Sriracha casera

Olvida la salsa picante del súper, haz tu propia Sriracha en casa, tan picosa como te guste.
22.7.16

Porciones: 5
Preparación: 25 minutos
Total: 25 minutos

Ingredientes

2 kilos de chiles rojos (pueden ser jalapeños, serranos o fresnos, todos funcionan)

5 cucharadas de sal marina

250 gramos de ajos enteros frescos

10-15 cucharadas de azúcar (azúcar mascabado, de caña o de palma, todas funcionan y aportan distintos sabores)

1-2 cucharadas de salsa de pescado (opcional, pero es el elemento que añade umami a la salsa)

Direcciones

1. Lava y limpia los chiles. Corta los rabos de los chiles y pártelos a la mitad. Mezcla los chiles con la sal y el ajo en un procesador de alimentos. Muele la mezcla durante un minuto o hasta que los chiles estén bien molidos.

2. Ahora es tiempo para dejar que fermente. Vierte el molido de chiles dentro de un frasco de vidrio con cierre hermético y añade, si quieres, un poco de la salsa de pescado. Tapa el frasco y déjalo reposar a temperatura ambiente en un lugar fresco y lejos de la luz directa del sol durante 15 días mínimo (puede ser más tiempo si prefieres un sabor un poco más fuerte). TIP: la alacena es un buen lugar para dejar fermentar tu salsa. El proceso que ocurrirá es una lacto-fermentación, así que mientas más tiempo la dejes fermentar, más ácida será. Si la dejas menos de 10 días, será muy aguada e insípida.

3. El último paso es cocinar tu salsa. Vacía el molido fermentado de chiles sobre un colador y presiona con una espátula para que salga todo el líquido y se queden solo los sólidos, que puedes desechar. Combina la salsa fermentada líquida con el azúcar en una olla. Coloca la mezcla a fuego medio y espera a que hierva. Déjala hervir durante 1 ó 2 minutos. No dejes que se cocine demasiado, solo quieres que el azúcar se deshaga y se integre con la salsa. Listo. Puedes embotellar tu salsa y guardarla, te durará hasta un año mientras esté en refrigeración.

De How-To: hacer tu propia Sriracha