Publicidad
Libros

Monstruos, nostalgia y periodistas locos: aquí nuestros libros favoritos de mayo

Os presentamos las novedades literarias más interesantes del mes de la primavera.

por VICE Staff; ilustración de Aina Carrillo
31 Mayo 2018, 3:50am

Como cada mes, aquí tenéis algunas de las novedades editoriales que nos han parecido más interesantes durante este mes.

Lo que más me gustan son los monstruos
Emil Ferris
Reservoir Books, 2018

Aquí estamos ante algo realmente serio. Lo primero que te deja boquiabierto de este libro es su parte gráfica. Ferris ha dibujado uno de los cómics más impresionantes que recuerdo en el que los textos se funden con las imágenes y las imágenes dan perspectiva y profundidad al texto, presentándonos una ciudad, Chicago en los años 60, vista a través de los ojos de una niña de 10 años, Karen Reyes, fascinada por la iconografía de las historias de monstruos de la época y que se ve a sí misma como uno de ellos. El libro es también en parte un homenaje a todas esas historias de serie B.

Tras morir su enigmática vecina de arriba, Karen intentará averiguar qué pasó exactamente aquella noche, descubriendo por el camino historias ocultas de su familia y su entorno.
Este libro es el primer cómic de una autora de 55 años con una historia personal muy complicada, ya que contrajo la fiebre del Nilo occidental a los 40 años debido a la picadura de un mosquito. Aquello la dejó en una silla de ruedas, con una hija de 6 años a la que cuidar y sin poder dibujar, teniendo que abandonar su trabajo como diseñadora de juguetes e ilustradora freelance.

Tuvo que volver a aprender a dibujar, ya que sus manos se movían diferente, volvió a la escuela de arte y tras años de ha conseguido completar esta monumental obra, de la que parece que ya ha terminado la segunda parte.

Juanjo Villalba

No sabes lo que me cuesta escribir esto
Olivia Rueda
Blackie Books, 2018

Este puede que sea el título más literal que se haya escrito nunca. Puedo aseguraros que su autora ha meditado y pensado mucho cada palabra que ha escrito, hasta tal punto que ha aprendido a escribir y a hablar a medida que lo iba construyendo. Olivia se enteró hace siete años que sufría una malformación congénita en el cerebro que acabó desembocando en un derrame. La cosa se puso muy fea. Desde ese día, tuvo que aprender a vivir siendo afásica, o lo que es lo mismo, tuvo que aprender a hablar y a escribir de nuevo. Como explica ella, el mayordomo que nos chiva todo lo que necesitamos saber para comunicarnos con los demás había sido despedido.

No sabes lo que me cuesta escribir esto es un libro a modo de diario en el que Olivia nos recuerda de una forma tan sencilla como brutal que en cualquier momento tu vida puede dar un giro de 360 grados nada agradable. Hablar, caminar o escribir son actos tan interiorizados que creemos que son eternos, pero un buen día una vena explota en tu cabeza y te lo arrebata todo.

Cualquiera que se lea la sinopsis puede esperar una historia de superación, una mujer en la que inspirarnos, que nos motiva a seguir luchando, una especie de libro de autoayuda que no nos de vergüenza enseñar en el metro. Pero no es así. Olivia no te va a soltar cualquiera de esas chorradas que podemos leer en una taza de desayuno, sino que te va a contar una historia tal y como fue. Y punto. Una historia bastante jodida en realidad.

Olivia te va a enseñar, sin pretenderlo, que hablar es muy difícil y que nada de lo que tienes es permanente. Que todo se puede ir cuando menos te lo esperas y que de la enfermedad no se puede sacar nada bueno, simplemente tienes que seguir viviendo como puedas para no dejar de existir. El libro está envuelto en un aura de "positividad pesimista" que lo hace tan bonito como abrumador y crudo. Igual que la vida misma, supongo. La conclusión ya la sacarás por ti mismo.
Raquel Zas

Antigua sabiduría gonzo
Hunter S. Thompson
Sexto Piso, 2018

Está claro al leer esta recopilación de entrevistas a Hunter S. Thompson, realizadas entre 1967 y 2005, que entrevistar a uno de los mayores renovadores de la historia del periodismo no debía ser tarea fácil. No obstante, en la mayoría de artículos que podemos leer en esta recopilación, todos los periodistas aprueban con nota, aunque algunos dan un poco de rabia sacando brillo a sus plumas e intentando ponerse a la altura del maestro.

El libro es, por supuesto, un imprescindible para todos los fans de Thompson y da una imagen mucho más completa del autor que la que extendió la película de su amigo Johnny Depp, Miedo y asco en Las Vegas. Porque al leer todas estas entrevistas, aparte de reírnos con las anécdotas de Thompson, repasamos también casi cinco décadas de la historia de los Estados Unidos y del mundo: de Nixon a Bush hijo y de Vietnam a Irak. Todo visto desde los ojos de un tipo excéntrico por definición como fue HST.
Juanjo Villalba

Nostalgia
Mircea Cărtărescu
Impedimenta, 2012

No tuve que meditar mucho antes de tomar la decisión de escribir sobre Nostalgia. Al mismo tiempo, podría haber elegido cualquier obra más reciente, menos compleja, o incluso su última novela, Solenoide, pero desde que Mircea Cărtărescu recibió el Premio Formentor (que no está mal) el pasado mes de abril no he podido quitarme de la mente la primera obra narrativa de su carrera.

Su primera edición fue inicialmente censurada antes de la revolución rumana en el ocaso del régimen de Ceausescu, y es un producto evidente de la macabra realidad de éste. Nostalgia se compone de cuatro novelas cortas y un relato, que es el más conocido y el primero en publicarse en español, “El Ruletista”, junto con la sección central, conformada por “El Mendébil”, “Los Gemelos”, “REM” y el epílogo “El Arquitecto”. Todas partes independientes pero en orden cronológico de escritura, y sin hilo conductor aparente salvo el hecho de que algunas comparten narrador y que todas siguen la estela del onirismo literario de esta generación de escritores rumanos.

Nostalgia es un tapiz no muy pintoresco (más bien abigarrado, oscuro y caótico) en el que Cărtărescu, quien asimila el sueño como parte implícita de la realidad y sigue un estricto proceso creativo durante el cual permanece en un profundo estado de trance, presenta en un ejercicio de metaficción la realidad rumana mediante una lectura enfangada pero no angustiosa, la visión no sesgada de la infancia y la juventud como un viaje, en medio de un Bucarest en ruinas que esconde un aspecto siniestro y sus restos recuerdan a un paraíso perdido. Cărtărescu utiliza un número disparatado de recursos y de imágenes (en “REM”, esto en el lector se materializa en un susurrado “¿Pero qué…?”), y representa el absurdo de una forma exquisita, en ocasiones con un no tan ligero humor negro (leed “El Ruletista” al menos, por favor).

Nostalgia es asistir a una lectura privilegiada; una crónica onírica de la Rumanía de los años robados; un reflejo que bien podría volcarse a otras culturas como la ibérica, la de los tiempos oscuros para unos y eminentemente felices para otros, mientras todo a su alrededor está en ruinas. Pero en definitiva, si todo esto es un sueño, ¿a quién le importa?
Marcos Astorga