mexico

Vicente Zambada, el capo que tiene siete años olvidado y sin sentencia en EEUU

Según consta en registros de la corte de Illinois, el narcotraficante y exlíder del Cártel de Sinaloa ha denunciado que es víctima de represalias por parte del gobierno de Estados Unidos y por eso lo mantienen en condiciones deplorables en la prisión.
15.8.17
Imagen vía Alberto Vera/cuartoscuro.com

Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

Desde aquel febrero del año 2010, cuando a Vicente Zambada Niebla lo subieron a un avión del gobierno federal para extraditarlo a Estados Unidos, nadie lo ha visto y sólo existe registro de él en papel.

Se sabe que está vivo gracias a las peticiones que interpone de vez en vez para que le permitan salir de esa diminuta celda en la que ha pasado siete años sin que alguna autoridad lo sentencie en Estados Unidos, convirtiendo su espera en la más larga en la historia de un narco extraditado.

Casi nada queda del capo que durante años traficó miles de kilos de cocaína y mariguana. Del pionero en la distribución de drogas duras como el fentanil en EE.UU. De ese hombre que el día de su detención lucía impecable: un saco de terciopelo se amoldaba a su cuerpo y vestía una camisa de rayas color pastel y un pantalón de mezclilla casi negro que hacía juego con su apodo, 'El Príncipe', un título narco nobiliario que adquirió por su aspecto y por ser hijo de uno de los líderes del Cártel de Sinaloa, Ismael 'El Mayo' Zambada.

Cárceles estadounidenses: el destino de los grandes capos mexicanos. Leer más aquí.

El heredero de 'El Mayo' Zambada llegó a Illinois en Estados Unidos, a una cárcel de máxima seguridad acusado de tráfico de drogas y lavado de dinero. El gobierno de ese país notificó que incautaría 500 millones de dólares derivado de la fortuna que había amasado y podría alcanzar una pena de cadena perpetua, pero la historia se complicó.

En las primeras audiencias, Vicente Zambada Niebla exigió a las autoridades que respetaran una supuesta inmunidad que le habían prometido.

Un año antes de su extradición fue detenido en la Ciudad de México, horas después de haberse reunido con la Agencia Antidrogas (DEA por sus siglas en inglés) de Estados Unidos, para convertirse en informante y delatar a las organizaciones criminales rivales.

Lo hizo en público y quedó registrado en documentos de la corte del Distrito Norte de Illinois, lo que evidenció los pactos de la DEA con narcotraficantes mexicanos.

Desde entonces, Vicente Zambada Niebla fue recluido en una prisión de máxima seguridad, y cuando toma el sol lo hace al interior de una jaula.

El caso del narcotraficante mexicano ha tenido 465 movimientos que acreditan que el capo está vivo, aunque nadie lo ha visto desde el año 2013 en que se declaró culpable ante un juzgado en Illinois.

Fiscal de día, 'Diablo' de noche: de perseguidor de narcos en México a perseguido por 'narco' en EE.UU.

Entre los movimientos existe una transcripción de una de las últimas conversaciones que Zambada sostuvo con el juez federal, Rubén Castillo en 2013, donde le contó que durante años trabajó en el negocio de la ganadería y la agricultura.

En esa ocasión, le dijo al juez que años más tarde obedeció las ordenes de su padre y traficó toneladas de cocaína a ciudades de Estados Unidos, entre ellas, Chicago. Ese día se declaró culpable y ese día el juez le notificó que podría recibir una dura sentencia y tendría que pagar una multa de 4 millones de dólares.

Según consta en registros de la corte de Illinois a los que tuvo acceso VICE News, Vicente Zambada ha denunciado que es víctima de represalias por parte del gobierno de Estados Unidos y por eso lo mantienen en condiciones deplorables dentro de prisión.

Actualmente vive en una celda de 4 por 6 metros y, según peticiones que ha interpuesto, no se le brinda ropa para soportar las bajas temperaturas cuando llega el invierno a Chicago.

No puede recibir llamadas. No le quieren cortar el pelo. No ve a su familia, lo que le ha provocado daños psicológicos.

Así es la vida desde hace siete años para Vicente Zambada Niebla, el joven que se iba a convertir en rey.

Sigue a VICE News En Español en Twitter: @VICENewsEs