FYI.

This story is over 5 years old.

Policías de San Francisco acusados de organizar un ‘Fight Club’ entre presos

Tres policías locales de San Francisco han sido acusados de obligar a los reclusos que estaban bajo su custodia a pelear, apostar y a ejercitarse físicamente bajo amenazas de ser castigados físicamente si no lo hacían.
Photo via San Francisco Sherriff's Department
Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

Los ayudantes del sheriff de una penitenciaría de San Francisco habrían ingeniado una versión arrabalera y pendenciera de "Fight Club" ["El club de la lucha" o "El club de la pelea"]. El ingenio de los carceleros no ha sido muy sofisticado. Las batallas a puño descubierto se organizaban bajo amenaza de castigo y consistían en convictos abalanzándose los unos sobre los otros en paños menores. Así lo ha comunicado el fiscal general de San Francisco, George Gascón, quien también ha asegurado que los tres policías serán perseguidos y castigados por la ley.

Según el relato de la oficina del fiscal general, el cerebro que ideó la recreación de la novela de Chuck Palahniuk, fue el del ayudante del sheriff Scott Neu. Este habría obligado a los reclusos a batirse en duelos de "gladiadores" contra su voluntad. Neu les habría amenazado con gasearles, aplicarles pistolas paralizantes, pegarles o trasladarlos a otra penitenciaría si se resistían a acatar sus órdenes. Otro agente, el ayudante Eugene Jones, ha sido acusado de ayudar a Neu a obligar a los reclusos a que pelearan, mientras que un tercer acusado, el agente Clifford Chiba, será procesado por contemplar las secuencias relatadas y omitir su deber de socorro de manera flagrante y sistemática.

Publicidad

A Neu también se le acusa de obligar a su convictos a hacer flexiones y de apostar para que consiguieran sus respectivas raciones de comida, de ropa limpia y sus juegos de sábanas.

Los tres acusados eran empleados directamente por el departamento del sheriff de San Francisco, y habían sido destacados en un centro penitenciario del estado del sur de Estados Unidos, donde, según la oficina del fiscal general, trabajaban en la séptima planta. Neu ha sido despedido con carácter definitivo.

"Este penoso incidente no solo delata la falta de profesionalismo, sino que también revela hasta qué punto los tres funcionarios han incurrido en comportamientos execrables e inhumanos contra los individuos que estaban bajo su responsabilidad", comentó Gascón durante una conferencia de prensa celebrada este martes pasado para anunciar los cargos.

México carga contra la comisión interamericana de DDHH por hablar de 'impunidad' en el país. Leer más aquí.

Neu será procesado por 17 cargos distintos, por haber incitado al menos a dos reclusos a batirse en duelo. Entre el resto de cargos que se le han imputado están los de asalto, amenazas, dispensar un trato inhumano a los prisioneros e infligir castigos crueles e inusuales.

El abogado de Neu, Harry Stern, ha declarado a SFGate que si bien existieron las peleas mencionadas mientras los presos estaban bajo la vigilancia de su cliente, estas se impulsaron, únicamente, para que los reclusos "pudieran desahogarse", según señala el informe. Stern también ha opinado que las acusaciones han sido orquestadas políticamente y que el caso ha sido impulsado por el propio Gascón con el propósito de ser ascendido.

Publicidad

Los otros dos ayudantes del sheriff, Jones y Chiba, han sido imputados por haber infligido castigos crueles e inusuales a los reclusos que estaban bajo su responsabilidad, y de haber incumplido con sus deberes y obligaciones en el desempeño de su trabajo.

"Someter a reclusos que están bajo nuestro cuidado y bajo nuestra custodia a tratamientos así de inhumanos y de degradantes es como burlarse de nuestro sistema de justicia criminal y menoscabar cualesquiera esfuerzos acometidos para la reinserción de los presos", sentenció Gascón durante la rueda de prensa, tal y como informa SFGate.

La oficina de Gascón también ha informado que los cargos son el resultado de un año de investigaciones. Estas se habrían iniciado tras las denuncias de dos presos que estaban bajo el cuidado de los imputados. Según relata el periódico Los Angeles Times, el padre de uno de los reclusos habría denunciado ante la oficina del defensor público la existencia de las peleas forzosas.

La documentación presentada denunciaba que los dos reclusos, de quienes se aseguraba que eran de complexiones completamente desproporcionadas, fueron obligados a batirse a golpes de puño durante varios días consecutivos, durante los cuales fueron acumulando heridas y lesiones severas.

Activistas de DDHH en Argentina temen que la historia de la dictadura sea reescrita. Leer más aquí.

"Eran amigos", declaró Jeff Adachi, el defensor público al que acudieron en primer lugar los demandantes. Adachi también participó en la rueda de prensa celebrada el martes. "Como amigos que eran no querían pelearse, pero fueron obligados a hacerlo y se les amenazó, igualmente, con que si no lo hacían o no lo hacían de verdad, tendrían que asumir las consecuencias de su desacato. Los dos reclusos estaban aterrorizados cuando denunciaron los abusos".

Vicki Hennessy ha tomado posesión del cargo de nueva sheriff de San Francisco, después de la imputación de los tres acusados. Hennessy ya ha anunciado que ha tomado las medidas necesarias para evitar que algo así vuelva a suceder.

El fiscal general de San Francisco, George Gascón, se abstuvo de responder a las preguntas de VICE News.

Sigue a VICE News En Español en Twitter: @VICENewsEs