mexico

Dos ambientalistas indígenas que defendían su tierra han sido asesinados en México

Los rarámuris Juan Ontiveros Ramos e Isidro Baldenegro se dedicaban a la defensa de los bosques en el municipio de Guadalupe y Clavo, Chihuahua, una zona serrana con poca presencia policiaca en la que operan grupos criminales.
3.2.17
Isidro Baldenegro, a la derecha, en una reunión. (Imagen vía goldmanprice.org)

Síguenos en Facebook para saber qué pasa en el mundo.

El líder indígena rarámuri Juan Ontiveros Ramos, de 32 años, fue encontrado muerto en la comunidad de Choreachi, ubicada en el municipio de Guadalupe y Calvo en el estado de Chihuahua, al norte de México. El pasado 31 de enero, su familia había denunciado que hombres armados lo interceptaron en su camioneta, cuando viajaba con su hermano, pero sólo se lo llevaron a él con rumbo desconocido.

Publicidad

Su madre señaló que, cerca del lugar donde raptaron a su hijo, escuchó cuatro disparos. Ayer por la noche encontraron el cuerpo de Ontiveros tirado cerca de una ranchería.

Ontiveros se había reunido en días pasados en la ciudad de Chihuahua con otros líderes indígenas de Choreachi y con autoridades de la Secretaría de Gobernación y de la Fiscalía General del Estado para tratar asuntos relacionados con su comunidad como conflictos territoriales y el acoso que sufre su pueblo por parte del crimen organizado.

Así expulsa el crimen organizado a los rarámuris de sus territorios en México. Leer más aquí.

En un comunicado, la Organización de Naciones Unidas (ONU) se pronunció sobre el caso. "La ONU-DH México condena el asesinato del defensor de derechos humanos Juan Ontiveros Ramos […] y exhorta a las autoridades para que investiguen con diligencia el caso, lleven a los responsables ante la justicia y garanticen la seguridad de la familia de Juan Ontiveros y la de su comunidad".

Además, la institución internacional mencionó que la mejor manera de evitar que estos crímenes contra las y los defensores siga ocurriendo es no permitir que este tipo de casos permanezcan en la impunidad y asegurando que las víctimas obtengan justicia y una reparación del daño. "La defensa de la tierra y el territorio no debería ser sinónimo de riesgo para ninguna persona".

La Fiscalía del estado señaló que ha iniciado las investigaciones sobre el asesinato, pero hasta el momento no ha habido ningún detenido.

'La defensa de la tierra no debería ser sinónimo de riesgo para ninguna persona'.

El homicidio de Ontiveros ocurre dos semanas después del asesinato de Isidro Baldenegro, ocurrido el 15 de enero en la misma región. Baldenegro era un líder indígena que luchaba por la defensa de los bosques y contra los talamontes que azotan la comunidad Coloradas de la Virgen, ubicada también en el municipio de Guadalupe y Calvo.

Por su labor ambientalista, el rarámuri Baldenegro fue el ganador del premio ambiental Goldman 2005 —uno de los galardones más reconocidos en materia ambiental—; cuando recibió el premio se lo dedicó a su padre, porque, dijo, se lo merecía más que él. Su padre, también se dedicaba a la defensa de los bosques pero fue asesinado en 1986 por hombres armados. Después de su homicidio, Baldenegro que en ese entonces tenía 20 años, continuó con la labor de su papá.

Cómo sobreviven los indígenas de Guerrero en medio de una lucha entre 50 bandas del narco. Leer más aquí.

Durante años, Baldenegro recibió amenazas de muerte, hasta que el mes pasado un hombre le disparó en seis ocasiones cuando se encontraba en casa de uno de sus tíos.

Tres días después del homicidio, el fiscal general del estado, César Peniche Espejel, dijo que ya tenían identificado al asesino, sin embargo admitió que lo ocurrido "es un problema complejo por la falta de presencia de autoridad, de las policías municipales de la zona serrana, que es reducida, y por la infiltración de la delincuencia organizada", pero no estableció el móvil del asesinato. Sin embargo, aseguró que algunos grupos criminales se han asociado a la tala clandestina de madera.

En 2013, también fueron asesinados otros dos líderes indígenas en Choreachi: Jaime Zubías y Socorro Anaya Ramos. Después de tres años, no hay ningún detenido por esos homicidios.

Sigue a VICE News en español en Twitter: @VICENewsES