En Mixquic la comida de muertos es para los vivos

FYI.

This story is over 5 years old.

En Mixquic la comida de muertos es para los vivos

San Andrés Mixquic, en la Ciudad de México, se llena de turistas unos días antes y durante el Día de Muertos. Algunos van a admirar las ofrendas; otros sólo van a comer.

En las afueras de la Ciudad de México hay un festival de tres días donde los vivos van a celebrar a los muertos.

Miles visitan el cementerio de San Andrés Mixquic durante el Día de Muertos, entre Halloween y el 2 de noviembre, para adornar las tumbas de sus seres queridos, dejando ofrendas como carne, cigarrillos y calaveras de azúcar.

Mixquic-11

La tumba de la pequeña Valeria está decorada con Fruit Loops, cupcakes espolvoreados, frijoles y arroz. Todas las fotos de la autora.

Pero rodeando el cementerio, abarcando casi dos kilómetros, las ofrendas exhibidas no son altares destinados a alimentar las almas de los muertos. Los montones de carne, las filas de pan de muerto, los dulces y los coloridos alimentos fritos en aceites dudosos, están ahí para saciar a los vivos. Porque al parecer la mejor manera para que una multitud conmemore a los muertos es caer en un coma de comida colectivo.

Publicidad
Mixquic-1

Una mujer voltea gorditas en una parrilla portátil afuera de las puertas del cementerio. Una pila de carne de cabra y de conejo desaparece lentamente a medida que los transeúntes comen puñados de tacos.

Los vendedores de comida cubren las paredes del exterior del cementerio con sus puestos. Recordar nuestros difuntos incluye hacer algo de lo que amaban en vida, y por lo visto eso es comer sin medida.

LEER MÁS: Cómo hacer mole negro (para la ofrenda de Día de Muertos)

LEER MÁS: El ritual del 'Muerto Nuevo' en Michoacán

Mixquic-6

Pan de muerto, lindamente horneado con frases como "Para mi viejita celosa", o mensajes para avisarle a tu suegra que fuiste a Mixquic.

Dos noches seguidas hice el largo viaje en auto hacia las afueras de la ciudad, y di un paseo por las calles de Mixquic bebiendo mezcal y micheladas servidas en vasos de papel con chile en los bordes hasta altas horas de la madrugada.

Me acerqué a la multitud, deteniéndome en cada puesto que me llamaba la atención. Más tarde, decidí que los favoritos eran los esquites tradicionales (maíz tostado con chile y limón), el pan trenzado de yema de huevo, y tamalitos de frijol cubiertos en mole dulce que una mujer vendía desde su garaje.

Estos tamales siempre me perseguirán en mis sueños.

Mixquic-8

Este increíble tamal de frijol y mole no parece mucho, pero por sí solo hace que las dos horas de viaje valgan la pena. Una montaña de saltamontes salados se marca con una cruz hecha de limones, para que no olvidemos de qué trata este día.

Al final de la segunda noche no había nada más que pudiera comer, y no había espacio para ponerlo si lo intentara. Empecé a arrastrarme lentamente de vuelta al auto, y vi a una mujer con los nudillos clavados en alitas de pollo. Le pregunté: "¿Qué tal están?". "No me las como por mi salud", me contestó. Volviendo a la hazaña monumental a mano.

Pedí una pila de plátanos cubiertos de crema e hice que un hombre me diera una bolsa llena de cosas cubiertas de chocolate, con ganas de perder el conocimiento en el auto en el largo camino a casa.

Publicidad

No puedo pensar en una mejor manera de sentirse más cerca de los muertos.

Mixquic-10

Un hombre echa humo debajo de sus alas de pollo, explicando que es más fácil con una secadora de cabello.

Mixquic-2

"Es más fácil comer todo en un palo". La gente en verdad se come las calaveras de azúcar y chocolate, no son sólo para la ofrenda.

Mixquic-4

La grasa gotea de un plato de plátanos fritos.

LEER MÁS: Cómo hacer pan de muerto (el tradicional)

Este artículo fue publicado originalmente en Noviembre de 2015.