FYI.

This story is over 5 years old.

CRÓNICAS DENVERIANAS I: Sobre el “receso indefinido” de Dënver

Si hubo una noticia que sacó de pedo particularmente la semana pasada al mundo iberopop, fue el comunicado emitido que anunciaba un receso indefinido de la banda Dënver.

Foto: Javi Zerene

Si hubo una noticia que particularmente sacó de pedo la semana pasada al mundo iberopop, fue el gran WTF de comunicado emitido por el dúo chileno Dënver, el cual anunciaba un receso indefinido posterior a su reciente visita a México. En dicho texto, redactado por Milton Mahan y publicado en la cuenta de Facebook del grupo, se explicaba que ambos integrantes continuarían por “caminos separados”, sugiriendo que Dënver proseguiría con Mahan como su líder.

Publicidad

Digo “sugiriendo” porque el escueto comunicado no fue particularmente claro. Por lo mismo, lógicamente, una reacción popularmente compartida entre fans, bloggers y seguidores fue la de, “¿qué carajos está ocurriendo?”. Justo un día antes, la agrupación había estrenado el chingonsísimo video de “Las fuerzas”, apenas segundo sencillo extraído de su celebrado tercer álbum Fuera de campo. A casi 2 meses de haber presentado el disco en diferentes recintos de Chile—ofreciendo un show que, de acuerdo a fotos y videos, denotaba una ambiciosa producción a diferencia de eras pasadas, con la incursión de una orquesta completa, lluvia de papeles en los clímax, más una visible química en el escenario entre Milk y Mary—Dënver parecía estar en la cúspide, gozando de un reconocimiento completamente macheteado. ¿Por qué, entonces, anunciar esta separación ahora, y no después de haber finalizado el album cycle de Fuera de campo?

Bueno, las respuestas, que principalmente generaron más encabronamiento que confusión para varios, no se hicieron esperar. “Ya era muy complejo seguir trabajando juntos, por lo que prefiero buscar otro compañero o compañera, alguien que sea un aporte musical”, declaró Mahan sobre Montenegro en un artículo publicado en el diario chileno La Tercera, un día después del comunicado oficial. “Ice cold”, comentó al respecto mi homie Algodón Egipcio. Y efectivamente, el propio Mahan admitió ser una “persona fría” y declaró no sentir “pena ni nostalgia” en cuanto a su decisión.

Publicidad

Fair enough. Para mí, Dënver siempre ha sido primordialmente el proyecto de Milton Mahan. Es por eso me que me brincan cabrón los comentarios viscerales, culeros e impulsivos que un chingo de fans han publicado en la página de FB del grupo. Es como si la gente hubiera asumido, sin saber realmente cuáles son los pedos a fondo entre ambos integrantes, que Milton es un pinche culero y que echó a Mariana sólo porque se le hincharon los huevos, o porque, como leía en un comentario, así o más exagerado, “es un músico desalmado que no tiene corazón”. Varios fanáticos parecen ignorar que todas estas composiciones bellísimas fueron escritas por Mahan; que él realmente es la mente maestra detrás de Dënver, y que si no fuera por él, no tendríamos “Miedo a toparme contigo”, “Lo que quieras”, “Los bikers”, y un bonche más de entrañables rolas.

Ahora bien, con esto planteado, personalmente me resulta demasiado perro concebir a Dënver sin la aportación de Mariana Montenegro. Sí, ella no componía, pero indudablemente otorgaba un toque mágico y característico con su voz al trabajo de su compañero. Además, después de que todo este drama se desató, ha sido evidente el afecto y simpatía que el público posee hacia su persona, dejando en claro la esencialidad de su presencia en la banda. En mi experiencia personal, la tierna voz de Mariana fue el gancho para enamorarme de Dënver. La canción con la que los conocí fue “Olas gigantes”, y fue amor a primera escuchada. Al igual que otras bandas que han perdido integrantes cruciales este año, como es el caso de Pixies con Kim Deal, o Porter con Juan Son, en esta ocasión, los dos miembros resultan igual de importantes. Dënver sin Montenegro no volvería a ser lo mismo. Así no funciona el pedo.

De cualquier manera, si en realidad se lleva a cabo la disolución, será emocionante ver el rumbo que cada uno tomará ahora. Para todos aquellos ilusos que creen que solo no la armaría, Mahan, de entrada, ya cuenta con un espectacular proyecto por su propia cuenta, Nueva Orleáns, con el que ha lanzado únicamente unos cuantos destacables tracks, aunque se anticipa un LP próximamente. Por su parte, Montenegro no ha descartado iniciar también una carrera como solista. Pintará interesante observar qué pex con su futuro y lo que le depara el destino, si se anima a irse por ese rumbo.

Si tienen ganas de cachar la última presentación de Dënver como-ahora-los-conocemos en México, pueden lanzarse el próximo jueves a El Imperial, donde estarán antes de volver a Chile y cumplir con otros cuantos shows agendados. Personalmente, estoy bien pinche emocionado por verlos porque jamás he tenido chance de cacharlos. Probablemente será un concierto emotivo, quizás hasta incómodo, pero chingue su madre… Será mi última oportunidad de conseguir mi vinilo de Música, gramática, gimnasia autografiado por los dos miembros originales. Aunque, ahora parece que dice mi mamá que siempre no…