Salud

Un tipo se rompió la garganta por evitar un estornudo

Bajo ninguna circunstancia deberías apretarte la nariz y cerrar la boca para contener un estornudo.
19.1.18
Imagen:  BMJ Case Reports

Este artículo fue publicado originalmente en Tonic, nuestra plataforma especializada en temas de salud

Estornudar con decencia no es tan complicado. Cuando tu cuerpo expulsa ese fino rocío de virus a toda velocidad, es mejor mantenerte lejos de otras personas. Usa un pañuelo o, en una emergencia, tu manga o tu codo. Luego tira el pañuelo. Lávate las manos. Lávate el codo.

Bajo ninguna circunstancia deberías apretarte la nariz y cerrar la boca para contener o tratar de silenciar un estornudo. Al hacerlo, le ahorras a la gente tus bacterias, pero en algunos casos podría romper tu garganta, como desgraciadamente le pasó a un hombre.

Publicidad

Esta historia de advertencia llegó a nosotros en papel gracias al BMJ Case Reports: un hombre sano de 34 años acudió a la sala de emergencias con una hinchazón dolorosa y la voz alterada. Le dijo a los doctores que, después de apretarse la nariz y cerrar la boca para contener un estornudo, sintió como si algo reventara en su cuello y después comenzó a hincharse. Al poco tiempo, tragar se volvió extremadamente doloroso y casi perdió la voz.

Los doctores que lo examinaron escucharon golpeteos y crujidos que iban desde su cuello hasta su caja torácica; determinaron que se habían formado burbujas de aire en los tejidos y músculos profundos de su pecho. Como podrás imaginarte, eso no es bueno. Los doctores encontraron un desgarre en la parte posterior de su garganta gracias a una tomografía.


Lea también:


El hombre fue ingresado al hospital, donde le pusieron una sonda para que pudiera comer y así, impedir que la comida se atorara con el desgarre o pasara a través de él, y recibió antibióticos vía intravenosa para prevenir posibles infecciones. La hinchazón y el dolor mejoraron, y luego de siete días fue dado de alta con instrucciones de no bloquear sus fosas nasales la próxima vez que estornudara.

Al principio los médicos estaban sorprendidos por el diagnóstico, ya que la ruptura espontánea de la garganta no es un fenómeno común. Por lo regular es causada por trauma, vómitos, náuseas y tos muy fuerte. Y, al parecer, también pasa por intentar evitar un estornudo. Los autores compartieron el artículo para ayudar a otros profesionales a identificar casos como este pronto, ya que puede provocar serias complicaciones sin el tratamiento adecuado. (Y nosotros lo compartimos contigo, querido lector, para que tampoco lo hagas).

A pesar de ser un caso extraño, los doctores advierten que "impedir un estornudo bloqueando las fosas nasales y la boca es una técnica peligrosa y debería evitarse”. Además de la perforación de la garganta, puede provocar otras consecuencias graves, desde aire atrapado entre los pulmones, hasta tímpanos perforados y aneurisma cerebral.

En resumen, no te tapes la nariz para evitar un estornudo. En serio, no lo hagas.