FYI.

This story is over 5 years old.

El agua contaminada afecta severamente a las comunidades indígenas de Canadá

Los investigadores dicen que la crisis del vital líquido en las naciones originarias del país puede ser comparada con la de los países más afectados de África y parte de América Latina, a pesar de los recursos gubernamentales destinados a solucionarla.
Imagen por Vice Canadá.
Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

Un informe publicado recientemente por la organización internacional de defensa de derechos humanos Human Rights Watch (HRW), concluye que el gobierno de Canadá ha faltado a sus obligaciones respecto a los derechos humanos de las naciones originarias de aquel país al no haber resuelto aún la creciente crisis en las reservas indígenas en todo el país. El reporte dice que el reciente tratado firmado por el gobierno liberal no aborda de manera eficiente el asunto del agua contaminada en la zona.

Desde julio de 2015 y hasta abril de este año, científicos trabajaron conjuntamente con HRW e investigaron cómo la falta de agua potable afecta a cientos de personas que viven en las reservas de las naciones originarias: Batchewana, Grassy Narrows, Shoal Lake 40 , Neskantaga y Six Nations. También realizaron una encuesta sobre el agua y saneamiento en 99 hogares en donde habitan 352 personas, y encontraron graves problemas de salud entre aquellos que vivían sin agua destinada al consumo humano.

Publicidad

"Muchos de los hogares encuestados por HRW reportaron tener problemas relacionados con las infecciones de la piel, dermatitis y psoriasis, entre otras, las cuales se asocian directamente a las condiciones del agua que consumen", expresa el reporte de 92 páginas titulado Hazlo seguro: La obligación de Canadá para terminar con la crisis del agua en zonas indígenas.

La autora del informe, Amanda Klasing, una de las principales investigadoras en la división de los derechos de la mujer en HRW declaró a VICE News que la situación del agua para los habitantes de las naciones originarias es similar a otros países de África en situación de crisis, como Kenia, y partes de América Latina. "Elegimos estudiar el caso de Canadá porque los derechos humanos son indivisibles… y el sufrimiento de alguien aquí es igual al de cualquier otro alrededor del mundo sin agua potable".

En marzo de este año, un comité de Naciones Unidas condenó el limitado acceso que hay al agua destinada al consumo humano en las reservas de Canadá, además de la falta de regulaciones alrededor del tema.

De acuerdo con el reporte, una mujer llamada Débora, que vive en la comunidad de Grassy Narrows, ubicada en la parte oeste de Ontario, no puede bañar regularmente a su hijo, quien además sufre de una dolorosa infección en la piel. Su reserva, que acoge a menos de 1.000 personas, está en alerta de 'No consumo' por parte del gobierno, lo que quiere decir que el agua del grifo no es segura, así que los habitantes viven con una limitada ración de agua embotellada. Sumado a esta situación, se encontró que los pozos de la comunidad están contaminados con altos niveles de uranio.

Publicidad

"Mis hijos se bañan cada dos días", le dijo Debora a Klasing. "Si mi hijo tiene una cortada, ésta se convierte en sarpullido y tengo que llevarlo a la clínica para que tome antibióticos. Así que me hijo falta mucho a la escuela", confiesa Débora. "Le doy baños de esponja con agua de los bidones, así es como lo aseo".

Para Klasing — cuyas investigaciones se han centrado también en los derechos de la mujer en Haití y la violencia sexual en Colombia —, historias como las de Debora, son las que muestran el alto precio que la crisis del agua ha tenido sobre los pobladores. "Realmente lo tienen muy difícil [las mujeres]. Sienten la gran responsabilidad de proteger a sus familias de los contaminantes que hay en el agua", dijo.

Canadá sigue sin atender a las más de 300 personas envenenadas por mercurio. Leer más aquí.

Aunque muchas de las enfermedades en la piel y otros problemas de salud están directamente relacionados con la crisis del agua, varios miembros de las comunidades reportaron que "la falta de agua limpia se traduce en una precaria higiene", lo que provoca otro tipo de infecciones o enfermedades. Algunas personas se frustran tanto que beben el agua sin antes hervirla o desinfectarla.

Los reportes apuntan que aunque en algunas reservas el agua en bidones está disponible, puede pesar hasta 20 kilogramos, por lo que no es una solución sostenible para las personas con alguna discapacidad, niños, ni mujeres embarazadas, quienes apenas pueden levantarlos y llevarlos a casa.

Publicidad

"No se trata solamente de asegurarnos de que la gente tenga agua limpia para beber de una botella. Se trata más bien de aliviar el inmenso estrés que sienten las comunidades cuando no tienen agua segura".

Desde un enfoque sorpresivamente diferente al del anterior gobierno conservador, que ha sido fuertemente condenado por su falta de apoyo económico y su desentendimiento de la crisis del agua en las reservas, el recién elegido gobierno liberal anunció que destinará la cantidad sin precedentes de 1.800 millones de dólares en infraestructura hidráulica para las dichas zonas durante cinco años, además de otros 140 millones para monitorear la calidad del agua.

Sin embargo, Klasing dijo que esto podría ser insuficiente para erradicar las alertas de consumo y proveer lo que se necesita en las reservas para asegurarles agua potable. Su reporte afirma que no hay regulaciones en el lugar para supervisar el agua potable.

'Sabemos que hay mucho trabajo por hacer'.

"Me parece que es un excelente comienzo, pero no creo que el compromiso deba para aquí… Debe haber un plan a 10 años, y trabajar en que ya no tengamos advertencias de consumo. Y con 1.8 billones destinados al problema no vamos a llegar a ese punto", agregó.

Entre las 26 recomendaciones del reporte, se incluye la creación de una comisión independiente para las naciones originarias.

Aún cuando el reporte critica al Ministerio para los Asuntos Autóctonos y del Norte (INAC, por sus siglas en inglés), éste dijo a VICE News a través de un e-mail que invita a visitar la zona, y citó el compromiso del presupuesto federal para mejorar el acceso al agua y el manejo de desperdicios en las reservas.

"Sabemos que hay mucho trabajo por hacer", dijo Carolyn Bennett. "Las naciones originarias esperan acceso a agua segura, limpia y de confianza, como todos los canadienses. INAC se tomará el tiempo de revisar el reporte y determinar los siguientes pasos para hacer frente a sus recomendaciones, un trabajo en conjunto con las comunidades de las Primeras Naciones".

Sigue a Rachel Browne en Twitter: @rp_browne

Sigue a VICE News en Español en Twitter:@VICEnewsEs