FYI.

This story is over 5 years old.

La historia de cómo un Velvet Underground se volvió una ultraderechista en Estados Unidos

Maureen Tucker fue la baterista de The Velvet Underground. Y Maureen Tucker se afilió al Tea Party hace unos años. Y el Tea Party es el ala más conservadora del partido republicano gringo.
7.4.14

Richard Nixon, figura clave del republicanismo estadounidense, fue elegido presidente por primera vez en 1969. Dos años antes, The Velvet Underground habría lanzado su primer álbum junto con Nico y la emblemática portada que Andy Warhol diseñó: el platanito. Más de dos siglos antes, unos weyes en Boston se cansaron de tanto pinche impuesto y tiraron un chingo de té al mar para enchilar a los ingleses porque, como todos sabemos, a ellos les encanta el té (es obvio que ésta no fue la razón). Y, finalmente, hace unos cuantos años, por ahí del 2008-2009, un grupillo de curiosos personajes como el de Sarah Palin decidió crear un movimiento que haría contrapeso a las ideas socialistas y por lo tanto terroríficas del señor Obama (espero estén ya grandecitos y noten el sarcasmo).

Publicidad

Ah, ¿que por qué puse todo esto en un mismo párrafo? Por culpa de Maureen Tucker. Y Maureen Tucker fue la baterista de The Velvet Underground. Y Maureen Tucker se afilió al Tea Party hace unos años. Y el Tea Party es el ala más conservadora del partido republicano gringo. Sí, ya sé, aquello es viejo y no es novedad. Pero para aquellos que creen que esta columna es un pinche feed de Twitter sólo les digo que están en el lugar equivocado.

Sería más que redundante abundar en The Velvet Underground. Digo, Lou Reed llegó hasta donde pudo y pues se murió, pero eso sirvió para que toda la hipsteriza y farolillos que andan regados por ahí entraran a la Wikipedia y al Youtube para volverse fans de esta, sí, mítica banda norteamericana. Quienes aman esta banda ya lo saben todo y por lo tanto más que yo acerca de ellos; y a quienes ni les va ni les viene, pero saben disfrutar de sus canciones pues ya se pondrán a investigar si se les hincha o no el huevo.

Richard Nixon comenzó la guerra contra las drogas que hasta ahora sigue jodiendo al mundo (y un poquito a México también). En contraparte, The Velvet Underground incluyó “Heroin” en su álbum debut. Ya sé que no es una letra que nos invita a meternos esa droga, pero el punto es que se sabía que eran unos adictazos. En fin, por un lado tenemos a un gobierno al más puro estilo calderonista, y por el otro, a una banda al más puro estilo… bueno, creo que no hay comparación en México. Espero haya ilustrado mi punto.

Pero Tucker. Hablemos de Tucker. Fue la baterista durante los primeros años de The Velvet, pero en 1972 decidió abandonar la música después de que Reed lo dejara unos meses atrás. Se mudó primero a Arizona, y más tarde a Georgia, estado gringo mejor conocido por sus zonas rurales y pobreza. Ahí, siendo madre soltera de cinco hijos, comenzó a trabajar en un Wal-Mart sin saber que The Velvet estaba volviéndose muy famoso en otras partes del mundo. Así, en una entrevista que le hicieron en 1990, confesó no tener ni idea de que había sido parte de una de las mejores bandas de la historia.

Tucker no abandonó por completo la música. En 1981 grabó un álbum en la sala de su casa y cuatro años después grabó un segundo pero en esta ocasión ayudándole a su amigo Jad Fair, que es mejor conocido como el güey de Half Japanese. Pero antes de irme para allá, cabría mencionar que varias de las canciones que Tucker grabó como solista en aquel álbum casero estuvieron enfocadas a describir las frustraciones de la clase trabajadora norteamericana. También le compuso una rola a Warhol llamada “Andy”, pero la verdad sacó más provecho de lo que compuso con Fair. Eventualmente tuvo que irse de tour con Half Japanese y acabó por renunciar en el Wal-Mart. Decidió entonces dejar que las regalías de The Velvet, así como lo que pudiera sacar de Half Japanese, le ayudaran a sacar pa’l gasto. Así pues, volvió a vivir de la música. Cabe señalar que en aquella entrevista, la de 1990, dijo que con el dinero que sacara haría lo posible por salirse de Georgia.

