mlb

Los Cubs regalan anillo de Serie Mundial a uno de los peores enemigos de la franquicia

Steve Bartman, famoso por haber interferido en una jugada clave en 2003, recibirá anillo del campeonato más reciente de la franquicia de Chicago para dar fin a la disputa.

Steve Bartman fue, durante mucho tiempo, el hombre más odiado de Chicago. El génesis de su desafortunada fama es bien conocido por todos. Fue en el lejano 2003, en un partido de la Serie de Campeonato de la Liga Nacional entre los Cubs de Chicago y Marlins de Florida que Bartman se atrevió a atrapar una pelota de foul que habría acercado a los Cubs a la Serie Mundial de aquel año.

Los Cubs terminarían perdiendo el Juego 6 y la serie por completo, dando por finalizado el sueño de muchos aficionados. Pasarían más de 100 años para que Chicago volviera a levantar el trofeo de los banderines.

Publicidad

Como prueba de redención y perdón absoluto, Tom Ricketts, dueño de los Cubs, decidió contactar a Bartman para regalarle un anillo conmemorativo de la Serie Mundial conquistada en 2016.

"En nombre de toda la organización de los Cubs de Chicago, nos complace otorgar un anillo de la Serie Mundial de 2016 al señor Steve Bartman. Esperamos que esto pueda dar fin al desafortunado capítulo que ha prevalecido durante todo este tiempo en busca de la ansiada conquista de la Serie Mundial. Aunque no existe gesto que pueda alivianar el peso que [Bartman] ha aguantado durante una década, creímos que era importante que Steve supiera que siempre ha sido parte de esta organización. Después de todo lo que ha sacrificado, estamos orgullosos de este reconocimiento para Steve Bartman", comentó Ricketts para la cadena de noticias WGNTV.

¿Cómo reaccionó el infame fanático a tan inesperado honor?

"Aunque no me considero digno de esta distinción, estoy profundamente conmovido y sinceramente agradecido por recibir un anillo oficial de la Serie Mundial de 2016 de los Cubs de Chicago. Estoy consciente del significado histórico y aprecio el simbolismo que representa el anillo en muchos niveles. Mi familia y yo lo cuidaremos por generaciones. Aún más significativo es el tacto de la familia Ricketts, en nombre de la organización y fans de los Cubs, para darme la bienvenida de vuelta a la familia Cub. Me siento aliviado que la saga del 2003 haya concluid por fin".

Después de tantos años, Bartman y su familia podrán regresar a un partido de la MLB tranquilamente.