FYI.

This story is over 5 years old.

Corey Taylor de Slipknot califica sus discos del peor al mejor

"Todos, yo creo, están poca madre", dice el modesto Taylor.
21.4.15

En Rank Your Records, hablamos con integrantes de distintas bandas que ya tienen una extensa discografía, y les pedimos que califiquen sus discos en el orden en el que personalmente los prefieren.

Desde su debut homónimo en 1999 fue obvio que Slipknot tenía algo especial. No era sólo una banda de tipos que se disfrazaban en el escenario; era un grupo de nueve individuos que creaban una variedad de sonido y ruidos que no se parecía a nada de lo que habías escuchado en toda tu vida. Slipknot no es sólo una banda, es una identidad que ha inspirado a millones de fans en todo el mundo y los ha unido bajo una bandera adornada con la letra "S".

Publicidad

Los fans han devorado con un hambre de culto todos los discos que ha sacado Slipknot en sus 20 años de existencia. Platicamos con Corey Taylor sobre la discografía de la banda y el impacto que ha tenido en su persona y en el mundo.

5. ALL HOPE IS GONE (2008)

NOISEY: Ya casi se cumplen siete años desde el lanzamiento de este disco. ¿Qué opinas de él ahora y qué opinabas cuando salió?

Corey Taylor: De hecho, All Hope is Gone es uno de los discos que menos me gustan pero es por las experiencias que vivimos al grabarlo, no por la música. Es raro porque me encantaba la música que habíamos creado cuando lo terminamos. Incluía muchas canciones fuertes pero ahora, siete años después, me doy cuenta de que eso es todo lo que tiene. Suena como una colección de canciones y no como un álbum, cosa que siempre tratamos de lograr a lo largo de toda nuestra trayectoria. Además pasaron muchas cosas en esa época, el grupo estaba dividido. La mitad de la banda quería una cosa, la otra mitad quería algo completamente diferente y yo estaba en medio, tratando de mediar diciendo: "¿Qué no se supone que está es la parte que más disfrutamos?" [Risas] Fue difícil terminar el disco y hacer que todos estuviéramos de acuerdo durante la gira. Esos dos años fueron puro sufrimiento. Lo único bueno fue que pude pasar mucho tiempo con Paulie. Lo demás fue trabajar y pelear sin parar. Me cuesta trabajo escuchar el disco sin recordar todo lo que pasó. Por eso es el que menos me gusta.

4. VOL. 3: THE SUBLIMINAL VERSES

¿Vol. 3?
Aunque no lo crean, Vol. 3 es el segundo disco que menos me gusta.

Me lo imaginé.
De nuevo, no es por las canciones en sí, es por toda la producción y los riesgos que corrimos por hacer lo que queríamos. Y lo que queríamos era expandir nuestro repertorio para no repetir el mismo disco una y otra vez. Dimos un gran paso con Vol. 3. Con él supimos de lo que éramos capaces. El problema que tengo con ese disco es mi propia voz. Traté de hacer algo distinto con mi voz y después me di cuenta que no me gustó. Estaba probando un grito diferente pero no funcionó.

Publicidad

¿En qué canciones se nota más ese nuevo grito?
Creo que en "Welcome". No me gusta porque no tiene la agresividad que supuestamente debería tener. Además hay canciones que no me parecen tan buenas. Muchos dicen que "Duality" es como nuestra "Whole Lotta Love" o "Stairway to Heaven" porque la hemos tocado miles de veces. [Risas] Pero es porque el público se vuelve loco cuando la tocamos. También hicimos canciones más melódicas como "Vermillion" —parte uno y dos— y nos arriesgamos mucho con "The Nameless". Hay canciones muy buenas en ese disco y por eso me cuesta trabajo decir que no me gusta. El problema es lo que traté de hacer con mi voz y todo lo que pasaba en mi vida en esa época —como dejar de tomar e intentar no ser un imbécil—. Me tomó mucho tiempo descubrir quién era en realidad y eso perjudicó mi desempeño como vocalista. Fue raro. Me siento orgulloso de ese disco pero no de lo que hice con él. En mi opinión, todos los demás lo hicieron muy bien y crearon cosas grandiosas, todos menos yo, mi voz fue lo peor.

