FYI.

This story is over 5 years old.

Truco o trato: Alemania cambia refugiados por apoyo al acceso de Turquía en la UE

La canciller alemana Angela Merkel se había opuesto proverbialmente a la entrada de Turquía en la Unión Europea debido a su vergonzoso y sistemático incumplimiento del respeto a los derechos humanos — ahora parece que su férrea postura cambia.
19.10.15
Imagen por Bulent Kilic/EPA

Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

La canciller alemana Angela Merkel ha dado un giro de 180º y le ha propuesto un trato a Turquía: la aceleración del proceso de entrada en la UE, a cambio de que el país otomano coopere más con la imparable crisis de migrantes y refugiados. Es decir, que readmita a aquellos que han sido rechazados por Europa.

Merkel y Ahmet Davutoglu, primer ministro turco, estuvieron charlando el domingo en Estambul, tras la celebración de una rueda de prensa conjunta. Merkel declaró que Alemania estaría dispuesta a apoyar la integración de Turquía en Europa. La líder bávara propuso acelerar las negociaciones para que los ciudadanos turcos dispongan de un visado para viajar libremente por Europa. La oferta, significaría, por extensión, recuperar las conversaciones sobre una futura incorporación de los otomanos a la UE.

Publicidad

A cambio, Merkel espera que Turquía agilice los trámites para recibir a los refugiados devueltos por la UE. Davutoglu ya ha expresado que solo contemplará la oferta de Merkel si se permite que los ciudadanos de su país viajen libremente por Europa.

Hace solo 10 días, Merkel había recordado su oposición a que Turquía entrara en la UE. En múltiples ocasiones anteriores, Merkel ya había señalado su concluyente oposición a acoger a Turquía en la UE debido a sus lamentables índices de respeto a lo derechos humanos.

Claro que ahora que necesita la ayuda de Turquía, parece que su postura esté cambiando. "Creo que hemos utilizado la crisis por la que estamos atravesando para acercar nuestras respectivas posiciones. El caótico y descontrolado movimiento de refugiados ha servido para acercarnos en muchos asuntos. No solo entre la Unión Europea y Turquía, sino también entre Turquía y Alemania", explicó Merkel tras su reunión con el líder turco.

El tabloide británico The Independent reprodujo las declaraciones de un diplomático turco diciendo: "De lunes a viernes no se puede criticar Turquía. Y entonces el sábado vas y te arrastras para pedirle apoyo".

Cómo me separé de mi amigo Rasool y por qué tiene que ser liberado de la prisión turca. Leer más aquí.

Algunos medios alemanes habían reproducido, a su vez, declaraciones de miembros del partido de Merkel en los que estos calificaban a su líder de "felpudo". La llamaban así por su reacción ante la crisis de refugiados. Ahora, sin embargo, Merkel desea cimentar un pacto europeo con Turquía. La idea es que los otomanos ayuden a detener el flujo de refugiados y que les alienten a quedarse allí.

Publicidad

Merkel había resistido hasta ahora la presión de incrementar los controles en las aduanas y devolver a los refugiados que llegaban de Austria. La líder germana ya había anunciado que su país esperaba acoger a 800.000 refugiados a lo largo de este año.

Ahora, tanto Merkel como Davutoglu, parecen haber reconocido que serán incapaces de solucionar la crisis de refugiados si no son capaces de resolver antes la guerra civil siria. Se estima que ya son 2 millones los refugiados del país de Bashar al-Assad que han llegado a Turquía huyendo de la guerra.

Los refugiados sirios han hablado en diferentes ocasiones con VICE News sobre las dificultades con las que se encuentran en Turquía. Según relatan su acceso a la educación es precario y el trato que les dispensan los otomanos está cargado de resentimiento "No nos dan papeles", comentaba a VICE News recientemente una joven refugiada siria de 24 años. "Intenté trabajar allí cuando empecé a trabajar. Trabajé durante una semana sin que mi jefe me pagara nada. Y no había nada que pudiera hacer al respecto. Conseguí un segundo trabajo en el que sí que cobraba, aunque no lo suficiente para vivir. No tenía posibilidades de tener una vida digna. Esa es la razón por la que los sirios se van de Turquía: porque allí nos están explotando".

El presidente turco, Tayyip Erdogan, con quien Merkel también se reunió el domingo, aseguró que le había pedido a la líder alemana — además de a Francia, Gran Bretaña y a España — que apoyaran la incorporación de Turquía a la UE.

Publicidad

Erdogan y su partido, el Partido de la Justicia y el Desarrollo (AKP), se enfrentan a elecciones generales el día 1 de noviembre. Y ambos no tienen tampoco interés alguno en que se difunda la idea de que no pretenden ayudar a los desagradecidos europeos. Erdogan se aprovechó de la gran tribuna de la que dispuso el viernes para acusar a la Unión Europea de no haber sido honesta durante las conversaciones sobre la presunta incorporación de Turquía a Europa.

La realidad es que tanto Erdogan como Merkel saben perfectamente que no existe ninguna posibilidad de que Turquía se incorpore a la Unión a corto plazo. Sin embargo, ambos pueden sacar provecho de su encuentro del domingo.

Merkel necesita conseguir que Turquía brinde su compromiso para detener el flujo de refugiados. Eso la ayudaría a desahogar la presión política a la que se enfrenta en casa.

Por su parte, Erdogan y su AKP, saben que si consiguen que la Unión Europea se comprometa a facilitar que los ciudadanos turcos viajen libremente por su territorio habrán conseguido un monumental apoyo para los comicios.

La OTAN se prepara para defender a Turquía de Rusia. Leer más aquí.

La crisis de migrantes europea no tiene viso alguno de remitir. Hoy lunes el Alto Comisionado de Naciones Unidas de Ayuda al Refugiado (ACNUR) ha asegurado que hay más de 10.000 refugiados atrapados en Serbia. Las nuevas fronteras levantadas al oeste de Europa han complicado el envaramiento. ACNUR ha advertido que es posible que se vayan a producir recortes en la ayuda humanitaria.

"Todo lo que podemos decir es que hay más de 10.000 refugiados en Serbia", ha reconocido Melita Sunjic, la portavoz de ACNUR antes los micrófonos de la agencia Reuters. "Es como una gran riada de gente. Sabemos que si detenemos el flujo, entonces nos encontraremos con inundaciones en algún lugar. Eso es precisamente lo que está sucediendo ahora".

"Nos enfrentamos a problemas graves en el suministro de comida, mantas. Nos falta de todo", ha declarado Sunjic por teléfono desde la frontera serbocroata.

Sigue a VICE News en Español en Twitter@VICENewsES