Operación Triunfo

Vivimos la Final de OT desde el plató

Y aunque pueda parecer muy creepy la acreditación de la gala te la daban en una iglesia.

por Alba Carreres; fotografías de Anna Álvarez Ortega
20 Diciembre 2018, 8:14am

Ser periodista es un chollo: comida, bebida gratis y hasta incluso unas entradas VIP a la última gala de OT. Para ser un miércoles tonto, sin planes ni nada más qué hacer, no estaba nada mal.

Es en este tipo de eventos que te das cuenta que hay gente que ha estudiado una carrera solo para asistir a estos actos en los que te invitan y todo es totalmente gratis. Y allí estábamos Anna y yo, en medio de un grupillo formado por periodistas de vertele, ecoteuve y fórmulatv, y fans que tienen la carrera de periodista y que tienen un blog llamado l’oli d’oliva.

Nos metieron a todos en un bus súper chulo, de esos que no tienen chicles enganchados debajo de los asientos y no huelen mal, que nos llevó hasta la puerta del plató. Y, en realidad, menos mal que nos dejaron en la puerta y no tuvimos que caminar demasiado.

1545291217375-DSCF3635
El bus de los periodistas

A los que no sepáis dónde se graba OT os diremos que es en uno de los sitios más terroríficos de Cataluña. El sitio en sí es conocido con el nombre de “el Hospital del tórax”, un sanatorio abandonado en el que se han hecho más de tres millones de ouijas y en el que se comenta que se practicaban ritos satánicos antes de que el recinto pasase a formar parte del Parque audiovisual de Terrassa. Todo bastante creepy.

1545295348436-DSCF3672
1545291685162-DSCF3684
El plató mientras se proyectaba el vídeo de emergencia
1545295154086-DSCF3693

Allí en medio de aquellos edificios, como una seta, se alza una iglesia, con sus retablos y sus santos, ahora reconvertida en un despacho de check in para registrar las entradas y los DNI de toda la gente del público. Una vez que nos dieron la botellita de agua y el bocadillo de jamón de turno, nos pusieron a todos el mejor sello de nuestras vidas: el de OT.

1545291480783-DSCF3743
1545291516328-DSCF3713
1545295203732-DSCF3806

Justo delante nuestro estaba Jaime, un chico de veintipocos años que cada semana trae a gente de público al programa para que el foso se vea lleno. “Yo soy un fan que hace años que viene de público y ahora me encargo un poco de hacer de PR de gratis para que haya ambiente”, nos dice. Del grupo de chicas que le acompaña esta noche solo conocía a una.

1545295454358-DSCF3681
1545291816899-DSCF3777
1545293504732-DSCF3758

Montado en el centro del plató estaba Mateo, el animador de público, que parodiaba todas las situaciones en las que los asistentes se podrían encontrar en un programa en directo. Le decía a los de primera fila que se pusieran guapos y no chillaran mucho, que luego se les veía por la tele hasta el pus de las anginas. Advertía a los VIP que por el simple hecho de tener un VIP no podían hacer lo que les diera la gana. “Hoy todas somos VIP caris, decía”. También recordaba que en el interior del recinto estaba prohibido grabar stories, aunque dijo que estaba seguro que alguien las haría, les pedía que al menos no usaran flash. Una vez escuchado aquel preámbulo y visionado el vídeo con las medidas de seguridad indicando dónde se encontraban las salidas de emergencia, como si estuviéramos en un avión a punto de despegar, empezó el show.

1545291932895-DSCF3873
1545293548336-DSCF3867

3, 2, 1 y dentro. Y habiéndose memorizado todos los tarjetones del guión Roberto Leal se presentó ante la cámara guardando la compostura ante tantos aplausos nerviosos. En las pausas de vídeo el equipo de maquillaje le retocaba y le animaba a sacarse el blanco de la comisura, y a sacarse los mocos, residuo de un invierno arduo plagado de virus. Muy heavy el nivel de concentración que hay que tener para hacer un directo así. Yo creo que en los momentos en los que bailaba como si le hubieran electrocutado era para sacarse los nervios de encima. Roberto, si lees esto ¿nos lo puedes confirmar?

1545294663800-DSCF3824

Eso sí, para mí los mejores momentos de la gala fueron los encajes de bolillos para que todo el mundo tuviera un micro y la maravillosa forma en la que una vez se pinchaba la cámara todo lo sobrante desaparecía. Las tarimas se desvanecían como de la nada y de repente siete personas venían a colocarle bien el vestido a Natalia como un coche de F1 entra a los boxes.

1545292897296-DSCF4193
1545292897664-DSCF4185

Si hay algo que he aprendido en esta gala es que en OT trabaja un ejército de arañas que tejen sin que nadie se entere de su presencia y cuidando la imagen con el máximo detalle: peinando el cabello despeinado de Julia, quitando el pintalabios de los dientes de Sabela y hasta arreglando el cuello de camisa de Famous. Los momentos a lo lluvia de estrellas en los que los concursantes vuelven cambiados de ropa también son magia.

1545295572019-DSCF3819
1545295539429-DSCF3740
1545295518694-DSCF3739
1545292897576-DSCF4217
1545292897608-DSCF4184
1545292897593-DSCF4216

En otro estadio de importancia están los músicos que acompañan a las actuaciones, aquellos a los que poco aplauden y han estudiado desde los seis años para poder tocar dos minutos en OT. Ellos, que ven como neoartistas que se pasan tres meses encerrados en una academia se convierten en oro, se merecen mucha más atención de la que el público les presta.

En las pausas para la publicidad se escuchaba a la gente chillando “Natalia ganadora” “Alba campeona” o “Famous Eurovisión”. Era gente que estoy segura que hoy no tiene voz. Gente que se daba las manos con señal de apoyo, peña de los nervios que se llebaba las manos en la cabeza, lágrimas que recorrían rostros y uñas mordidas. Estas señales aumentaban exponencialmente a medida que avanzaba la noche y se acercaba el momento de desvelar el nombre del ganador o ganadora.

1545293791919-DSCF4009
El momento del veredicto final
1545295257528-DSCF4033

Y en el momento en el que Roberto Leal abrió el sobre y pronunció el nombre de la persona ganadora, una explosión de papelitos dorados se vino a mi cabeza. Hubo un momentazo televisivo en el que la madre del ganador se vino arriba al salir en el escenario y se marchó con el premio de 100.000 en la mano haciendo señales con las manos como de merecerlos. La gente se quedó muy pillada con ese momento.

1545293832815-DSCF4107
1545293851189-DSCF4136
1545293865173-DSCF4149

Con esta gala se cerraba una etapa. 92 días de presión, risas y emociones. Acabada la jornada, poco a poco la gente fue desalojando la sala como ganado y montándose en los autocares que salían de vuelta a Barcelona, no sin antes comentar la jugada y haciendo la tertúlia a las puertas de aquel antiguo hospital reconvertido en plató.