mierda

Un hombre chino tenía 13 kilos de mierda en su intestino

Los doctores dijeron que parecía un embarazo de nueve meses.
14.6.17
Shanghai Tenth People's Hospital

Este artículo fue publicado originalmente en Tonic, nuestra plataforma especializada en temas de salud.

Piensa en la última vez que estuviste estreñido: la hinchazón, el dolor abdominal, la sensación de tener que ir a cagar y no poder.

Ahora imagina que te has sentido así por 22 años.

Esa fue la realidad de un hombre chino hasta que los doctores le quitaron casi 76 centímetros de su intestino grueso inflamado, que pesaba unos 13 kilogramos y que estaba lleno de mierda que llevaba recolectando desde su nacimiento.

Publicidad

Inverse reporta que el hombre anónimo fue diagnosticado con la enfermedad de Hirschsprung, una condición congénita causada por la falta de células nerviosas en el intestino, lo cual conlleva a problemas en el movimiento intestinal. En un tracto digestivo sano, la comida y el desperdicio se mueven a través del intestino por medio de la peristalsis o las contracciones musculares involuntarias. Pero en alguien que tiene la enfermedad de Hirschsprung, la peristalsis se detiene en las partes afectadas del intestino grueso, más conocido como el colon. La mierda termina quedándose ahí, causando que el órgano se hinche y, si permanece ahí por mucho tiempo, se puede tornar en lo que se llama "megacolon". Si el colon se llega a perforar o desgarrar, la bacteria puede poner en riesgo la vida de la persona. Así que esta cirugía pudo haberle salvado la vida a este hombre.

Por lo general la enfermedad de Hirschprung se ve en infantes y se diagnostica cuando su intestino no se puede mover normalmente dentro de las 48 horas luego de su nacimiento. Es raro —ocurre solo en uno de cada 5.000 neonatos— y puede ser tratado al operar la parte del colon que no tiene células nerviosas. Y con menos frecuencia, los niños más grandes también pueden ser diagnosticados luego de mostrar síntomas como el ombligo inflamado, constipación crónica y malnutrición. (El Hirschsprung es más común en hombres y en niños con Síndrome de Down y otros defectos congénitos).

Pero este pobre hombre ya estaba bien grande y fue internado en el hospital en un estado de gravedad: estaba débil, casi no podía caminar, estaba muy adolorido y tenía problemas para respirar. Según los doctores, su abdomen estaba tan distendido que parecía que tuviera nueve meses de embarazo.

El hombre le dijo a los doctores que había sufrido de estreñimiento toda su vida, y que solo podía encontrar un poco de descanso tomando laxantes. (Los laxantes no funcionan bien si tu intestino tampoco funciona). Aun así, sus padres nunca creyeron que fuera algo tan serio como para llevarlo al médico.

"Parecía que fuera a explotar en cualquier momento", dijo Yin Lu del Hospital de Shanghai Tenth People, donde se hizo la cirugía. La operación tomó tres horas: al final, los doctores habían quitado exitosamente la parte afectada del colon junto al costal de mierda que tenía dentro. Se espera que se recupere completamente.