Pasaron 20 años y al parecer a Tucker le gustó mucho aquel estado pues ahí sigue viviendo. Pasó ese par de décadas en un muy bajo perfil hasta que en 2010 apareció en la televisión. Fue en una de esas acciones en las que podrías ver a tu cuate en la TV mandando saludos a su mami, ¡o incluso a ti! o qué sé yo. Maureen parecía estar furiosa por cómo el gobierno de Obama está llevando a Estados Unidos hacia el socialismo. O al menos eso dijo en lugar de mandarle saluditos a sus hijos. También dijo que estaba furiosa por ver cómo se desperdiciaba el dinero para cosas inservibles en lugar de ser aprovechado en otras áreas, o algo así. Supongo que eso pasa en todos los países… si viera el nuestro… En fin. Maureen siempre ha votado por los demócratas. Eso dijo en una entrevista posterior al encuentro con los medios. Dice estar totalmente alejada de las noticias y de lo que pasa a su alrededor, pero eso sí, cuando hay mítines del Tea Party va y pinta sus cartulinas. Va de problema en problema a la vez, sólo que en esta ocasión tuvo la mala fortuna de aparecer en la televisión, ser reconocida y llevada a las redes del Internet. Fue por esto que tuvo que dar explicaciones, de cualquier otra forma, nada hubiera sucedido.

Le asusta el socialismo cuando en algún punto de su vida escribió canciones denunciando la mala vida que lleva el trabajador; simpatiza con un grupo que está totalmente en contra de la legalización de cualquier droga, y por lo tanto de su uso… El Tea Party, para parecer más cool, tomó como referencia a Tucker y ahora a usa como un “¿ven? Nosotros también sabemos rockear”, o qué sé yo. Pero no es así. En la página del Tea Party Patriots (que es el tea party pero más rebuscado), Tucker pide a los demás enviar postales al “Rey Obama”.

¿Estamos ante un lavado de coco? Es decir, el caso de Moe levanta muchísimas preguntas… ¿Podríamos pensar que se le cruzaron los cables? ¿Qué hay de su concierto en el Boston Tea Party en aquel día de la virgencita morena de 1968? ¿Qué tal que existió alguna especie de regresión? Sí, ¿qué tal que en ese día le pasaron las mejores cosas de su vida y de alguna forma lo proyectó todo en el Tea Party con Sarihta Palin? ¿Es una especie de Alzheimer? ¿Estamos hablando de un caso perfecto para Oliver Sacks? ¿Se dejó influir por sus vecinos? ¿La geografía sureña, y por lo tanto republicana, afectó su manera de entender al mundo? Es decir, Douglas, el pueblo donde vive, fue llamado así en honor de el esclavista (Stephen Douglas) que en 1860 perdió las elecciones frente al abolicionista mejor conocido de todos, Lincoln. ¿Qué diablos pasó con Moe?

Tucker ha dejado la música, parece ser que ahora sí para siempre, y se dedica al cuidado de su nieto. O al menos eso hacía hace unos años. Ahora sí que quién sabe qué andará haciendo. Tal vez sigue asistiendo a mítines del Tea Party, tal vez ya se reconcilió con Mr. Obama, o tal vez no. Curioso es que haya reaccionado ante las medidas demócratas y no contra las republicanas que Nixon llevó a cabo durante sus cinco años en la Casa Blanca. En cualquier caso, el de Maureen nos muestra un par de cosas inherentes al humano: que siempre vamos a cambiar y que somos una bola de incongruentes.