FYI.

This story is over 5 years old.

Zaque: La historia de una leyenda del rap nacional

Empezó a hacer rap a finales de los 90 con lo que había. Ahora es un referente del rap mexicano.

Comencé a recordar los años de mi terrible adolescencia y resultó ligeramente curioso. Me puse a pensar cómo es que por cuestiones azarosas o porque (yéndonos por el lado romántico) es algo innato, algo que se lleva en la sangre, algunas personas conectan con cierto género musical, movimiento o cultura desde el primer momento en que lo escuchan. Dicen que “el rap es un gusto adquirido”. Pero en serio, ¿qué factores se tienen que conjugar para que tal o cual pasión se manifieste en una persona? Quizás sea una pinche patología funcional como toda pasión, o una especie de condicionamiento accidental.

Publicidad

Esta psicología asequible surgió de una plática con un sujeto autoproclamado como Jin Beast. Somos de la misma edad y a principios del nuevo milenio mirábamos ávidamente un MTV ya corrompido cada quién en su respectivo hogar, a miles y miles de kilómetros de distancia, sentados frente al televisor. Simón, la generación del MTV chafa, con Fred Durst, Eminem, Korn, Blink 182 y todo ese pedo. La diferencia entre ambos radica en que, lamentablemente, a mí me brotó el morbo de ir “más allá” del horizonte del “rock”. Terminé borracho en conciertos de PJ Harvey, The Pixies, Radiohead, Suede y cosas así. Mientras que Jin, siguió su camino por los vericuetos del rap, más allá de las escazas y sobreproducidas (no digo que de manera correcta o incorrecta, sino pulidas por el gran filtro del mainstream) muestras que exhibía aquel canal de música. Y es que no había más. Siendo un adolescente en un país tercermundista es difícil, ya sea por la falta de varo, la falta de cultura, conocimientos y todo eso. Pero hay gente a la cual le brota la necesidad y las ansias, quizás influya mucho el contexto, el ambiente, qué se yo. Y no sería sino hasta unos años más adelante que nuestros oídos convergerían gracias a un disco títulado El día y la noche en el infierno del mito entoncesconocido como Zake.

Zaque comenzó escuchando a Calo, Mc Hammer y Vanilla Ice porque era lo que había y por alguna extraña razón él sabía que ahí estaba el pedo. También escuchaba un poco de house. Hasta tener más o menos cumplidos los 13 años su amigo ‘el gordo’ regresó de un viaje al extranjero con toda la marranéz en su maleta: Muddy Waters de Redman, Down with the king de Run Dmc, 36 chambers de Wu-Tang, Temples of boom III de Cypress y entonces todo comenzó a tener sentido. Años después volvió a aparecer “el gordo” quien, de alguna manera, consiguió una idónea cantidad de billete. Este fue utilizado para comprar algunos aparatos relativamente “inservibles” y una grabadora de cinta con las negras intenciones de hacer rap de manera correcta. Lamentablemente, habían construido una semántica de cómo hacer hip-hop a partir de uno o dos vídeos que en ese entonces MTV Latinoamérica transmitía.

Publicidad

Todo esto fue ya en el 98. Con 18 años, comenzó a hacer rap “de manera seria”. Lo pongo entre comillas porque desde un principio supo que esto era lo que él quería hacer. Adoptó el papel de rapper en su vida y siempre se tomó su trabajo muy seriamente. Entonces produjo su primer rola “Formas Distintas” con la agrupación Life Style, conformada por JReds (hoy conocido como Akil Ammar), Speedy One (ahora bajo el pseudónimo de Boca Floja), Zqualo y YakMag, Codak y Kch1. Todo eran íntegras ganas de rapear, pureza y una auténtica hermandad adolescente sobre beats hechos con una drum-machine.

Por ahí se armó otro proyecto efímero con el gordo llamado Asesinos Líricos. Zaque continuó haciendo beats por condición, gusto y costumbre a lo largo de su vida y hasta la fecha. Diario. Por puro placer. Hasta que llegó lo que para mi es uno de los discos mas representativos del rap mexicano: El día y la noche en el infierno. Siempre trabajando bajo la premisa “te puede gustar o no nuestro trabajo, pero no puedes negar que está técnicamente bien hecho”, hizo rap con plomo, rap con un chingo de furia y arrebato. Melancolía ocre engendrada en las vísceras de la ciudad mas grande y lóbrega del mundo. Rap considerado como un referente por muchos raperos que actualmente están en boga. No es extraño que el disco haya comenzado a consolidarse años después de su lanzamiento, puesto que la pobre promoción y el limitado público que había en aquel entonces, aunado a la indiferencia de Zaque por las presentaciones en vivo (no le gustan), mantuvieron el material con un perfil bajo, aunque curiosamente este haya sido lanzado por EMI.

Publicidad

En un principio, Sonido Líquido era Zaque haciendo beats y paulatinamente se fueron uniendo varios personajes. Actualmente, Sonido Líquido es y está conformado por Doctor Destino, Tino el pingüino, Dj Freak y Zaque. Hacen beats y rapean. Crean música pues. Una especie de crew y sello. También está la versión que a mi me tocó vivir. Es un taller-laboratorio. Una especie de templo o espacio especializado, en donde cualquiera puede acercarse a aportar algo, generar retro alimentación, pedir alguna opinión imparcial acerca de su trabajo o colaborar. El quid del asunto radica básicamenre en generar ideas nuevas, compartir y hacer crecer el pedo de la manera correcta. El Zaque brinda posibilidades para trabajar. Si realmente tienes ganas, él te va ayudar en lo que pueda.

Mas allá de ser respetado y reconocido por su trabajo de manera ególatra, Zaque quien dice: “lo que ha hecho el Hip-Hop por mi, ha sido enseñarme valores”, busca transmitir ese sentido de comunidad y que todos los que trabajan cerca se vuelvan mejores y crezcan juntos, que los valores se difundan, algo que la camada contemporánea de rappers inconscientes de la insipiencia que es y será el hip hop mexicano por muchos años más no promueven. Al contrario, lo deforman para luego ir a estrellarse contra sus propias concepciones que el hip hop gringo y ellos mismos han establecido. Se derrumban sus castillos de naipe y se ponen en ridículo. El asunto aquí es hacer las cosas bien, contar historias de manera genuina, hacerle entender a alguien algo que quizás no había entendido.

Actualmente Zaque está a punto de lanzar su más reciente disco titulado Mujerez, en donde la técnica del beat es más depurada. Se le nota la experiencia y el callo, es un trabajo con calidad superior al disco anterior, sin duda un futuro clásico nacional. Y, aunque el rapping es más moderado, las líricas anecdóticas le dan un toque más reflexivo y ponderado.