FYI.

This story is over 5 years old.

Los templos Sikh no son sólo lugares para comer comida india

La comunidad es sacrosanta para los Sikhs. No hay que meterse con ellos. La noción de comunidad para ellos significa ser generosos, especialmente cuando se trata del langar: comida abundante y gratuita para quien la quiera.
All images by the author

Cuando empezaron las manifestaciones alrededor de Londres en el 2011, miembros de la comunidad Sikh –algunos armados con bates de cricket o palos de hockey– salieron a las calles de Southall para proteger los negocios y los gurdwaras –o templos Sikh–, lugares potenciales para los saqueadores. La comunidad es sacrosanta para los Sikh, el hacer comunidad es un concepto sagrado que aparece en juego cuando defienden a los suyos. No se debe joder con ellos. El área que estos hombres defendían es el hogar de varios gurdwaras de varios tamaños –incluyendo el templo de Havelock Road, uno de los más grandes afuera de la India– y el núcleo de la comunidad Sikh del Oeste de Londres.

Publicidad

Esta gran importancia que los Sikhs le dan a la comunidad también contribuye al por qué los langar –lo que más o menos se traduce como 'cocina', pero se refiere a la práctica de volutantarios que cocinan en los gurdwaras una gran cantidad de comida del Norte de la India para quien quiera comerla– son también tan comunes. Sin importar tu fe, género, etnia, o estatus financiero, desde el mediodía a la medianoche, en tu gurdwara local eres bienvenido para sentarse a comer una abundante y gratuita comida. La única condición es que debes cubrirte la cabeza y quitarte los zapatos antes de entrar al langar.

La comunidad es sacrosanta para los Sikh, el hacer comunidad es un concepto sagrado que aparece en juego cuando defienden a los suyos.

Visité un par de gurdwaras en Southall no sólo por la increíble comida, pero para tener una idea de la gente que va al langar, qué se sirve y quién la cocina. La primera cosa que notas aquí es que todo el mundo está sentado en el piso —salvo los ancianos que se sientan en bancos. Avtar Singh, quien ha sido voluntario en el gurdwara de Havelock Road por cerca de 20 años, me explica que la disposición en la que la gente se sienta crea armonía. "En el hall de langer, todo el mundo es igual", dice, "no hay diferencias entre los seres humanos. Un doctor se sienta en el piso al lado de un mendigo y son iguales. Todos son bienvenidos aquí".

Havelock Road volunteers serving food

Adentro, el aire es pesado y aromatizado con especias —generalmente una combinación de subij (un término punjabi que significa mezcla de vegetales cocinados con tomates y especias), daal, arroz, y roti acompañado de kheer —un pudin de arroz dulce que se sirve en cantidades ilimitadas. Puedes comer lentejas hasta que te salgan por las orejas. El daal que comí estaba tan bueno que me tentaba volver por un quinto plato.

Publicidad
All images by the author

Los voluntarios cortando cebolla en el gurdwara de Hevelock Road.gurdwara

Una vez que recuperé mi aliento –el que le sirvan un manantial sin fin de comida puede hacer cosas extrañas a una persona– conocí a Satinder Singh y Kam Kaur, quienes han viajado desde Wolverhampton (para los que no viven en el Reino Unido, es muy lejos) para visitar esta . Singh me explicó la importancia de la caridad para la fe Sikh: "Como un bautizado Sikh, tienes que donar el diez por ciento de tu salario para la caridad cada año," contó. "Y un langar es un acto de desinterés. Un pájaro no puede volar sin dos alas y un Sikh no puede volar si no practica el Simram (recitar el nombre de Dios) y Sewa (la caridad) y eso es lo que sucede en los langar. Creemos que cuando haces el Simran y el Sewa combinadamente te conectas con el todopoderoso.

Satinder Singh and Kam Kaur

Satinder Singh y Kam Kaur.gurdwara

Una corta caminata desde el Havelock Road y estás en el de Park Avenue, donde conocí a un holandés mayor llamado Harjinder Singh. Luego de conocer a algunos Sikh en Ámsterdam hace 20 años, viajó a la India. Se quedo allí por cuatro años, se convirtió al Sikhismo y volvió "luciendo así." Él explica que en el Sikhismo el predicar sus creencias no está bien visto, especialmente en un hall de langer. En mi experiencia, el comer en un templo era más como comer en un restaurante increíblemente civilizado –si este restaurante tuviera a sus comensales sentados de piernas cruzadas en el suelo. "Si eres un buen caballero," dijo Sing, dejando en claro que el venir a comer a un langar no significa que vayas a escuchar un largo sermón o persuasión religiosa de ningún tipo.

People sitting down to eat in the Langar hall

La gente sentada para comer en el langar.gurdwara

Andy, un hombre que admite tener serios problemas con el alcohol, viene al de Park Avenue desde su casa en Hammersmith unas veces a la semana. Otra vez, si no conoces Londres, ir de Hammersmith a Southwall es un viaje que no harías si no te prometieran algo gratificante al llegar. Para él, vale la pena. "Me gusta el viaje hasta aquí, la comida, el delicioso té de masala", dice, "estos lugares me ayudan a evitar beber, principalmente porque el alcohol está prohibido en el edificio".

Los langar –de los que casi nadie que yo conozca ha escuchado– crean pequeños espacios escondidos de benevolencia alrededor del Reino Unido y ofrecen no sólo una increíblemente deliciosa comida india. Debido a las actuales reformas de bienestar del gobierno británico (no hay mucho espacio para el debate ahora que ya han causado tanta pobreza generalizada), el Fondo Trusell ha dicho que ha habido una alarmante subida del 51 porciento de gente que visita los bancos de alimentos con 913 parcelas por 3 días de suministros de emergencia entregadas el año pasado —347,00 más que el año anterior.

Si tus beneficios han sido cortados o están atrasados, la comida es generalmente traída del fondo de la lista de prioridades luego de mantener el suministro de energía eléctrica. Me pregunto cuantas personas pasan enfrente a sus gurdwaras locales y ni siquiera piensan en echarle un vistazo, ni que hablar de enterarse de que habría una deliciosa y abundante comida gratis esperándoles adentro que es muy superior a cualquier restaurante de curry local.