FYI.

This story is over 5 years old.

El electropop paisajista de Lainus

Evidenciando lo obvio: pinches chilenos, son unos cabrones para confeccionar pop.
19.6.13

Evidenciando lo obvio: pinches chilenos, son unos cabrones para confeccionar pop. Esta nueva ola, la cual detonó al 100% desde 2010, ha arrojado trabajos únicos—varios de ellos considerados ya como clásicos por diversos críticos y sitios. Discos que han delineado significativamente los bordes, influencias y contextos de una camada de artistas que comparten gustos e ideologías; unidos por la amistad.

Publicidad

Originario de Santiago de Chile, Afredo Ibarra, mente maestra detrás del proyecto de electropop paisajista (o andino, como indica la descripción en su Soundcloud) Lainus, no parece embonar de entrada—aunque sí pertenecer— a la obra de la mayoría de sus contemporáneos y toda esta corriente. Es importante destacar que Ibarra tampoco ha vivido siempre en Chile. De morro residió en Argentina y Estados Unidos. Posteriormente, de adolescente, trabajó en el Caribe y Nueva York. Fue apenas en 2008 que regresó de Nueva Zelanda (donde vivió por cinco años y estudió música) a su país natal.

La estimación por el pop ochentero y los teclados vintage se encuentra presente all the way en su música, sin embargo, las rolas de Lainus no resultan tan inmediatas como las de, digamos, Astro o Javiera Mena. Jugando fundamentalmente con moods construidos a partir de sintetizadores, el compositor se acerca más a la onda de compatriotas con tintes más contemplativos y etéreos en su música, como Maifersoni y Nueva Orléans, sin caer de lleno en un pedo experimental.

En el 2011 fue cuando yo, y un chingo de blogueros, topamos por primera ocasión a Lainus. El músico maximalista ya contaba con otro proyecto de tinte mínimal, pero el tema “Baile contemporáneo” develó una sensibilidad pop refinada. Inclinado hacia un sonido claramente influenciado por Kraftwerk, y reminiscente a la línea de sinte en “Airlane” de Gary Numan, “Baile contemporáneo” exudaba frescura y producía atracción sin requerir de un hook asombroso o de llegar a ser completamente pegajosa. Sin embargo, la pacífica voz de Ibarra y esa impresionante sección final, dominada por un riff New Orderezco y las vocales suaves como almohadas, despegaban el track a otras alturas.

Tras un periodo fuera del mapa, Lainus ha vuelto en forma este año. Su LP debut, Montañitas, como un todo, estará conformado por una serie de canciones lanzadas como una colección de EPs (dos o tres “fases”, como las llama el artista) a lo largo de 2013—un movimiento similar a lo que Robyn hizo con su impecable trilogía de EPs, Body Talk, posteriormente editada como álbum. La primera entrega de esta colección, Montañitas EP, ha estado disponible a través de Endemika Records desde marzo.

Este aperitivo inaugural está armado por tres magnéticos cortes que se nutren de psicodelia tornasol y flashazos pintorescos, dando como resultado embriagadoras estructuras que exigen full attention para sumergirse plenamente en sus alucinantes efectos. Un claro ejemplo de esto es manifiesto en “Retrotiempo”, la cual suavemente trota hasta conseguir una revelación cabalística—la neta no se hallaría fuera de lugar en Feels de Animal Collective. El title track (junto a su majestuoso video, dirigido por Enrique Ramírez), es sin lugar a dudas la referencia con la que múltiples music geeks últimamente se han familiarizado. Aquí, Lainus jubilosamente estira notas, mientras su deslizable cantar, navegando sobre beats cordiales, confunde y deleita. Por otra parte, “Suplementos” se apoya de una melodía ligera, sintetizadores fluorescentes y un claro manejo del espacio y silencios.

Si bien el arte de Ibarra resulta fascinante, Carlos Reyes, editor de Club Fonograma, le atinó al observar que puede resultar fácil ignorar este proyecto. Es probable que Lainus no consiga ningún hit radial con este material—no son canciones que posean cualidades tan pegadizas como para memorizarlas y cantarlas. Pero, ¿y eso qué chingados? Lo que sin lugar a duda está obteniendo es una base de fans, que, aunque pequeña y principalmente en Internet, paulatinamente crece y se define. Y, anticipando ampliamente Montañitas con este finamente ejecutado EP, alcanzar incluso más oídos, aunque sean pocos, sencillamente será cuestión de tiempo—con semejantes producciones, en chinga podría ocurrir.