Escuché que la participación de Rick Rubin en ese álbum fue algo extraña.
Pues nunca estaba. Iba como 45 minutos a la semana, el mismo día, creo que los miércoles. Llegaba y se sentaba un rato a escuchar. Después nos decía "tienen que hacer esto y aquello" y ya, se largaba. Greg Fidelman es el héroe anónimo del disco. Si no fuera por él, el álbum no habría resultado así. Rick Rubin me dijo que tenía que cambiar el coro de "Before I Forget" porque, según él, le faltaba algo y le respondí que no. Le di la razón en algunas cosas pero no en eso. Yo sabía que el coro era tan poderoso que iba a funcionar. Y al final ganamos un Grammy por ese disco. Fue muy raro, en serio. Además tuvimos muchos problemas con la administración. La gente no tiene ni idea. Era un desorden. No sé cómo le hicimos para sacarlo en siete meses.

Publicidad

Desde el álbum homónimo tuvieron mucho éxito pero Vol. 3 fue el que los convirtió en la banda de metal más famosa del mundo.
Gracias. El disco dejó claro que nos lo tomamos en serio. A partir de Vol. 3 la gente nos dejó de ver como una banda de nu-metal (odio el término) y nos empezó a ver como algo más, como un grupo digno de ser llamado el sucesor de las mejores bandas de metal de todos los tiempos. Nos tomamos muy en serio nuestra música, no cantamos sobre "matar matar matar" todo el tiempo. La música refleja todas las emociones que tratábamos de mostrar en los discos anteriores pero siempre se nos salía de control. Con este álbum dejamos claro que nos tomamos nuestro trabajo muy en serio y que por eso nos tienen que tomar en serio también.

3. IOWA (2001)

¿Iowa es tu tercer lugar?
Mi vida estaba hecha una mierda por todos los problemas que teníamos. De un día para otro nos volvimos famosos, teníamos acceso a todo y teníamos que seguir. Sabíamos que íbamos a hacer algo increíble pero aún no sabíamos cómo controlarnos. Tomábamos todo el tiempo y así grabamos gran parte del disco. Tiene algo tan oscuro, tan visceral… No hay nada que se le parezca. Se nota su producción y su violencia desenfrenada. Era evidente de dónde veníamos y a dónde queríamos llegar. Cuando terminamos el álbum, para mí fue un momento de lucidez. Estaba muy presente. Quedé impresionado después de escucharlo. Siendo honesto, creo que habría tenido más impacto de no haber sido por los atentados del 11 de septiembre, que sucedieron una semana después del lanzamiento de Iowa. Y al día siguiente Slayer lanzó el disco que todos estaban esperando. Todos esos acontecimientos nos opacaron. La gente acababa de vivir una tragedia horrible y quería un chivo expiatorio al cual controlar. Y nos jodimos, igual que Slayer y Rage Against the Machine. Todos los grupos de metal sufrieron las consecuencias y se puso de moda la música menos extrema. A Linkin Park no le pasó nada. La gente prefirió a todas las bandas de florecitas porque "eran más prudentes". Además pospusimos nuestra gira a Europa. Después nos fuimos de gira otro año y medio para asegurarnos de que el disco tuviera el reconocimiento que merecía. Y ahora está entre los favoritos de los fans. A pesar de ser tan oscuro, muchas de sus canciones se volvieron himnos y seguimos tocándolas en vivo. En mi opinión, es un testamento de que estábamos decididos a mantenernos firmes.

