Así es la vida de los tipos que evalúan a los futbolistas en los videojuegos
Ilustración de Arthur Porto
estadísticas en vena

Así es la vida de los tipos que evalúan a los futbolistas en los videojuegos

Hay cientos de personas en el mundo que se dedican a analizar los partidos de los futbolistas más desconocidos para ayudar a programar las medias de los jugadores en videojuegos como el FIFA, el PES o el Football Manager.
7.4.16

Sigue a VICE Sports en Facebook para descubrir qué hay más allá del juego:

¿Se puede traducir la genialidad de Lionel Messi en números? ¿Puntúan más sus disparos precisos que los zapatazos de Lukas Podolski? ¿Cuál es el riesgo de añadir atributos positivos a un jugador medio y convertirlo en un crack de mentira?

En todo el mundo, cientos de personas trabajan —con contrato laboral o no— en la evaluación de los jugadores de fútbol de carne y hueso para hacer lo más realista posible los videojuegos como el FIFA, el Pro Evolution Soccer y, sobre todo, el Football Manager, el que introduce más detalles y matices.

Más fútbol: ¿Tiene suerte el Madrid en los sorteos de Champions?

Parece una tarea sencilla: por supuesto que el madridista Cristiano Ronaldo merece puntuaciones mucho más altas que Pedro León, del Getafe. Pero cuando piensas en los detalles que implica el análisis objetivo de los criterios subjetivos que dominan el deporte rey, las cosas se complican.

Celso Fernando Jung, un programador de 25 años, se enfrenta a estos pequeños detalles casi a diario: de martes a domingo se traga varios partidos de fútbol; podrían ser desde un Barça-Madrid hasta un Ponferradina-Albacete. En su caso, al ser brasileño, son normalmente de la Série A carioca, desde un Corinthians-Atlético Mineiro hasta un Coritibia-Avaí.

Evidentemente, la valoración de Cristiano Ronaldo solo será comparable a la de superestrellas como Leo Messi o Neymar Jr. Foto de Juan Medina, Reuters

Celso debe fijarse en los detalles más nimios: si el portero A utiliza las manos a la hora de parar los chuts más complicados, si el defensor B es muy rápido, si el mediocentro C hace una buen desplazamiento lateral o si el delantero tiende a encarar portería en vez de repartir juego. Su rol, en el fondo, es muy similar al de cualquier ojeador de un club de fútbol.

El resultado de sus evaluaciones se traduce en hojas de cálculo eternas que llegan a las oficinas en Londres de la empresa Sports Interactive, responsable del Football Manager (FM). Según las valoraciones de Celso, pueden entrar en el juego nuevos talentos como Sergi Samper, mientras que leyendas como Andrés Iniesta van bajando de media a medida que envejecen.

Publicidad

Sin los voluntarios que están dispuestos a trabajar como ojeadores sería imposible controlar la evolución de los miles de jugadores de equipos de todo el mundo que aparecen en el juego.

Para un colaborador veterano como Celso, que vive en Joaçaba (Santa Catarina, Brasil) y trabaja con FM desde el año 2009, llega un punto en que la rutina es simple. "El trabajo es algo constante, por lo que la mayoría de los jugadores están listos y hay pocas modificaciones que hacer a lo largo de la temporada", asegura. "Presto más atención a los jugadores que salen de la cantera: allí hay más información que rellenar".

Los campos más importantes a rellenar, de hecho, son muy específicos y requieren mucha atención. "Trato de ver qué pie prefiere utilizar el jugador, si le gusta disparar desde fuera del área, si recibe las faltas sin caerse, si le gusta dar pases largos, si prefiere pasar en lugar de chutar, si utiliza a veces su pie débil en las jugadas… todo".

La valoración de Iniesta no cambiará de partido en partido: como mucho, crecerá de año en año. Foto de Kai Pfaffenbach, Reuters

Los puntos para los atributos se marcan partido a partido, pero los voluntarios deben mantener una perspectiva general. "Tenemos que aprender a distinguir de si se trata de una buena o mala racha o si es una tendencia más constante", explica Celso.

