Necesitamos hablar sobre los borrachos que orinan gente en los conciertos

Pasó en Australia el año pasado, y el fin pasado un imbécil orinó a una familia en un toquín de Metallica en Phoenix.
9.8.17
Foto: Maricopa County Sheriff Dept.

Ok, entendemos. El precio del boleto es la mitad de lo que ganas en una semana y las 9 cervezas que te tomaste en el acto abridor hicieron una mella considerable en el resto del dinero que te quedaba para esa misma semana. Entendemos que has pagado buen dinero por este toquín y que quieres ver todos y cada uno de los segundos que duren todas las bandas encima del escenario, sin importar que tu vejiga pague las consecuencias. Te lo mereces, haz trabajado para ello. Pero, verga carnal, no importa que la cola para el baño llegue hasta la puta sección 5C, ni que la banda esté a punto de tocar tu canción favorita del universo, orinarse encima de la gente cuando vas a un concierto, sigue siendo y con justa razón, muy pinches mal visto.

Publicidad

Siguiendo los pasos de un australiano que no se aguantó y le orinó encima a una mujer durante un show de Spiderbait el año pasado, este fin de semana un idiota orinó encima de una familia en un concierto de Metallica en Phoenix. Ambos individuos estaban pedísimos, pero todo el mundo sabe que ni remotamente alcanza el pretexto para justificar el haberse orinado encima de una niña de diez años.

Y eso fue exactamente lo que hizo Daniel Daddio, a quien arrestaron en el estadio de la Universidad de Phoenix el viernes por la noche, después de que las autoridades dijeran que orinó encima de una familia de tres, que estaba sentada frente a él en un show de Metallica. Y sí, una de las víctimas tiene 10 años.

Según el registro de la corte, los miembros de la familia sintieron un líquido caliente lavándoles la espalda y las piernas. Cuando uno de ellos se dio la vuelta, vio a Daddio orinándoles encima.

El supuesto incidente se produjo después de que Joel Morrison recibiera una multa de 800 dólares el mes pasado. Joe es el imbécil que orinó en febrero del año pasado encima de una mujer en el toquón de Spiderbait en Melbourne.

Algunas preguntas tendrían que formularse sobre esta tendencia, pero se podría pensar que es una conducta bastante básica no echarle pis a las otras personas, especialmente en un concierto, donde el precio de las camisas es tan inflado.

Sí, hacer cola para el baño en un concierto o evento deportivo es lo peor, pero ser acusado de orinarse en alguien es 100% peor. Aguántense o váyanse a casa.

Sigue a Noisey en Facebook.