mexico

Cinco familias han sido masacradas en México durante las últimas dos semanas

Las recientes masacres ocurren en un momento en el que se registran los índices de homicidios más altos desde 2012 y en lugares disputados por cárteles del narcotráfico. Al menos 24 familias han sido asesinadas en lo que va del año.
26.7.16
Imagen por Hugo Ortuño/EPA

Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

El reciente homicidio de una pareja y sus tres hijos en el estado de Michoacán el pasado 21 de julio, ha elevado a cinco el número de familias masacradas en México en las últimas dos semanas.

El hecho sucedió luego de que otras dos familias fueran asesinadas en el estado fronterizo de Tamaulipas. Los tiradores dispararon una ráfaga de balas a una familia en su hogar y asesinaron a 11 personas, incluyendo a cuatro chicas, el 9 de julio. En otro ataque posterior, en la misma entidad, los asesinatos terminaron con la vida de dos mujeres y tres niños, también en su hogar, el 15 de julio.

Publicidad

La ola de homicidios también ha alcanzado al estado de Oaxaca. El 18 de julio, ocho miembros de una misma familia, que incluye varios pescadores de tiburón, fueron asesinados en la ciudad de Puerto Escondido, conocida por su turismo, sus playas y su pesca. Días después, el 21 de julio — el mismo día en que fue asesinada la familia de Michoacán —, sicarios abatieron a una pareja y a su hijo de 11 años en la ciudad de Juchitán, dejando detrás una carta en la que afirmaban que los homicidios estaban ligados a actividades delictivas.

De acuerdo a un conteo realizado por el diario mexicano El Universal, 24 familias han sido asesinadas en 2016.

La ola de masacres se da en un contexto de aumento de homicidios. Estadísticas oficiales publicadas la semana pasada muestran que el número de homicidios durante los primeros seis meses del año alcanzaron su máximo nivel desde el 2012. Las cifras también reflejan que el incremento en los índices de asesinato alrededor del país se concentra menos en ciertos estados donde las guerras territoriales entre cárteles son particularmente intensas.

'Estos incidentes parecen perpetuarse'.

No hay ninguna razón aparente para la reciente ola de masacres de familias enteras que ha tenido lugar en diferentes partes del país, donde los grupos criminales pelean uno contra otro.

Sin embargo, la violencia de la guerra contra las drogas en México ha mostrado escenas particulares de horror. Éstas incluyen la publicación de videos en internet donde aparecen decapitaciones y torturas, además de colgar los cadáveres de sus víctimas en puentes.

Publicidad

"La violencia del crimen organizado usualmente es estilizada", dijo Howard Campbell, presidente del departamento de antropología en la Universidad de Texas, y autor de un libro sobre violencia en México. "Estos incidentes parecen perpetuarse y está el fenómeno de la imitación".

Campbell dijo que el enfoque actual en eliminar familias enteras es particularmente doloroso en México.

"Mucho más que en Estados Unidos, que es un país pulverizado, los mexicanos se ven como parte de algún grupo", explicó. "Si quieres atacar o herir a alguien, lo peor que puedes hacer es asesinar a su familia".

La creciente violencia no sólo se refleja con el número de familias asesinadas. Dos alcaldes fueron asesinados por un hombre el fin de semana, uno de ellos en el asediado estado de Guerrero, y el otro en el estado de Chiapas.

Vuelven los malos tiempos: la cifra de homicidios en México aumenta 15 por ciento. Leer más aquí.

Ambrosio Soto Duarte, el alcalde de Pungarabato, en Guerrero, murió mientras uno de sus guardaespaldas trataba de repeler un ataque a su vehículo en el estado de Michoacán. Las autoridades encontraron cientos de casquillos de bala en el lugar. Soto Duarte publicó en su cuenta de Twitter que estaba en peligro y pidió ayuda al presidente Enrique Peña Nieto justo dos semanas antes.

"Mataron a mi primo, estoy amenazado por la delincuencia organizada. Ya es hora de actuar señor presidente, Tierra Caliente lo necesita", dice la publicación. Se refería la región rural donde fue asesinado, que une a los estados de Guerrero y Michoacán, donde muchas organizaciones criminales operan y batallan por el territorio.

Ese mismo día, una protesta por los recursos públicos en el pueblo indígena de San Juan Chamula, en Chiapas, terminó en la muerte del alcalde Domingo López González y otras cuatro personas, incluyendo su segundo al mando. El gobernante estaba hablando con los manifestantes cuando comenzó el tiroteo.

La Asociación Nacional de Alcaldes emitió un comunicado el domingo pasado pidiendo al gobierno crear un sistema para brindar mejor seguridad a las autoridades electas. El grupo dijo que 40 alcaldes en función, siete electos, y 32 ex alcaldes han muerto en el país desde 2006.

Sigue a Nathaniel Janowitz en Twitter: @ngjanowitz

Sigue a VICE News en español en Twitter: @VICENewsES