El día que los mechudos rolos protestaron para no ser confundidos con mujeres

El día que los mechudos rolos protestaron para no ser confundidos con mujeres

Un vistazo a la cultura Ye Yé y Go Gó que se tomó Bogotá en la segunda mitad de los 60.
24.4.17

Las luchas de los mechudos sesenteros no siempre fueron antiguerreristas, antirracistas, por los derechos civiles o a favor de la liberación sexual y femenina. En pleno furor del rock, las tetas peladas, los psicodélicos y el activismo juvenil —en 1967, el mismo año en que disparaban todavía balas en Vietnam, The Doors sacaba su primer álbum y se publicaba Cien años de soledad— llegó a nuestro altiplano una muy peculiar movida musical y estética importada, como casi todo en la época, de los gringos y franceses: las yeyés y los gogós.

Publicidad

El gogó nació en Nueva York cuando las mujeres comenzaron a bailar twist sobre las mesas del Peppermint Lounge y estalló una ola de rocanrroleros, tanto en bares como en cabarets gringos, que acompañaban a estas mujeres de botas altas, vestidos coloridos y peinados extravagantes. El estilo se popularizó, las chicas comenzaron a copiar los looks de las bailarinas apenas se hizo famosa la discoteca californiana "Whisky a Go Go" y, a mediados de los sesenta, sus pintas aterrizaron en Colombia.

El movimiento yeyé, en la misma línea pero de tradición más pop, se disparó con un boom de mujeres jóvenes y girl groups franceses como France Gall, Françoise Hardy y las chicas de la revista Salut les copains, su joya impulsora. A Latinoamérica llegó en la forma de un grupo de niñas tiernas que cantaban sobre amores de infancia, problemas en el colegio y vacaciones de verano. La palabra, que viene quizá del ye-ye francés y del yeah, yeah frecuente en las canciones pop en inglés, fue apropiada por veinteañeras y veinteañeros bogotanos que se reunían, junto a sus amigos gogó, en célebres discos sesenteras como 'El Diávolo' o 'La Gioconda'.

Les dejamos estas golosinas documentales de febrero de 1967, cuando este parche de cuatrocientos "melenudos" y "chicas en minifalda" salió a marchar desde el legendario club 'La Caverna', que quedaba en la calle 63, hasta el Parque Nacional para protestar por un tema insólito: a los tipos los estaban confundiendo con mujeres por sus frondosas melenas. Todo al mejor estilo gogó y yeyé: peinados altos, falditas y mucho groove.

Publicidad

(Y, de ñapa, les botamos unos recortes para que vean cómo era la vida nocturna sesentera en la capital y retratos subterráneos de bandas míticas como Los Beatniks, Los Flippers y Los Young Beats).

PASO A LA NUEVA CIVILIZACIÓN. Los ye-yés y go-gós de ambos sexos que desfilaron ayer por la carrera 13, desde la calle 63 hasta el Parque Nacional, proclamaron consignas de renovación y pidieron se le abra paso a la 'cultura de las minifaldas y las espesas melenas'". (La República, febrero de 1967)

¿HOMBRE O MUJER? El agente de la policía que se ve de espaldas en la gráfica parece haberle preguntado el sexo a la persona que aparece de frente. Los ye-yés están resentidos porque, a causa de las espesas melenas que usas, los están confundiendo con mujeres. (La República, febrero de 1967)

—¿Qué aspiraciones tienen?
Una niña respondió:
—Yo aspiro a vivir a lo go-gó
—¿Y qué es eso?
—Una nueva forma de vida. Una nueva civilización