físicamente sólo he lanzado el cassette de Selva a través de los amigos de No Problema Tapes.

Niñosindigo es una de los proyectos que más escucho desde el año pasado. Me funciona como sedante y freno a la violenta velocidad con la que hoy se vive. Especialmente en esta trucada ciudad. Nos encontramos ante esa clase de canciones que te transportan a una utópica dimensión de la que no quisieras volver nunca. Su música, cargada de una densa mística, me parece una de las propuestas más originales e interesantes que actualmente hay en el ámbito subterráneo de la música electrónica del continente latinoamericano. El género, si de definir se trata, forzosamente tendría que ser Vudu-wave.

En ella pululan los sampleos de burros rezongones y lamas bramadoras; detrás, te inunda el sonido de las olas del mar y la suave brisa de una recóndita provincia chilena, te arrulla el murmullo de un exquisito diálogo entre la flora, la fauna y un ordenador; sintetizadores desfasados, sólidas percusiones candombe y muchos más instrumentos que otorgan a sus composiciones, un sonido folclórico-lofi-electrónico-metálico-policromático-ceremonial. Un ritual digno de nuestra época, que sin caer en la exotización de los elementos vernáculos, logra exponerlos de una manera demasiado pura y demasiado bella.

Aunado a todo lo anterior, Valeria Hernández, añade algunos cánticos y/o relata pedazos de lo que yo consideraría poesía, con su propia voz, que resulta azúcar mascabado para tus oídos. Para tu espíritu.

Escucha y descarga "Blanco", el track que nos regaló en exclusiva para las Memorias del Subsuelo mientras conoces más a fondo el proceso creativo de esta maestra de ceremonias contemporánea.

¿Cuál es el nombre de tu proyecto y cuanto tiempo tiene de vida?

Este proyecto personal se llama NiñosIndigo, todo junto, y partió hace aproximadamente dos años. Surge como un catalizador de pensamientos pa' calmar la ansiedad, el aislamiento, la necesidad de comunicarse...

¿Qué clase de géneros, ritmos y sonidos exploras usualmente? ¿Qué etiquetas y adjetivos utilizarías para describir tu sonido?

Los ritmos son a base de instrumentos hindúes, con grabaciones de tambores y melodías africolatinoamericanas. Me produce mucho placer lograr repeticiones rítmicas de sonidos orgánicos y sintéticos. Un amigo gringo me dijo que lo que hacía era "vudú", me gusta esa palabra y siento que representa de alguna manera este experimento de sanación personal, algo de misticismo hay (risas). Uh, olvidé prender el palo santo...

¿Podrías describir tu proceso de creación a grandes rasgos?

¡El proceso es tan variable! porque como es la manifestación de mi interior; cuando tengo pena, alegría o alguna emoción fuerte del momento es cuando me dan ganas de ponerlo en una canción, prendo el computador y empiezo a generar bases que sean coherentes con esas sensaciones en mi mente y a partir de ahí grabo las voces, conectando el micrófono a la misma computadora.

¿Qué música escuchabas cuando pequeña y como fue que llegaste a la producción de música electrónica experimental?

Cuando chica recuerdo mucho haberme pegado a la radio por algunas canciones favoritas de algunos clichés; Simply Red, Sade, Seal, era muy romántica ahora que lo pienso (risas), como la niña gordita de Carrusel. En la adolescencia fueron cosas como The Books, Magnetic Fields, Lucky Dragons, Stevie Moore, etc.

La experimentación musical surgió cuando el amigo Lluvia Morada, me dió un intensivo de cómo usar Ableton Live con el controlador. Así tal cual aprendí un dia a cómo hilar grabaciones que tenía en mp3, algunas bases de cuando bailaba candombe, de la laguna cerca de mi casa, de mi hija cuando era pequeña, darle un sentido a tanta cosa que se guarda en estas carpetas. Y bueno, descubrí el maravilloso mundo de los VST, una puerta rosadita hacia el paraíso de ocio y la creación.

¿Y sabes tocar algún instrumento analógico?

¡No! nada, por ahora no me ha sido necesario para llegar a lo que busco, ya que lo que hago es super bruto y me gusta que esa esencia permanezca porque es, de alguna manera, mi verdad de lo que siento, pienso y cómo lo manifiesto en un momento particular. Que el aprendizaje de nuevas variantes auditivas se base en encontrar sonidos como gotas de agua, respiraciones, ramas quebrándose, y todo eso ponerlo en una melodía que hable de una ciudad lluviosa está bien también.

¿Actualmente cuantos materiales has lanzado de manera oficial?

Físicamente sólo he lanzado el cassette de Selva a través de los amigos de No Problema Tapes.

¿En dónde encuentras la inspiración o en dónde te encuentra ella regularmente?

En mi hija, el bosque y la laguna, los amantes, el cielo, el mar, la luna, las estrellas, el gato. La inspiración me encuentra siempre cuando tengo el pecho apretado, tarde, en la noche por lo general, sanación nocturna.

¿En qué contexto considerarías es más propicio escuchar tu música?

Creo que durante un viaje no tan largo, porque siento que los loops después de un buen rato agotan.

¿Qué estás escuchando recientemente?

