videojuegos

Diez videojuegos que marcaron un antes y un después

En la era de la alta resolución y los videojuegos de competición online, recordamos los títulos más míticos que ayudaron a convertir en hegemónica esta forma de entretenimiento que vuelve a transformarse con el auge de los eSports.

Guille Álvarez

Guille Álvarez

La industria de los videojuegos empezó a andar en 1950, pero no fue hasta la década de los setenta que irrumpió con fuerza en el mercado de consumo cotidiano. Los que fueron unos científicos frikis trasteando con cosas raras se convirtieron de golpe en un grupo de tipos divertidos que tenían maquinitas para pasarselo en grande en casa y en sitios como bares y salones recreativos.

Si damos otro salto adelante y nos plantamos en la actualidad, apenas medio siglo después, la industria ha evolucionado tanto que podríamos asegurar que los frikis son ahora quienes jamás han probado un videojuego y hasta reniegan de ellos. Con el auge de los eSports, que no son otra cosa que la industria de los videojuegos en formato competitivo, se prevé que el futuro esté todavía más marcado por esta forma de arte y entretenimiento que ha marcado a las generaciones más jóvenes desde los 70.

Para la actual generación que vibra con los eSports, sin embargo, los orígenes ya quedan algo lejos, así que nos hemos propuesto repasar el auge de los videojuegos a través de aquellos que marcaron un antes y un después en su relativamente corta historia.

Pong (1972)

La sencilla ópera prima de la legendaria Atari fue a su vez el primer videojuego de éxito comercial de la historia. Su introducción al mercado de las máquinas Arcade causó furor y, junto a la aparición de la Magnavox Odyssey (la primera videoconsola), ayudó a establecer los cimientos de la industria de los videojuegos. A pesar de su simplicidad, ya que no es más que un juego de ping-pong virtual en 2D, Pong fue la chispa que prendió la mecha. Buena prueba de ello es que las máquinas originales son cotizadas piezas de museo alrededor del mundo.

Space Invaders (1978)

Aunque puede parecer más de lo mismo, los marcianitos de Space Invaders tuvieron un impacto todavía mayor al del pionero Pong. En primer lugar porque arrasaron en todo el mundo y hasta provocaron que el gobierno de Japón tuviera que producir más monedas de 100 yenes, ya que todas iban a parar a las tripas metálicas de la arcade de Taito Corporation. En segundo lugar, y más importante todavía, Space Invaders fue el primer videojuego de masas que introdujo el concepto del shoot 'em up (mátalos a tiros) que ha triunfado desde entonces en el mundo de los videojuegos. Ah, y este juego fue el que enganchó al creador de Mario y Zelda al mundillo, y eso no se puede pasar por alto.

Pac-Man (1980)

Si piensas en videojuegos y orígenes, Pac-Man es probablemente lo primero que te venga a la cabeza. Virtualmente todo el mundo ha jugado a ello y, si te cruzaras mañana con una máquina recreativa, es probable que metieras un euro para volver a saborear el placer de devorar los puntitos amarillos. Más que un videojuego, el Comecocos (cómo se le conocía popularmente en España) fue un fenómeno cultural que todavía vende productos de todo tipo (camisetas, chuches y lo que quieras, vaya). Desde el punto de vista técnico, Pac-Man introdujo elementos como los potenciadores, los bonus y los enemigos con inteligencia artificial (los míticos fantasmas), otro recurso estrella de la mayoría de videojuegos. Por cierto, busca ahora mismo Pacman en Google y después nos dices cuánto tiempo has perdido en ello...

Tetris (1984)

Parece increíble, pero en un momento en el que los videojuegos están tan avanzados ninguno ha podido superar jamás el impacto de otra creación tan simple como brillante. El Tetris es el juego más vendido de la historia con más de 495 millones de copias vendidas en todo el mundo y en todos sus formatos, un juego que diseñó un ingeniero informático ruso en 1985 y no se vendió hasta 1989 de la mano de la GameBoy, una combinación revolucionaria que se comió al resto de competidores del mercado. El Tetris, además, fue el precursor de los juegos de puzzle e inteligencia, que hoy en día han vuelto a ganar mucha popularidad gracias a los smartphones y fenómenos como el Candy Crush. El juego, además, ha dado nombre a un efecto psicológico relacionado con la obsesión y estudiado en las universidades.

