FYI.

This story is over 5 years old.

¿Deberías consumir LSD en el desayuno?

¿Quién necesita café cuando puedes empezar el día con un alucinógeno que incrementa la productividad? Los científicos recomiendan.
19.6.15
Foto: imago | United Archives International

Olvida el huevo pochado, el salmón ahumado, las quesadillas, los jugos verdes, e incluso los licuados de avena. Si quieres claridad mental, buena concentración y productividad durante el día, deberías estar consumiendo poderosas drogas psicodélicas en el desayuno.

Bueno, eso si le crees a un grupo de científicos y psiconautas que, tras muchos estudios, creen que las microdosis de LSD son buenas para el hombre.

Publicidad

LEER MÁS: Esta es la primera iglesia de ayahuasca pública y legal

En una conferencia reciente, el pionero investigador de drogas psicodélicas, Phillip Smith, profundizó en el fenómeno de la microdosificación, que comenzó con el también investigador y Doctor James Fadiman, el primero en publicar los beneficios de las microdosis de LSD en su libro The Psychedelic Explorer's Guide: Safe, Therapeutic, and Sacred Journeys (Park Street Press, 2011). "La microdosificación", escribe Fadiman, "consiste en tomar muy pequeñas dosis de productos psicodélicos. Tan pequeñas son las dosis, que los efectos no son evidentes, son 'subperceptivos', y nos permiten realizar nuestras actividades diarias sin ningún problema". Esta práctica, según Smith, está siendo adoptada por todo tipo de personas, desde empresarios profesionales y atletas de alto rendimiento, hasta personas de la tercera edad, quienes "están obteniendo beneficios extraordinarios".

Necesitas consumir 400 miligramos de ácido para tener conversaciones profundas con antiguos espíritus de ornitorrincos guerreros del planeta Xenu; pero según afirma Smith, basta con unos 10 o 15 miligramos para obtener "mayor enfoque mental, claridad emocional y un mejor desarrollo de la creatividad". Y lo mejor es que no habrá alucinaciones ni desequilibrio motriz.

Durante su discurso en la conferencia "Horizons: Perspectives on Psychedelics", que se llevó a cabo en Nueva York en 2011, Fadiman explicó que con microdosis de LSD "las rocas no brillan ni hablan, ni siquiera un poco"; pero sí provocan que te sientas altamente eficiente durante el día. "Ya sabes, tendrás esos días en los que todo sale bien. Eres capaz de realizar actividades que en tu estado sobrio no podrías hacer por más de dos horas. Además, comes bien y eres capaz de experimentar las emociones de manera mucho más consciente. Simplemente llegarás a la noche pensando: ¡Qué gran día!", dijo.

LEER MÁS: Conoce a los vendedores de chocolates alucinógenos en la 'Darknet'

Smith compartió la experiencia de una mujer de 65 años quien ha consumido microdosis de hongos alucinógenos durante 35 años. "Un día me comí un mini bocado y descubrí que estuve alerta y energetizada durante todo el día. No me sentía drogada, fue como mantener la adrenalina del café durante 14 horas", dijo la mujer de Bay Area, Estados Unidos. Además, dijo Smith, "existe un romance secreto entre las drogas psicodélicas y los atletas de deportes extremos, quienes consumen microdosis de ácido para aumentar su rendimiento". En otro estudio, escrito por James Oroc, y citado por Smith, se explica que "el LSD puede aumentar la velocidad, mejorar los reflejos y el equilibrio al punto de la perfección. Incluso aumenta la concentración y te vuelve inmune al dolor y el cansancio".

Con este tipo de beneficios, ¿quién necesita un poderoso jugo verde o un café Bulletproof? Con 15 miligramos de LSD podrías conquistar al mundo. Pero, mejor no lo intentes en casa sin investigar más al respecto.