FYI.

This story is over 5 years old.

Una nueva ley rusa para prohibir las ONG extranjeras 'indeseables'

Promulgada el sábado por Vladimir Putin, la ley permite ser utilizada como herramienta para reprimir a ciertos miembros de la sociedad civil rusa.
Imagen vía EPA

Este sábado, el presidente ruso Vladimir Putin firmó una ley cuyo propósito es cerrar administrativamente, sin intervención judicial, las organizaciones extranjeras si amenazan la "base constitucional", la "capacidad de defensa" o la "seguridad" del Estado ruso.

La ley fue aprobada por ambas cámaras del Parlamento ruso durante la pasada semana. Esta ley encarga a la Oficina del Procurador General y al Ministerio de Asuntos Exteriores establecer una lista de "organización extranjera no deseadas" de acuerdo con la amenaza que supondrían para los intereses nacionales de Rusia.

Publicidad

"La actividad de una ONG extranjera o internacional que representa una amenaza para los fundamentos constitucionales de la Federación de Rusia, la capacidad de defensa del país o la seguridad del Estado, puede ser considerada indeseable", dice la ley.

Según el texto, una vez que una organización extranjera ha sido descrita como "indeseable", sus activos en Rusia son congelados, sus oficinas cerradas y sus medios de información prohibidos. Los miembros de estas organizaciones pueden arriesgarse a sanciones que van desde una multa a una pena de seis años de prisión, y se les puede negar la entrada al territorio. Las organizaciones o ciudadanos rusos que sigan trabajando con estas instituciones "indeseables" pueden a su vez tener multas administrativas y ser "responsables" de sus actos si reciben fondos de estas entidades "indeseables".

Tras una votación en el Parlamento ruso, esta ley ha sido criticada por algunas organizaciones no gubernamentales internacionales como Amnistía Internacional y Human Rights Watch (HRW). Las dos ONG creen que esta ley viola la libertad de expresión y de asociación.

"Este proyecto de ley es la última forma adoptada por una política de represión sin precedentes contra las ONG que, en efecto, criminaliza las actividades legítimas y socava la libertad de expresión y asociación", dice el comunicado de Amnistía InternacionalPara HRW, "Este proyecto de ley […] toma mayormente como objetivo a los activistas rusos y las organizaciones independientes de Rusia […] No hay ningún recurso posible para impugnar la decisión o para eximir a una organización de la lista."

Publicidad

Russian bill about 'undesirable organizations' is written about foreign groups but is really about limiting Russians. — Kenneth Roth (@KenRoth)May 20, 2015

La semana pasada, el parlamentario ruso Alexander Tarnavski, ponente encargado de defender la ley, respondió a las críticas. "Es una medida preventiva y nadie tiene el deseo de ponerla en práctica", dijo a la agencia AFP. "Esta ley tiene una función disuasoria para que las empresas que están para hacer negocios y no hagan nada que nos sean negocios y que no se inmiscuyan en la política".

El portal de noticias RT recuerda que esta legislación también ha sido criticada en Rusia. Mijail Fedotov, que está a la cabecera de la Consejería Presidencial por los Derechos Humanos, calificó el proyecto de "exótico" y otro miembro del Consejo, Aleksandr Brod dijo que la nueva ley sería relativamente inútil, porque otras leyes protegerían los intereses nacionales.

Durante la fase de aprobación de esta ley, algunos diputados rusos expresaron la necesidad de que Rusia combata a "organizaciones destructivas" que operan en Rusia. Aquellas que amenazan "los valores del Estado ruso" y fomentan las "revoluciones de color", un término que designa a diferentes movimientos populares pro-occidentales que tuvieron lugar en las antiguas repúblicas soviéticas en los últimos años. Desde el comienzo de la crisis en Ucrania, donde se enfrentan soldados del gobierno pro-occidental y las milicias pro-rusas, las tensiones entre los gobiernos de Rusia y Occidente se han exacerbado.

El sábado, los Estados Unidos dijeron que estaban "profundamente preocupados" por la promulgación del texto por parte de Vladimir Putin. Marie Harf, la portavoz adjunta del Departamento de Estado de Estados Unidos consideró la ley en un comunicado como "un ejemplo más de la creciente represión hacia las voces independientes por parte del gobierno ruso". El domingo, la Unión Europea dijo que la ley representa un "paso preocupante en el marco de un conjunto de restricciones contra la sociedad civil, medios de comunicación independientes y la oposición política".

En 2012, una anterior ley rusa había levantado muchas críticas. Se obligó a los receptores de fondos extranjeros y organizaciones no gubernamentales cuya actividad era la naturaleza "política", a registrarse como un "agente extranjero" en los servicios estatales. Varias ONG tuvieron que someterse a ella, dijo AFP, como Memorial, el Centro Internacional Sajarov y Transparencia Internacional.

Sigue a Matthieu Jublin en Twitter : @MatthieuJublin