Lo que ‘Ranma 1/2' me enseñó sobre la fluidez de género
Identidad

Lo que ‘Ranma 1/2' me enseñó sobre la fluidez de género

La caricatura de los años 90, que estaba llena de desnudos e intercambios de género, ayudó a formar mi joven identidad queer y probablemente no lo pondrían al aire en la actualidad.
10.3.17

Debo haber tenido seis años la primera vez que vi Ranma 1/2. En aquel momento no sabía por qué me atraía tanto ese anime japonés en el que un personaje que era hombre se transformaba en una chica cada vez que entraba en contacto con agua fría. Y había tetas. Montones y montones de tetas.

En ese momento yo vivía en Estados Unidos, donde los únicos canales que mi hermano y yo podíamos ver eran Cartoon Network y Nickelodeon. Solíamos pasar los veranos en México, donde nos quedábamos en casa de mis abuelos. No tenían cable, así que sólo podíamos ver Canal 5, un canal de televisión infantil propiedad de Televisa.

Ranma hombre.

Canal 5 pasaba varios programas de anime. A través de este canal me di cuenta de que no me gustaba Dragon Ball Z, pero amaba profundamente Los gatos samurai y Ranma 1/2. Ranma no se parecía a las caricaturas que estaba acostumbrada a ver. Por un lado, tenía mucha desnudez y homoerotismo. Fue, sin querer, el primer programa LGBTQ que vi.

Ranma 1/2 tiene lugar en Tokio. La historia se centra en un niño y su papá que acaban de regresar de un viaje de entrenamiento de artes marciales en China, donde ambos cayeron en manantiales malditos. Ranma se convierte en una chica cuando tiene contacto con el agua fría, y su padre se transforma en un panda. Después de regresar a Tokio, el padre de Ranma le informa que se quedarán con un viejo amigo suyo y que ahora está oficialmente comprometido con una de sus hijas, Akane.


Relacionados: ¿Es posible reconocer si un hombre gay es activo o pasivo?


Ranma mujer durmiendo.

Esta premisa permite algunas escenas trans y queer increíblemente atrevidas y notablemente positivas. Ryoga, otro personaje masculino, está obsesionado con Akane, así como con Ranma mujer. Esto le provoca conflicto y confusión a Ranma, que de repente empieza a tener sueños homoeróticos que le provocan confusión. Mi yo de seis años de edad estaba especialmente interesada en las interacciones entre Akane y Ranma mujer, quien tenía la mente de un hombre, pero se sentía atraída por las chicas.

El programa también tiene su parte de contenido homofóbico y misógino, lo cual no es inusual, teniendo en cuenta que la versión de anime se transmitió originalmente hace casi 30 años en 1989. En 1993, fue comprado por Viz Media y doblado al inglés en Vancouver, Canadá.

Mientras que otros programas LGBTQ que llegaron más tarde en los años 90, como Will y Grace, fueron descartados por el público por ser "demasiado gay", Ranma 1/2 logró eludir cualquier protesta reaccionaria: quizás porque ningún personaje se identifica explícitamente como "gay" o "trans". Sin embargo, para los jóvenes queer y trans, reflejó de una manera no tan sutil nuestras luchas actuales y futuras.

La escritora de cómics Charlotte Finn reseñó la versión manga de Ranma 1/2, que precede al anime, en una serie que ella creó llamada Lost in Transition, en la que explora personajes trans en los cómics. "Cuando se trata de temas transgénero, hay un vínculo allí, pero no de la manera que alguien podría esperar", escribió.


Relacionados: Los taxistas calientes de Monterrey


"Cuando Ranma tiene contacto con el agua fría, termina con un cuerpo y un estatus social que para él son equivocados, y que claramente no quiere; parecido a la disforia física y social que experimentan los transexuales, ese sentimiento de desconexión o de no estar en sincronía con tu cuerpo o tu papel en la sociedad. Ranma no es un chico que se convierte en chica. Ranma es un chico cisgénero que se convierte en uno transgénero".

Estaba interesada en saber si Finn había tenido una experiencia similar a la mía, sobre todo si se había dado cuenta más tarde de que la caricatura había jugado un papel importante en ayudarle a descubrir quién era, así que me puse en contacto con Finn para preguntarle: ¿Ranma 1/2 jugó un rol en tu viaje para salir como trans?

"He leído y visto muchos contenidos multimedia en esa línea general: webcomics, mangas, dibujos animados y animes que tocan temas trans, pero que no son sobre ser trans específicamente. En estos materiales el género es fluido y tal vez eso es bueno, pero quizás también aparecen como una maldición o una broma. También se les llama historias de "feminización forzada" o, más crudamente, el género de qué-carajos-le-pasó-a-mis-genitales".

"No fue hasta hace poco que me di cuenta de cuánto se denigra en la caricatura la fluidez de género de Ranma y su subsecuente homoerotismo. Sólo recordaba que este programa a veces tenía una chica a la que le gustaban las chicas. También tenía un tipo que se veía obligado a cambiar de género cada vez que tocaba agua fría".

"Hice clic con eso, porque definitivamente me sentí identificada con el deseo de tener un género diferente al que me habían asignado al nacer", dijo Finn. "Pero también me sentía avergonzada, porque el mundo me decía que era vergonzoso desde antes de que yo pudiera hablar siquiera, e interioricé ese mensaje. Por lo tanto, los medios que trataban el asunto como si fuera algo malo tendían a alimentar negativamente esos sentimientos de vergüenza en mí".


Relacionados: La historia oral del 'money shot'


"Una vez que hice la conexión en mi cabeza, una vez que me di cuenta de que yo era trans, al instante vi por qué me atraía, y que realmente no podía convertirse en todo lo que yo quería. No poseía todas las piezas del rompecabezas, pero tenía algunas, y creo que es por ese motivo que es un texto trans y queer tan memorable, incluso cuando nos enfrentamos a sus puntos ciegos".

Esto tiende a ser el caso de la programación que presenta cualquier forma de representación queer. Como una lesbiana de 28 años, finalmente he superado esa necesidad de ver un programa sólo porque un personaje usualmente mal construido es gay. Y por suerte, en la actualidad hay muchos más programas —algunos de ellos incluso buenos— que cuentan con personajes LGBTQ que no son denigrados ni acaban muertos.

Es sorprendente que una caricatura sobre un artista marcial que cambia de género estuviera disponible con tanta facilidad para los niños de México a principios y mediados de los 90. Sinceramente, no puedo imaginar que hoy en día se transmita en ninguna parte de Norteamérica sin que provoque protestas. Pero todavía es bastante sorprendente cuántos jóvenes vieron ese programa y aparentemente no tuvieron problemas con el homoerotismo ni el cambio de género. Finn tiene una teoría de por qué ocurrió esto.

"Las batallas de artes marciales eran una droga; incluso si no te gustaba ver a Ranma cuestionar asuntos sobre género y sexualidad, por lo menos podías ver cómo se agarraban a golpes los personajes. Incluso había un videojuego de peleas; la perfecta conexión con la caricatura", explica Finn.

"El humor puede hacer maravillas para desactivar el pánico gay entre los heterosexuales… y Ranma 1/2 era una caricatura que presentaba una comedia clásica de farsa sexual, batallas de artes marciales y en general un sentimiento queer. Top Gun fue la película número uno el año en que salió, y estoy bastante segura de que quienes compraron las entradas no eran gays, a pesar de que es la película más gay de los años 80".

Sigue a Aurora Tejeida en Twitter.