"Por ejemplo: si Neymar Jr. lleva diez partidos sin marcar, sería un error bajar su media de finalización, ya que el tipo sigue siendo Neymar", explica. "Pero si se pasa una temporada sin marcar goles y es superado por otros jugadores del equipo, es el momento de revisar sus medias".

Publicidad

Konami, la empresa desarrolladora del Pro Evolution Soccer, tiene una empresa especializada que proporciona datos precisos acerca de los jugadores de todo el mundo. Los creadores del FIFA y del Football Manager también tienen empleados para esa tarea, aunque el enfoque se centra más en la apariencia de los jugadores y los uniformes: pulseras, tatuajes, el uso de camisetas de manga larga los días de partido de frío o la lluvia… cualquier detalle importa.

Por mucho que Neymar tenga un mal día o una mala semana, sus medias no van a bajar de la noche a la mañana. Imagen vía FM

Sports Interactive busca tal nivel de precisión en los aspectos técnicos de los jugadores que incluso utiliza un software de análisis de los futbolistas para cuadrar los datos: en sus servidores se pueden encontrar los datos de más de 250.000 deportistas. Varios secretarios técnicos profesionales utilizan el juego para encontrar talentos perdidos y hacer pruebas; incluso algunas radios anglosajonas han utilizado el juego para analizar a los jugadores.

"Creo que todos los juegos usan más o menos los mismos criterios de evaluación, ya que todos tratan de reproducir lo mismo. Simplemente, hay algunos juegos que quizás sean algo más conservadores en la elección de los atributos", explica Paulo Freitas, ojeador jefe de Football Manager en Brasil desde 2005.

Ojear a futbolistas como Neymar Jr. es bastante sencillo, pero… ¿qué tal hacerlo cada día con futbolistas de Tercera? Foto de Ricardo Moraes, Reuters

Freitas vive en Río de Janeiro y analiza unos diez partidos a la semana. También coordina el equipo de FM brasileño, que cuenta con 25 personas repartidas por todo el país. La compañía utiliza a los analistas exclusivos para los equipos más importantes, mientras que el resto se preocupan de pequeños grupos de equipos menores: "Por ejemplo, todos los equipos del área de Santa Catarina", explica Paul.

"Los ojeadores hacen su trabajo y me envían los cambios de los equipos que han observado". En todo el mundo, hay otras 60 personas que ejercen el mismo cargo que Freitas. Paulo no especifica cuánto gana por sus servicios, que compagina con su otro empleo como abogado. No todos los empleados reciben un salario, de hecho, y el trabajo varía mucho según su disponibilidad.

Recuerdo que Wayne Rooney tenía una media horrible en el FM 2004, cuando aún estaba en el Everton, pero nadie se acuerda de eso, ya que apenas existía allí

Celso Fernando Jung, ojeador de Football Manager en Brasil

Con el paso de las jornadas, el aspecto subjetivo del deporte puede modificar las medias objetivas del inicio de curso: aquí es donde podemos observar las grandes diferencias entre los distintos videojuegos.

Publicidad

En el PES, el defensa Dedé y el mediapunta Andrés D'Alessandro —imagínatelos como si fueran Álvaro Arbeloa y Gareth Bale, por nombrar a dos futbolistas más cercanos— tienen una media más alta que en el FM, que tiene en cuenta que el primero sale de una lesión y que el segundo lleva varios partidos sin dar su mejor versión.

A menudo, el sistema matemático de estos juegos no funciona del todo bien: en 2013, por ejemplo, el PES eligió al colombiano Pablo Armero como ¡el mejor lateral izquierdo del mundo! Aún así, el PES sí acertó al elegir los mejores equipos de Brasil en 2015: el Corinthians acabó primero y el Atlético Mineiro fue segundo tanto en la liga virtual como en la real.

