Comida

Preguntamos a los empleados de restaurantes veganos qué opinan de los veganos

“’Quisquillosos’ es probablemente la palabra que mejor los define”.
Imagen vía Shutterstock

Si alguna vez has trabajado en restauración, sabrás que, los clientes suelen ser bastante molestos. Se quejan, son maleducados y no dudarán en irse sin pagar. Aunque quizá se trate más bien de un problema de la humanidad en general. O tal vez, si trabajas para un restaurante dirigido a un público más amable y ético, todo sería más fácil y agradable.

Para intentar dar respuesta a estas incógnitas, hablamos con personas que trabajan en restaurantes veganos para que nos contaran cómo es servir a este tipo de clientes. Todas las personas entrevistadas también son veganas, por lo que en principio, el estudio debería haber sido bastante objetivo.

Publicidad

Sin embargo, el resultado fue muy distinto al esperado y dejó meridianamente claro que, da igual a quién estés sirviendo, trabajar en restauración es un peñazo. Estas entrevistas también han servido para constatar que los tópicos sobre los veganos lo son por una razón.

Nota: todos los entrevistados nos pidieron que les cambiáramos el nombre para que no los echaran por hablar mal de sus clientes.

Aquí vemos a gente quejándose de la comida. Todas las imágenes vía Shutterstock

Sara, 26 años

VICE: Hola, Sara. ¿Cuánto llevas en tu trabajo actual?
Sara: Hace dos años que trabajo en un café vegano. Está a las afueras, por lo que imagino que la mayoría de nuestros clientes veganos son de campo.

¿Qué clase de clientes van a vuestro local que no suelen verse en cafés no veganos?
Veganos que intentan ponerte en evidencia. Para mí los peores son los grupos, de estos que organizan quedadas de veganos por Facebook. La mayoría parece que forman parte de esos grupos no por convicción sino porque les gusta formar parte de algo. Luego se juntan y compiten para ver quién es más vegano.

Y ¿dices que os ponen a prueba, para ver si sois tan veganos como ellos?
Siempre.

Cuéntame más.
Pues a ver, supongo que sí que aman a los animales y tal, pero lo raro es que en su discurso animalista meten mucho rollo pseudocientífico. Una vez vino un tipo a promocionar unos "armonizadores de frecuencias". Por lo visto son unos trastos que emiten vibraciones para "armonizar" la estancia, pero que no tienen nada que ver con el veganismo. No sé cómo ni en qué momento se juntan las dos cosas.

Publicidad

¿Algún otro cliente memorable?
Una vez se presentó en el café un cliente con un sombrero con plumas, un jersey de cuello alto negro y un rollo muy hippie y me dijo que era inmortal. Me preguntó si todo lo que servíamos era orgánico y le contesté que no. Repuso que él no podía consumir nada que no fuera orgánico, y yo le dije que en el cartel de la puerta pone "vegano", no "orgánico". Al final el tipo acabó diciéndome que era inmortal y que tenía más de mil años, todo gracias a su alimentación orgánica.

"Una vez se presentó en el café un cliente con un sombrero con plumas, un jersey de cuello alto negro y un rollo muy hippie y me dijo que era inmortal"

Hay cierta repulsión a los veganos por ahí. ¿Crees que personajes como ese contribuyen a empeorar el problema?
Totalmente. Es que lo tratan como una religión y van por el mundo anunciando a bombo y platillo que son veganos y que siguen las normas estrictamente. Yo llevo unos diez años siendo vegana y ni siquiera yo sé por qué hay gente que piensa que puedes comer unas cosas y otras no. Como la miel: ¿por qué no puedo comer miel? Supongo que en eso soy diferente. Hace poco que he empezado a comer huevos porque he estado pensando en ello y creo que, desde el punto de vista práctico y ético, no hay ningún problema en consumir huevos de gallinas de granja. Si por eso dejo de ser vegana, pues muy bien, de acuerdo.

¿Qué mensaje mandarías a la gente que tiene un poco de ojeriza a los veganos?
Pues estoy de acuerdo con ellos en que el 99 por ciento de los veganos son unos gilipollas. La mayoría son muy pesados, y te lo dice alguien que pasa mucho tiempo con ellos.

Publicidad

Brendan, 22 años

VICE: Háblanos un poco del café vegano en el que trabajabas.
Brendan: Estuve un año trabajando en una cafetería cuyos productos eran todos de origen vegetal. Tenía un menú de desayuno y comida, y todos los platos eran veganos. Los empleados también; incluso los cocineros y los encargados.

