Los miedos de Shirley Manson

Hablamos con la vocalista de Garbage sobre su nuevo álbum 'Strange Little Birds' y sobre el significado de ser una mujer de 50 años en esta industria.
1.7.16

Todas las fotos vía

Como niña en los noventas, una tenía sus heroínas. Estaban las de acá y las de allá: poníamos juntitas a Betty la Fea junto con Xena la Guerrera, a Paquita Gallego con Sabrina la bruja adolescente. Yo tenía a todas esas, pero la mayoría de mis heroínas eran musicales. Estaba Shakira con sus Pies Descalzos, estaba el “Oops I did it Again” de Britney y el genio en la botella de Christina Aguilera, que mezclaba con el maquillaje corrido de Courtney Love, la calva de Sinéad O’Connor y, obviamente, el rojo encendido del pelo de Shirley Manson, la vocalista de Garbage.

Publicidad

Garbage en los 90 era todo lo que las bandas querían ser. Un sonido contundente, oscuro pero enérgico, con la voz de Manson hablando de que solo se ponía feliz cuando llovía, de la androginia o de labios color cereza, aportando esa dosis de sensualidad y sexualidad que a veces es tan necesaria en las bandas.

Y como toda buena agrupación, los cuatro integrantes supieron agarrarse fuerte y sobreponerse a la década. Pero no les alcanzaron las ganas para llegar a finales de la década de los 2000, cuando estuvieron inactivos en varias etapas por diversos motivos, entre los cuales estaba la desazón que sentían con la industria musical.

Como parece ser la tendencia, Garbage volvió al ruedo en 2012, comandados aún por su heroína peliroja y con una nueva producción llena de energía, Not Your Kind of People. Ahora, cuatro años después, la banda vuelve a lanzar un nuevo álbum, Strange Little Birds, dándose cuenta de toda la fanaticada que habían cultivado y demostrando que habían llegado a ese punto de no retorno cuando una banda empieza a volverse de culto.

Hablé con Shirley sobre esta nueva producción y sobre temas como el miedo, la madurez y de lo que significa ser una heroína en esta industria.

Hablemos de su nuevo álbum Strange Little Birds que, aprovecho para decir, se me hizo un gran álbum. Luego de su retiro, regresaron con Not Your Kind of People, devolviéndose a esa fuerza oscura que los caracteriza. Ahora con este nuevo trabajo es como si llegara la calma después de la tormenta. ¿Por qué le bajaron a las revoluciones?

Wow, esa es una gran pregunta, no la veía venir. Pero sí, tienes mucha razón, siento que es por el hecho de que nos tomamos varios años para nuestro regreso en Not Your Kind of People. Este llegó con muchas ganas y mucha energía, pero entendíamos que para un regreso real de la banda, íbamos a tener que esforzarnos mucho más allá de un álbum.

Publicidad

Apenas lo publicamos, nos dimos cuenta de que todavía existía una audiencia muy grande para nosotros, y fue un momento de reflexión interna, ¿sabes? ¡Y de sorpresa! Nos dimos cuenta que muchos estaban esperándonos de vuelta, y eso fue una sensación increíble que nos hizo mirar para atrás y sentirnos identificados con lo que éramos.

Y esa reflexión interna tiene mucho de oscuridad que se refleja en las letras. Por ejemplo “If I Lost You”, “Eventough Our Love is Doomed” o su primer single “Empty” me hacen pensar en la ruptura, en el miedo al amor. ¿Qué vivencias inspiraron este nuevo álbum y qué querían proyectar con estas letras?

Como banda siempre nos han puesto ese rótulo medio agresivo y yo, en lo personal, siempre he sido agresiva, pero con una agresividad movida de cierta manera por el miedo, como muchas personas. Y creo que con la edad y con el tiempo siento cada vez menos miedo, me siento cada día más dispuesta a ser vulnerable, reflexiva, introspectiva y quería que este disco fuera así, porque nunca en mi vida me he sentido realmente vulnerable.