Los ojeadores de Football Manager no dieron en el clavo en el caso de Wayne Rooney en 2002. Imagen vía FM

En el caso de Football Manager, una franquicia hace décadas que analiza los aspectos técnicos de los jugadores, hay innumerables ejemplos de jugadores jóvenes que no progresaron lo esperado mientras que otros se convirtieron en auténticas estrellas a pesar de no contar con buenas perspectivas.

El caso más divertido es bastante reciente. A comienzos de 2016, Miles Jacobson, director del proyecto Football Manager, declaró al periódico británico Daily Mirror que se había disculpado ante el delantero del Tottenham Hotspur FC Harry Kane por no haberle dado buenas medias en versiones anteriores del juego.

"Recuerdo que Wayne Rooney tenía una media horrible con el Everton FC de la 2003-04, pero nadie se acuerda, ya que apenas existía allí", explica Celso. No hacer falta decir que hay más aciertos que fallos en las previsiones del FM.

Publicidad

El empeño para mejorar el fútbol en cada país crea un juego cada vez más realista. El proceso que siguen los mejores ojeadores ayuda mucho a cumplir con el objetivo de ser muy precisos: "Prefiero pasarme de corto que de largo, vigilo mucho las puntuaciones de los más jóvenes ya que no me gusta inventarme futuras leyendas", comenta Celso.

"Lulinha, un chaval del Corinthians, obtuvo una media de crack con 17 años y apuntaba a la selección. Al final no fue así: ni selección ni nada. Fue una experiencia de aprendizaje para todos", recuerda el joven analista.

El Perfil de Freddy Adu cuando la franquicia FM se llamaba Championship Manager: con 14 años se le puso una valoración propia del nuevo Pelé… y al final no hizo nada de nada. Imagen vía FM

Para trabajar como ojeador, el aspirante deberá entrar en las páginas web de los productoras de los videojuegos y abrir un perfil personal. En general, los voluntarios comienzan evaluando a algunos jugadores durante algunos partidos para poner a prueba sus habilidades: no es para nada una tarea fácil, ya que el ojeador debe ver más allá de los pases largos o cortos del jugador y necesita reparar en la agresividad o la capacidad mental del jugador, entre otras cosas.

En el caso del FIFA y el Football Manager, es habitual que los voluntarios se conviertan en proveedores de datos y, por tanto, su afición al videojuego se convierte en un trabajo. Quién quiere serlo necesita dos características: dedicación y paciencia para soportar esos partidos horrendos que existen en cualquier liga y rincón del planeta.

Otro requisito es la imparcialidad para no sobrerrepresentar a auténticos paquetes por afinidad a unos colores. Celso, por ejemplo, llegó a analizar a algunos jugadores del SE Palmeiras, el equipo de su corazón.

Hacer scouting de las celebraciones y el lenguaje corporal de los futbolistas es ciertamente un trabajo avanzado. Imagen vía Reuters

Para hacerlo, Celso tuvo que desprenderse de sus gustos y preferencias: por si acaso, discutió algunas valoraciones con sus compañeros. "Tenemos un foro de discusión interna. Cuando hay alguna media exagerada o insuficiente, se comenta", asegura. "Intentamos contrastar nuestros datos en páginas especializadas como Footstats o Goal para no ser ni demasiado conservadores ni demasiado exagerados".

Sin duda es una tarea muy pesada, pero a veces tiene recompensas impensables. En Azerbaiyán, uno de los analistas del juego, un estudiante de 21 años llamado Vugar Huseynzade, fue tan preciso en sus evaluaciones que fue contratado por un equipo profesional en Bakú.

Al fin y al cabo, la vida se parece mucho al juego, así que… quién sabe, quizás Celso u otro ojeador de los juegos termine repitiendo la historia y se convierta en entrenador o directivo en un club real.

Venga, que el portugués se parece mucho al español y es fácil seguir al autor en Twitter: @cronistaesporte

Este artículo se publicó originalmente en Motherboard Brasil.