Super Mario Bros (1986)

El hombre que se interesó por los videojuegos gracias a las máquinas recreativas y el Space Invaders, Shigeru Miyamoto, creó su primer hit de masas con Mario, un simpático fontanero italiano que tenía una misión muy concreta, rescatar a la princesa Peach, y que puso de moda a los videojuegos con personajes animados (como Sonic, el referente de Sega). Gracias a la publicación de Super Mario Bros, Nintendo sumó la NES a su lista de consolas de éxito, muy abultada ya que en ese momento convivía con la GameBoy. Mario, del que todavía hoy se publican secuelas, ha inspirado a casi todos los videojuegos que existen hoy en día gracias a su combinación de aventuras, historias, música pegadiza y multilinealidad de juego (hasta ese momento, nadie había pensado en meterse dentro de una tubería y trasladarte a otra parte del juego).

Wolfenstein 3D (1992)

Quizás a muchos no os suene demasiado este título, que fue el padre (aunque con menos éxito comercial) de sagas míticas como Doom o Quake. Este videojuego, sin embargo, fue el primero de su categoría, los FPS (First Person Shooter) que son líderes de ventas en la industria a día de hoy con títulos como Call of Duty o Counter Strike. A pesar de no ser tan reconocido, la idea era de por sí muy atractiva: un soldado americano extraviado en tierra enemiga, nazis liderados por un Hitler biomecánico, perros rabiosos y un punto de vista que se ha vuelto el estándar de todos los videojuegos de acción en primera persona. Tremendo y en 3D como indica su nombre, toda una novedad en su época.

The Legend of Zelda: Ocarina of time (1998)

Aunque la saga de Final Fantasy ya llevaba varias entregas de súperexito, esta creación de Miyamoto (Super Mario) fue un paso más allá de los juegos de rol y introdujo a los jugadores a un universo vivo y cambiante, con muchas posibilidades gracias a su narrativa multicapa y su diversidad de interacciones. Las aventuras de Link fueron, para muchos, la primera experiencia con un videojuegos "sin límites" donde el jugador tenía verdaderamente el control de los acontecimientos, una idea que fomentaría el desarrollo del hiperrrealismo en los años venideros.

Half-Life (1998)

La importancia de Half-Life en el mundo de los videojuegos viene dada por dos motivos principales. En su momento, causó impacto por cortar de raíz con las escenas cinemáticas donde el jugador no tenía control alguno de los sucesos. En Half-Life, también un FPS, el jugador tenían desde el primer momento una historia inmersiva donde ellos tenían el poder de decisión. La increíble inteligencia artificial de los personajes y el buen guión dieron un poder renovado a la narrativa en los videojuegos en primera persona. La segunda razón por la que Half-Life representó un antes y un después es que, debido a que tenía un motor de juego abierto, otros individuos pudieron desarrollar sus propios juegos a partir del mismo. De esta ecuación nació el Counter Strike, la saga de FPS más exitosa y uno de los principales videojuegos que protagonizan la escena de los eSports.

Grand Theft Auto III (2001)

El padrino de todo buen videojuego en la actualidad fue la tercera entrega de la saga de Rockstar, un éxito de masas que dio el dominio completo de la acción y la historia al jugador. A pesar de que la violencia tuvo un papel determinante en su éxito, la libertad para seguir misiones o merodear libremente por una ciudad (relativamente) extensa al aire de cada uno resultó clave a la hora de determinar el gusto de los consumidores. Desde entonces queremos jugar, sí, pero sobre todo queremos que no haya ninguna norma escrita antes de mover el ratón o el joystick. Por cierto, no olvidéis que ahora podéis recuperar el juego tanto en Android como iOS.

World of Warcraft (2004)

En la mayoría de listas de este tipo todavía se obvian títulos que han resultado determinantes para el desarrollo de la nueva industria del videojuego basada exclusivamente en los eSports. En este sentido, el videojuego que marcó un antes y un después fue el World of Warcraft, el primer juego de rol multijugador masivo en línea (MMORPG, en su acrónimo inglés) que alcanzó cotas de popularidad impensables (más de 10 millones de suscriptores online) y que han permitido el desarrollo del mercado competitivo que ahora dominan títulos como el League of Legends. Sin duda, la combinación de las nuevas tecnologías de comunicación e informática han creado un monstruo que quiere convertirse en el deporte del siglo XXI, y el WoW puso la primera piedra de todo ello.

Como en todas las listas, varios candidatos a aparecer se han quedado al borde de la mención, aunque para gustos colores. Minecraft, Sims, Pókemon, Gran Turismo, FIFA, Final Fantasy, Metal Gear Solid, Tony Hawk Pro Skater o incluso el Angry Birds podrían haber aparecido en esta recopilación, pero entonces nos hubiéramos tirado horas y horas, y preferimos pasarlas viciando a algunos de estos míticos títulos que han pavimentado el camino que han situado a los videojuegos como un fenómeno de masas. ¡A jugar!

Más VICE
Canales de VICE