Yo asocio la vulnerabilidad máxima con estar enamorado, y pienso que nunca hemos escrito verdaderamente canciones de amor, o no he hablado públicamente de las cosas que me asustan. Al menos no de una forma cercana. Por eso quería hacerlo en este álbum y como resultado salió un trabajo romántico, que habla del desamor puro, pero también habla del amor, dos de las cosas que nos asustan.

Publicidad

Me acabas de decir que con los años has sentido cada vez menos miedo. ¿Asocias de alguna manera el miedo y la agresividad con la inmadurez?

Creo que sí. O bueno, al menos espero haber madurado (risas). Tengo la sensación de que en la música moderna la gente tiene mucho miedo de envejecer, de moverse hacia adelante y enfrentar una nueva década, y yo no comparto esos miedos. Para mí envejecer ha sido sinónimo de ser más feliz, más centrada, más poderosa y satisfecha. Yo asocio la edad con todas esas cosas, no veo ninguna reflexión de esto en nuestra cultura y me sorprende mucho. Quiero exponer esa falencia con lo que hago, ¿sabes? Si no asumimos la edad y la experiencia, estamos recortando tantas enseñanzas solo porque queremos seguir infantilizados y jóvenes. No tengo por qué pretender que tengo 25, no tengo 25, voy a cumplir 50 años este año, soy una mujer adulta, y no quiero pretender nada más.

Siento que, al menos en esta industria, la edad es más difícil para las mujeres que para los hombres, o al menos lo era cuando empezaste con Garbage. ¿Sientes que en todos estos años el juego de la industria ha cambiado de alguna manera? ¿Qué dinámicas has vivido en esta época que nunca hubieras imaginado en los 90?

No creo que el juego para las mujeres en esta industria haya cambiado en lo más mínimo. Al contrario, siento que el juego se ha puesto cada vez más en contra nuestra con la manera en que las mujeres se están proyectando en nuestra sociedad y siento que en este momento nos estamos regresando a la época victoriana, donde las mujeres tenían que verse jóvenes y hermosas, no deben buscar problemas, deben ser agradables y obviamente ser populares… ¡me parece una locura!

Publicidad

Siento que cuando los hombres envejecen empiezan a ser respetados, serios, admirados. ¡Y cuando aparecen las primeras líneas de edad en la cara de una mujer son disimuladas! Los medios todo el tiempo nos critican algo que nosotras no podemos controlar. Me impresiona cómo nos tratan, cómo buscan en vez de lo más sabio lo más joven. Me parece inhumano, un antagonismo totalmente direccionado hacia nosotras, sin dirigirse ni una sola vez hacia los hombres.

Una dinámica cada vez más normalizada, lo cual habla mucho de nuestra sociedad actual.

Yo pienso que son dinámicas de control, una forma de disminuir a las mujeres. Al final del día te dan toda la licencia para atacar a una mujer por envejecer, algo que es un proceso normal y le ocurre a todo el mundo. Pero se ríen y nos humillan, y eso hace que nos sintamos muy asustadas de no seguir siendo lindas, de no seguir siendo jóvenes. Pienso que deberíamos ser apreciadas por lo que hemos logrado, por cómo hacemos crecer nuestras creaciones y mentes, no por nuestro aspecto, no deberíamos gastar energía en eso.

Coincido contigo. Invirtámosla más bien en empoderarnos a nosotras mismas. Volviendo al tema de la madurez, el año pasado conmemoraron los 20 años de su primer álbum, Garbage. ¿De qué manera la banda ha madurado su sonido? ¿Y cómo han madurado como individuos dentro de una banda?