¿Tú también eres vegano?
Yo no suelo decir que soy vegano. No quiero aburrir a la gente. Además, no creo que a nadie le importe, la verdad.

Háblame de cómo eran los clientes típicos.
Una cafetería vegana atrae a un arquetipo de cliente distinto. "Quisquillosos" es probablemente la palabra que mejor los define. El cliente típico te hace mil preguntas sobre el veganismo porque quiere ciertas garantías. Incluso con detallitos como las pepitas de chocolate que le echamos a los cupcakes. Cuando ya se han quedado tranquilos de que es todo vegano, viene la parte de interesarse por el origen de los productos.

"He oído hablar de casos de gente que ha tirado sangre contra los cristales de restaurantes veganos. Eso no mola nada"

¿Y se salen con la suya?
No. Me parece una exageración. Lo puedo entender hasta cierto punto, pero la gente se pasa tres pueblos.

Entonces, ¿crees que gente como esa es la que alimenta el estereotipo?
Sí, totalmente. Pero bueno, a pesar de todo, también debo decir que no entiendo esto del antiveganismo. Yo siempre he pensado que el antídoto contra un movimiento social es ignorarlo, pero ¿luchar activamente contra él? Incluso he oído hablar de casos de gente que ha tirado sangre contra los cristales de restaurantes veganos. Eso no mola nada. Hay que ser amable.

Publicidad

Janet, 28 años

VICE: Hola, Janet. Háblame de tu experiencia.
Janet: El mes pasado dejé de trabajar en una cafetería vegana. Estuve allí dos años. En total llevo cinco años trabajando en sitios veganos y no veganos.

Descríbeme el café en el que trabajabas.
Todo lo que había en la carta era vegano, a excepción de la leche, que era de vaca. Era para la gente que sentía curiosidad por probar la comida vegana pero que no quería renunciar a su café con leche de vaca.

¿Tuviste que tratar con clientes difíciles?
Sí. Muchos de ellos eran bastante delicados. Obviamente, siendo un restaurante vegano, casi se lo estábamos dando en bandeja. La gente entraba y se creía con derecho a todo. Casi te exigían las cosas, más que pedirlas. Era del rollo, "Merezco que me des este café con leche más que nadie, y lo quiero ya". Muchas veces se impacientaban, y si no hacías las cosas exactamente como ellos querían, se ponían hechos una furia.

¿Cuál fue tu peor cliente?
Una vez tuve un caso muy raro. Vino una pareja de abuelitos muy monos y decidieron sentarse fuera. En el restaurante se permitía llevar perros siempre que se quedaran en la terraza, y había uno que no paraba de ladrar, como hacen los perros. El abuelete dijo, "Alguien debería matar a ese perro".

Yo me quedé flipada, porque poco antes me estaba contando el tiempo que llevaba siendo vegano. "Lo que acaba de decir no es muy de veganos, que digamos". Y el hombre me respondió: "Yo solo defiendo a los animales que lo merecen". Fue todo tan surrealista… Eres vegano pero ¿te cargarías un perro simplemente porque está ladrando?

Publicidad

"La gente entraba y se creía con derecho a todo. Casi te exigían las cosas, más que pedirlas"

Entonces, ¿hay clientes con un concepto raro del veganismo?
Uy, sí. Había otro cliente empeñado en convencernos de que el aceite de coco no es vegano. Cuando le preguntábamos por qué, no sabía darnos la razón y se limitaba a decir que lo investigáramos. Mucha gente coge lo básico del veganismo y tira con ello.

¿A qué crees que se deben estos aires de superioridad?
Había tolerancia cero hacia las personas que no fueran veganas. Simplemente te consideraban un ser horrible por no ser vegano. En el restaurante siempre estaban con el rollo de qué geniales somos por ser veganos y qué pena da la gente que no lo es. En el restaurante te daban una palmadita en la espalda y te decían que somos lo mejor de la sociedad. Casi parecía que se hubieran apuntado al veganismo por poder fardar de ello, más que por su significado.

Parece que has tenido que aguantar mucho sermón sobre veganismo…
Supongo que, en el fondo, están convencidos de que hacen lo correcto y creen que predicar con ello es la mejor forma de extender su causa. Ellos lo ven como la solución a todos los males.

¿Un mensaje de redención para los veganos?
No somos todos malos. La mayoría nos contenemos y dejamos a la gente hacer lo que quiera con su vida. No todos vamos a darte con el palo por no ser vegano.

Sigue a Anastasia en Twitter.