Algunos favoritos de siempre como Sean Nicholas Savage, Part Time, Davida Loca, Tonstartssbandht, The Garden, Puzzle, Blood Orange y mi favorito Run DMT pero no la banda dubstep sino que el proyecto de Mike Collins.

¿Y sus exponentes favoritos de música electrónica contemporánea latinoamericana?

Uhm... creo que por ahora puros amigos; Ramburutse & Lavondasay, Acrobatic, algo más bailable sería Mkrni, Jungla Poder, Silly Rave y Atacama <3. Hace poco conocí a Qapac que creo es de Perú, está bacán también.

¿Qué nos cuentas de la escena local Chilena en donde la que te desenvuelves?

No me gusta salir mucho, soy bastante ermitaña y por lo general disfruto más de ver documentales de ovnis o dibujando con mi hija, que saliendo. Puedo contar de lo poco que he percibido en Concepción y Santiago, ciudad natal y la capital, donde estoy actualmente.

En Concepción la gente es menos receptiva, pero los músicos son como más honestos con lo que hacen y hay mucha experimentación. Si bien estar acá y generar cosas es como nadar contra la corriente, esa misma energía que reprime hace que uno se encapsule (risas), por lo que pienso que Conce es una pequeña isla incubadora de proyectos electrónicos maravillosos, algunos talentos son Nabucodonosor, Polystation y Valentina Villarroel.

Santiago, como es capital concentra una energía más superficial, lo que sí, posibilita a la reciprocidad ya que obviamente hay más gente, veinte veces más que en Conce, y uno se siente más pleno mientras encuentres con quien compartir y crear. Han surgido varios gestores autogestionados que promueven la música experimental como los No Problema Tapes, Yellow Moon Records, Ciudad Bombardeada, y algunos chicos músicos que admiro se mueven organizando cosas geniales como Iovi, Andrea Paz, Vicente Palma.

¿En qué estás trabajando actualmente? ¿qué viene este año por tu parte?

Actualmente estoy en conversaciones con una label de las europas para hacer un vinilo. No es nada concreto pero si resulta, ya a fines de año tendría un LP en estado físico, sería de lujo. También espero coordinar algunos viajes por latinoamérica para compartir con algunos amigos re-loquitos que conocí por Soundcloud.

Conéctate con Niñosindigo en: Soundcloud // Facebook

¿En dónde encuentras la inspiración o en dónde te encuentra ella regularmente?

En mi hija, el bosque y la laguna, los amantes, el cielo, el mar, la luna, las estrellas, el gato. La inspiración me encuentra siempre cuando tengo el pecho apretado, tarde, en la noche por lo general, sanación nocturna.

¿En qué contexto considerarías es más propicio escuchar tu música?

Creo que durante un viaje no tan largo, porque siento que los loops después de un buen rato agotan.

¿Qué estás escuchando recientemente?

Algunos favoritos de siempre como Sean Nicholas Savage, Part Time, Davida Loca, Tonstartssbandht, The Garden, Puzzle, Blood Orange y mi favorito Run DMT pero no la banda dubstep sino que el proyecto de Mike Collins.

¿Y sus exponentes favoritos de música electrónica contemporánea latinoamericana?

Uhm… creo que por ahora puros amigos; Ramburutse & Lavondasay, Acrobatic, algo más bailable sería Mkrni, Jungla Poder, Silly Rave y Atacama <3. Hace poco conocí a Qapac que creo es de Perú, está bacán también.

¿Qué nos cuentas de la escena local Chilena en donde la que te desenvuelves?

No me gusta salir mucho, soy bastante ermitaña y por lo general disfruto más de ver documentales de ovnis o dibujando con mi hija, que saliendo. Puedo contar de lo poco que he percibido en Concepción y Santiago, ciudad natal y la capital, donde estoy actualmente.

Publicidad

En Concepción la gente es menos receptiva, pero los músicos son como más honestos con lo que hacen y hay mucha experimentación. Si bien estar acá y generar cosas es como nadar contra la corriente, esa misma energía que reprime hace que uno se encapsule (risas), por lo que pienso que Conce es una pequeña isla incubadora de proyectos electrónicos maravillosos, algunos talentos son Nabucodonosor, Polystation y Valentina Villarroel.

Santiago, como es capital concentra una energía más superficial, lo que sí, posibilita a la reciprocidad ya que obviamente hay más gente, veinte veces más que en Conce, y uno se siente más pleno mientras encuentres con quien compartir y crear. Han surgido varios gestores autogestionados que promueven la música experimental como los No Problema Tapes, Yellow Moon Records, Ciudad Bombardeada, y algunos chicos músicos que admiro se mueven organizando cosas geniales como Iovi, Andrea Paz, Vicente Palma.

¿En qué estás trabajando actualmente? ¿qué viene este año por tu parte?

Actualmente estoy en conversaciones con una label de las europas para hacer un vinilo. No es nada concreto pero si resulta, ya a fines de año tendría un LP en estado físico, sería de lujo. También espero coordinar algunos viajes por latinoamérica para compartir con algunos amigos re-loquitos que conocí por Soundcloud.

Conéctate con Niñosindigo en: Soundcloud // Facebook