Esa es una buena pregunta, una pregunta grande. Como banda siento que finalmente conseguimos un lugar de aceptación, con la aceptación llega la confianza y con la confianza llega la libertad. En ese nivel diría que hemos madurado como banda. Ya no tratamos de ser ni una cosa ni la otra, ya aceptamos lo que somos, lo que hemos hecho, lo que hemos logrado, nuestros pasos, de lo que somos capaces… Y con eso entendido, hemos empezado a avanzar cada vez más, a tener una experiencia más completa de lo que somos. Como individuos no puedo hablar por los chicos, pero para mí se trata de lo que te dije antes: no sentir miedo. Vivir con miedo es atarse una soga horrible al cuello, y quitarse esa soga se siente muy liberador. Creo que esa ha sido mi enseñanza más grande estando con Garbage.

Publicidad

Me dices que son una banda que ahora se acepta a sí misma. ¿Qué vivencias han tenido en los últimos años que los hayan ayudado a aceptarse, o qué cuál era la causa para no aceptarse como eran en el pasado?

Realmente no sé qué es lo que hace que encuentres finalmente tu lugar, ¿sabes? Pienso que todo empieza cuando eres adolescente y te comparas constantemente con otros: eres consciente de que no eres tan linda como esa chica, o que no eres tan inteligente como ese chico y así te la pasas.

Luego llegas a la adultez y empiezas a decirte “yo soy tan inteligente como esa persona”, o reconoces “bueno, no soy tan linda como esa chica pero tengo lo mío”… y así pasa con las bandas. Cuando una banda es joven es consciente de que la puede cagar, de que no son tan brillantes como otras bandas, de las bandas que envidia. Y cuando creces entiendes el punto: no podemos hacer nada para cambiar lo que somos. No puedo cambiar el hecho de que esta haya sido mi banda y no otra, ni que este haya sido el lugar en donde me encontré a mí misma, y espero que los chicos sientan lo mismo.

Desde ese primer álbum los tiempos han cambiado mucho. Estamos en lo que podría llamarse la cresta de la ola electrónica, donde solo se necesita de una persona y una consola para mover masas enteras, con un presupuesto bajo. ¿Cómo le siguen el ritmo a estas dinámicas actuales, manteniéndose fieles a lo que han construido como banda? ¿Qué necesita una banda clásica en este momento para mantenerse exitosa y relevante?

Publicidad

Lo primero que hay que decir es que esta industria siempre cambia, y para que un artista se desarrolle plenamente tiene que amarrarse a esa idea que te he mencionado de asumirse, aceptarse, decir “hago lo que hago y sigo aquí. Si quieren mantenerse a mi lado, aún tengo mucho que decir”. Se trata de ser uno mismo y mantenerse fiel a eso. Creo que cuando haces eso por un tiempo, eventualmente la gente te va a encontrar. Puede que no seas tan famoso como querías ser, ni estarás tan posicionado en la ola mainstream, pero la gente te va a encontrar, se va a conectar contigo, vas a tener un propósito y para mí eso es todo lo que importa. Me importa una mierda si no soy tan famosa como Kim Kardashian, y cuando tuve mucha fama en algún momento no me hizo feliz. Todo lo que yo quiero es sobrevivir en esta industria. Y si logro eso creo que habré triunfado.

Vinieron a Colombia en 2012, ¿Qué recuerdas de esa visita? ¿Habrá gira mundial con el nuevo álbum? ¿Quizá una visita rápida por Suramérica?

¡Me encantaría volver a Suramérica! Es un continente que te vuela la cabeza. Me acuerdo especialmente de nuestra experiencia en Bogotá, quedé totalmente sorprendida por lo linda que era su ciudad, no esperaba eso. No sé qué esperaba, pero no me imaginaba a Bogotá tan moderna y contemporánea, con una comida tan rica (risas), siento que devoramos nuestro peso en comida durante nuestra visita, ojalá podamos volver.

¡Ojalá nosotros podamos verlos de nuevo por estas tierras Shirley!

***
Síguele los pasos a Garbage por aquí.