Regresando al tema de los atentados del 11 de septiembre, me parece extraño que la gente crea que la música de Slipknot incita la violencia cuando en realidad ayuda a canalizar la ira y la ansiedad reprimida, en especial después de una tragedia inexplicable.
Es una buena catarsis. También a [Marilyn] Manson le inventaron un montón de mierda. Como sólo es él, recibe mucha atención. Al menos nosotros la dividimos entre los nueve. No tiene sentido. Cada que algo malo pasa, nos culpan a nosotros. No es justo. Todo lo que hacemos se ve afectado. Los que no tienen como expresar su ira se desquitan con nosotros. Si alguien es propenso a la violencia, lo mejor es utilizar esa energía de forma positiva. Darle una "válvula de escape" para que saque y así todos ganamos. Cuando la gente menosprecia esa "válvula", me dan ganas de romper cosas. Pero después pienso: "Espera, ¡puedo escuchar mi propia música para calmarme!" [Risas] Es bueno tener algo que te ayude a recobrar la calma.

Publicidad

¿En qué influyo Iowa como espacio físico en el álbum y en su música en general? Dijiste que después de este disco se volvieron muy famosos. Me imagino a un grupo de chicos de Iowa experimentando lo que es la "fama". Supongo que fue algo muy extraño.
Sí, fue muy raro. Formamos Slipknot porque estábamos esperando a que saliera un grupo que hiciera la música que tanto queríamos escuchar. Pero no pasaba. Entonces dijimos "A la mierda, lo haremos nosotros". No existía ninguna banda que tuviera la intensidad de Slayer, la brutalidad electrónica de Ministry, el ritmo de Korn y lo ofensivo de GG Allin o Butthole Surfers en el escenario. Queríamos un antagonismo puro, con melodía, coros, ganchos y la capacidad para hacer lo que fuera. Esperamos y esperamos pero nada. Esa necesidad fue la que nos llevó a crear Slayer. Además, ¡nadie viene a Iowa! [Risas] Nadie. De vez en cuando habían conciertos buenos pero el público se volvía loco y al grupo le daba miedo regresar.

2. .5: THE GRAY CHAPTER (2014)

Es de los discos mas nuevos. Desde el título se notaba que iba a ser un éxito.
Sí, tiene un toque de melancolía. Paul no estaba y Joey [Jordison] acababa de irse. No sabíamos qué hacer. Por suerte, nos unimos y supimos lo que teníamos que hacer. Fue tan gratificante cuando lo sacamos y destruimos a todos los que dijeron que no íbamos a lograrlo. Nuestros fans tenían muchas expectativas pero la gente que nos odiaba llevaba años esperando nuestra ruina. Por eso fue hermoso haber regresado para darle algo bueno a los fans y una patada en los huevos a los idiotas que nos odian. No tiene precio poder regresar y decir: "Nos van a escuchar hasta el día en que se mueran, así que váyanse a la verga". Sobre todo por la forma en que lo hicimos, con un álbum en honor a nuestro hermano caído. Teníamos que expresarlo. El álbum también se trata sobre cómo unimos esfuerzos para expresar nuestros sentimientos. El disco es muy emotivo para el genero. Es evocador, es todo lo que esperaba.

La canción que más me conmovió fue "Goodbye" por su atmósfera tan poderosa y su vulnerabilidad.
Se trata sobre la muerte de Paul. Estaba en casa. Era la primera vez que la banda estaba incompleta porque faltaba Paul. Fue un momento muy difícil para mí. Todos estábamos en el sótano, viéndonos sin decir nada. El silencio era tan denso que podía sentirlo. Nos tomó un buen rato poder desahogarnos y tuvimos que ayudarnos mutuamente. Lloramos mucho y tratamos de reír porque no teníamos idea de qué hacer. Y así estuvimos por varios días. Lo más difícil fue la conferencia de prensa. Veo el video y no lo creo, no puedo creer que estaba ahí. Me siento orgulloso de haber podido tomar esa experiencia y transformarla en algo positivo. Me siento orgulloso de haberle dado a los fans algo tan conmovedor porque también lo necesitaban.

