Estados Unidos

Ataques a latinos, afroamericanos y musulmanes: hay una ola de racismo en EEUU

Los incidentes racistas se acrecentaron de manera inmediata con el triunfo de Donald Trump. Con burlas, hostigamiento escolar y vandalismo, muchos jóvenes han intentado intimidar a ciudadanos que no forman parte del estereotipo estadounidense.
14.11.16
Imagen vía Twitter de Brian Quinn.

Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

La campaña de Donald Trump a la presidencia de Estados Unidos enalteció la xenofobia y el racismo que muchos ciudadanos ocultaban. En el desarrollo de la contienda presidencial sucedieron ataques esporádicos a personas latinas, afroamericanas y musulmanas, pero el día posterior a las elecciones el país norteamericano despertó con un nuevo sucesor al poder y un país dividido.

Distintos testimonios de ataques racistas inundaron las redes sociales: jóvenes musulmanas temiendo salir a la calle con hiyabs por miedo a ser llamadas terroristas, latinos siendo hostigados por sus compañeros blancos en el salón de clases, carteles pegados en las universidades exigiendo a los migrantes salir del país, paredes pintadas en las calles con esvásticas y peticiones de hacer a Estados Unidos blanco de nuevo.

'No podía hacer ni decir nada. Estaba paralizada'.

Según un tuit del escritor Shaun King un grupo de jóvenes blancos en la preparatoria DeWitt en Michigan, hicieron un muro tomándose de las manos evitando que cualquier niño que pareciera latino pasara por el pasillo. La escritora Sarah Harvard comentó en Twitter que una amiga de su hermana fue amenazada con un cuchillo por un seguidor de Donald Trump en la Universidad de Illinois.

En un video compartido a través del Twitter de Emily Green, reportera del San Francisco Chronicle, denunció el ataque verbal por parte de una mujer a otra cuando la escuchó hablando asirio, una lengua hablada en Oriente Medio, en una llamada telefónica. Ambas mujeres se encontraban en un tren en San Francisco cuando la atacante empezó a decirle terrorista y acosadora.

Trump reitera su decisión: expulsará a entre 2 y 3 millones de inmigrantes. Leer más aquí.

From friend of a friend: I was on the BART and this lady right here heard me talk Assyrian on the phone. You can see what happened next… — emilytgreen (@emilytgreen)11 de noviembre de 2016

Pero también de otro lado ha habido muestras de solidaridad. Cientos de miles de personas han salido a las calles en una ola de protestas en todo el país para dejar en claro que Trump no es su presidente. Pero pocos lugares se han mostrado tan divididos como las escuelas y universidades.

En la Universidad estatal de San José, la estudiante de segundo año Esra Altun se encontraba camino para recoger a su hermana cuando alguien jaló su hijab desde atrás, tirando de él y asfixiándola. "Yo intentaba respirar", dijo Altun al diario The Mercury News. "No podía hacer ni decir nada. Estaba paralizada".

En un campus en San Marcos que pertenece a la Universidad de Texas, algunos estudiantes se unieron a las protestas anti-Trump. Pero sus pacíficas manifestaciones se vieron opacadas por algunos carteles pegados en todo el campus que incitaban a la violencia y a formar "escuadrones de vigilancia".

"Ahora que Trump ha sido elegido, es tiempo para de organizar escuadrones de vigilancia para arrestar y torturar a los líderes universitarios que esparcen esa basura sobre diversidad", se podía leer en los carteles. A pesar de que la presidenta de la universidad llamó al diálogo, su carta no logró hacer frente a los anuncios pegados.

La batalla que viene: qué representa Trump para latinos, inmigrantes y 'progres'. Leer más aquí.

En un campus de la Universidad de Oregon, la estudiante Zoie Gilipin filmó a tres personas con pintura negra sobre el cuerpo y el rostro cuando regresaba de su reunión de la Unión de Estudiantes Negros. La universidad dijo que no había evidencia de que las personas involucradas fueran estudiantes, aunque añadió que "el uso de pintura negra es ofensivo y refuerza estereotipos históricos racistas".

Walking home from the BSU meeting and there are 3 kids participating in black face and found it so humorous. This is wtf is wrong. — zoiejaxon (@zoie_jaxon)10 de noviembre de 2016

Pero los reportes no han surgido en las universidades solamente. Shaun King, reportero de Daily News, escribió en su cuenta de Twitter que algunos estudiantes habían formado un muro humano para impedir que los alumnos latinos entraran a sus salones de clase y pudieran acceder a sus casilleros en una preparatoria de Michigan.

En otra parte de Michigan, un grupo de estudiantes de la secundaria Royal Oak corearon "Construyan el muro" durante la hora del almuerzo. El video se volvió viral en Facebook. En ese sentido, entre los grupos de estudiantes que se siente en mayor peligro están los de la comunidad LGBT. "Nuestros estudiantes LGBT están profundamente preocupados por el triunfo de Trump", expresó a The New York Times Patrick Grzanka, profesor asistente de psicología de la Universidad de Tennessee.

'Nunca habíamos visto nada así en nuestra historia'.

También una sala de oración musulmana en la Universidad de Nueva York ha sido pintada con la palabra "Trump" según informó Kathleen Hamilton, vocera de la universidad, a la cadena CNN. Dijo que el campus era un "completo desastre". La policía de Nueva York ya está investigando el incidente.

Hamilton añadió que el campus necesitaba ser un lugar seguro y un lugar de "libre expresión". Y esa misma libertad de expresión la que unos vándalos en la Universidad de Louisiana atacaron, escribiendo afuera de la biblioteca "a la mierda su lugar seguro", además de "construyan el muro". Funcionarios de la universidad y de todas las escuelas parecen estar en alerta y han ofrecido servicios para que los estudiantes puedan hacer frente a las crecientes tensiones.

Finalmente, en un intento por detener la ola de ataques racistas en las escuelas de todo el país, las autoridades han pedido a la población mantener la calma.

Sigue a VICE News en español en Twitter: @VICENewsEs