Viajes

Fotografié a completos desconocidos mientras mantenían relaciones sexuales

La fotógrafa Roxy Hervé fue invitada a fotografiar los momentos de habla de su nuevo proyecto, apropiadamente titulado ‘Lovers’.
RH
fotografías de Roxy Hervé
25.1.18

Hace poco, Roxy Hervé estuvo haciendo fotos a desconocidos en momentos íntimos. No eran actores ni modelos, sino personas normales y corrientes que no tuvieron ningún reparo en invitar a sus dormitorios a la fotógrafa y artista parisina de 27 años para su proyecto Lovers, que ella define como una exploración "minuciosa” de “la forma humana y su entorno”.

Me reuní con Hervé en el norte de Londres, donde vive actualmente, para hacerle unas preguntas.

Publicidad

[Las siguientes fotos no son del todo seguras para ver en el trabajo]

VICE: ¿Cómo surgió la idea de este proyecto?
Roxy Hervé: Una chica de París se puso en contacto conmigo y me dijo: “Me gustan tus fotos y quisiera hacer una sesión con mi novio. ¿Te interesa la idea?”. Le contesté que sí y pensé que ya vería cómo enfocarlo sobre la marcha.

¿Qué pasó luego?
Fui a su casa y empezamos a hablar los tres, de forma muy directa, sobre su relación. Nos pasamos toda la tarde bebiendo mientras ellos me contaban cosas superíntimas que yo no tenía por qué saber; a fin de cuentas, no los conocía de nada. Intimamos bastante y acabé haciéndoles fotos en su habitación. Me gustó tanto la experiencia que decidí hacer de aquello un proyecto.

Desde una perspectiva técnica, ¿es difícil fotografiar a gente dándose el revolcón en una cama?
Lo es, sobre todo si estoy encima, con la cámara. Si creo que puede valer la pena, a veces les digo: “Esa postura es muy bonita, no os mováis”. Pero por lo general tengo que intentar adivinar en qué posición se vana poner a continuación para anticiparme y sacar una buena foto. Pero sí, hay comunicación entre nosotros. Es una colaboración.

¿Crees que las parejas actúan de forma diferente porque saben que hay alguien con una cámara en la habitación?
Al principio yo creo que sí, porque siempre noto cierta sensación de incomodidad, aunque intento romper el hielo soltando alguna cosa graciosa. Luego empieza a fluir la confianza. Al final de la sesión, todo el mundo me dice que le ha gustado mucho la experiencia.

¿Cómo generas ese ambiente de confianza?
Es lo que más tiempo lleva, de hecho. Como parte del proceso, hago una grabación de audio. A cada uno le hago la misma pregunta: “¿Recuerdas el momento en que te diste cuenta de que te gustaba tu pareja? No el momento en que te sentiste atraída por esa persona, sino cuando te diste cuenta de que te gustaba de verdad, más allá del deseo sexual”. Eso ayuda a que se relajen y confíen más. También ayuda el hecho de que sea una chica, porque las chicas que fotografío no se cortan; al revés, suelen ser ellos los más tímidos.

¿Alguna vez has hecho una de estas sesiones con parejas a las que conozcas personalmente?
En dos ocasiones. Los había visto en fiestas, pero fue bien. Dentro de poco tengo una que creo que va a ser la más violenta de todas. Estoy buscando a gente más mayor que las parejas de 20 y 30 que estoy fotografiando ahora, así que pregunté a mis padres si conocían a alguien que estuviera dispuesto. Al final se puso en contacto conmigo la mejor amiga de mi madre, que me conoce desde yo que era muy pequeña. Pero bueno, ella y su pareja son muy majos y educados, así que creo que será una buena experiencia.

¿Cómo distingues entre fotos artísticas de sexo y fotos pornográficas?
Yo no veo nada pornográfico en las mías. No hay penes erectos ni vaginas ni nada por el estilo. Sí que se ven tetas, pero para mí una teta es más erótica. Yo me centro más en las posturas y la fusión de los cuerpos que en partes específicas.

¿Has aprendido algo sobre la sexualidad humana con este proyecto?
Pues no estoy segura, porque el proyecto no trata de eso completamente. En muchos aspectos, mis fotos no son muy eróticas. Están al borde de serlo, pero no es el objetivo. Se trata de captar el momento en que los cuerpos se unen y de la forma que adquieren juntos. Hago fotos de cuerpos, pero la forma en que los encuadro hace que los cuerpos tomen una forma totalmente distinta.

¿Has aprendido algo sobre ti misma?
Sí. A veces puedo ser un poco rarita. No hago amigos con facilidad. El hecho de tratar con completos desconocidos y ayudarles a sentirse cómodos para que se desnuden y me dejen hacerles fotos me ha ayudado a mejorar mi autoestima, porque siempre que acabamos, la pareja parece que se queda más íntima y unida que cuando llegué.

¿Adónde te gustaría llegar con tu proyecto?
Un par de galerías ha contactado conmigo, lo cual es genial. Me encantaría montar una exposición audiovisual, con grabaciones de las parejas contando su historia que acompañaran a las fotos.

_Hervé busca a todo tipo de personas que quieran participar en su proyecto. Puedes seguirla en _Instagram o escríbele un email: onlylovers@yahoo.com.__

@oldspeak1

Este artículo apareció originalmente en VICE UK.