1. SLIPKNOT (1999)

¿Cómo empezó el proyecto?
Empezamos con una visión muy optimista pero sin muchas expectativas. Nadie esperaba que lográramos algo por quiénes éramos como individuos y como banda. Nadie creía que íbamos a tener éxito, ni siquiera nosotros. Cuando empezamos con el disco éramos muy jóvenes y estábamos muy verdes. Era nuestro primer disco y estábamos muy emocionados. Cuando lo terminamos, pensamos: "¿Y ahora qué?" Tuvimos que esperar seis meses para ver qué pasaba. Nos metieron al Ozzfest 1999 en el último minuto. En serio. Nueve idiotas de Iowa estaban en Malibú, en la cima de una montaña, sin saber qué hacer. [Risas] Ross Robinson fue el científico loco que nos ayudó a hacer este álbum. Era como un cheque en blanco. Estábamos apostando con dinero que no era nuestro. Nadie sabía que iba a pasar. Se esperaba que todas las bandas de Roadrunner tuvieran éxito, a excepción de nosotros. Machine Head acababa de sacar un álbum por esas fechas. Amen acababa de terminar su disco en Indigo Ranch antes de que llegáramos. Estaba seguro de que ellos iban ser mucho más famosos que nosotros. Me encantaron los primeros dos discos. Son geniales. Pero bueno, imagínate, éramos nueve niños tocando heavy metal, con máscaras y overoles, haciendo cosas sin sentido. Teníamos la esperanza de vender al menos 200 mil copias del disco. Con eso bastaba para seguir en la industria.

Y véanse ahora. "Aunque sea 200 mil".
¡Es increíble! Cuando tocamos en Ozzfest '99 se notaba que iba a pasar algo. Algo grande. Ni siquiera había salido el disco. Se lanzó a media gira. No había forma que la gente estuviera preparada. Y cuando terminó Ozzfest 1999 nos invitaron a la gira de Coal Chamber. En el cartel, Slipknot estaba en tercer lugar, abajo de Machine Head. A mitad de la gira cambiamos de lugar con Machine Head. A veces, cuando terminábamos de tocar, la mitad del público se iba. En serio. Como no teníamos nada qué hacer después de tocar, nos pasábamos al lado del público y buscábamos algo qué hacer. Veíamos tocar a las otras bandas, veíamos como la gente se iba —pasaba a comprar nuestra mercancía oficial y se iba—. Hasta que hubo un punto en el que nadie quería ir de gira con nosotros. Entonces tuvimos que hacer nuestra propia gira.

Ni siquiera nos dimos cuenta que ganamos un Disco de Oro. Nos dieron la placa hasta el 2 de febrero de 2000. Dos meses después ganamos un Disco de Platino. Después un Doble Platino. La gente no tiene idea de lo que es eso. No sabíamos qué estaba pasando. De un día para otro nos volvimos la banda más importante de Roadrunner. No estamos preparados. Nuestra administración era una mierda. Era una locura. Todo fue porque tocamos en el Ozzfest y porque nos divertimos mucho grabando ese disco. La mezcla del disco estuvo a cargo de tres personas.

No sé si ya se saben esta historia: Clown, Joey y Ross Robinson se metieron al estudio donde estaban las cintas maestras y se las robaron porque a nadie del grupo le gustaba cómo había quedado la mezcla. Entonces, se las robaron y las mezclaron ellos mismos. [Risas] Creo que también fue Paul. Yo tuve que regresar a Iowa por cuestiones de trabajo. Un día Clown me habló por teléfono y me dijo "Por cierto, cometimos un delito, nos robamos nuestro propio disco". Tuvieron que mezclarlo ellos mismos porque nadie más lo entendía. Si es el primero, nadie se da cuenta. No hay con qué compararlo. Todas las mezclas que nos mostraron sonaban muy débiles o el bajo sonaba muy pesado. Como no entendían nuestro ruido, tuvimos que mezclarlo nosotros mismos. Hay miles de anécdotas de ese disco. Tengo recuerdos muy felices de esos años. Todo empezó con ese disco y con esas locuras. Vivíamos con 20 dólares a la semana y teníamos que esconder nuestro ramen para que no se lo robaran los otros miembros de la banda. También tuvimos que inventar 30 formas distintas de preparar ramen porque sino nos íbamos a volver locos. Así empezamos. Nos costó trabajo pero fue increíble porque estábamos juntos. Había llegado el momento de ponernos a trabajar para hacer realidad nuestro sueño. Y lo logramos. El resto es historia.

Sigue a John Hill en Twitter