Un delfín supersalido está aterrorizando una playa de Francia

El alcalde ha prohibido el baño después de que el animal empezara a frotarse con los kayaks.

por Drew Schwartz; traducido por Mario Abad
|
30 Agosto 2018, 3:15am

Photo by Wild Horizons/UIG via Getty Images

A veces, ir a la playa puede ser casi un deporte de riesgo: podemos morir empalados por una sombrilla asesina o acabar siendo víctimas de un gusano parásito que se aloja en el culo. Por si todo esto fuera poco, ahora los bañistas de una playa de Francia tienen otra cosa de la que preocuparse: un delfín que está muy solo y muy cachondo y que ha estado amargando las vacaciones a los turistas de la bahía de Brest.

Por lo que parece, el animal ha estado dejándose ver muy cerca de la orilla e incluso ha permitido que varias personas nadaran agarradas a su aleta. Todo muy bien hasta que, según cuenta el diario francés Ouest-Frane, el delfín empezó a mostrarse demasiado amigable. Ahora, Zafar —así han apodado al animal— lleva semanas intentando frotarse con los turistas y los kayaks, y evitando que los bañistas vuelvan a la orilla “con su pene rosado de 20 centímetros, a menudo erecto”, informa Le Télégramme.

“Es un delfín solitario en busca de compañía”, declaró Sammy Hassani. “Mientras esté en celo, se frotará contra los humanos o los cascos de las embarcaciones”.


MIRA:


La aparentemente irrefrenable lujuria de Zafar ha obligado al alcalde de la localidad a prohibir totalmente el baño, y ha aconsejado a los bañistas que no se acerquen a menos de 45 metros del delfín a menos si no quieren sufrir ningún daño o protagonizar una escena improvisada de La forma del agua.

“He tomado estas medidas para preservar la seguridad de la gente”, declaró a Ouest-France el alcalde de Landévennec, Roger Lars. “Muchos bañistas estaban muy asustados. A uno de ellos incluso lo levantó con el morro”.

Según los expertos, Zafar supone una amenaza en potencia para la gente y podría hacer daño a alguien con las aletas si se sintiera amenazado. Así que, por desgracia, habrá que añadir “delfines extremadamente cachondos” a la ya larga lista de cosas que pueden matarte en verano.

Sigue a Drew Schwartz en Twitter.