FYI.

This story is over 5 years old.

Cerati, recordado por sus amigos

Platicamos con Daniel Melero, Flavio Etcheto, Alejandro Terán y Alejandro Gómez, amigos cercanos y colaboradores longevos de Gustavo Cerati, que lo recuerdan a un año de su muerte.
4.9.15

Foto tomada por el usuario de Flickr fernandobizai.info

Daniel Melero, Flavio Etcheto, Alejandro Terán y Alejandro Gómez. Hombres que estuvieron y trabajaron junto con Gustavo Adrián Cerati Clark, músico que tuvo a Latinoamérica rendida a sus pies con una banda explosiva: Soda Stereo. Una banda que supo elegir a la gente que trabajó con ellos. Como solista reventó espacios y armó un disco especialmente apoteósico, Bocanada (1999). Ganó premios, giró y llevó una carrera de solista connotada.

Publicidad

Contactamos a cada uno de estos personajes clave en la vida de Gustavo Cerati, y platicamos con ellos sobre la experiencia cercana de haber trabajado juntos, la amistad, desde todos los frentes.

Daniel Melero, productor, músico, tecladista, compositor y teórico

Daniel Melero. Foto por Gastón Stein, tomada de su Facebook.

”Dani” Melero admiró desde siempre lo que hizo Cerati. Y Cerati viceversa. El comfort de tomar las máquinas y hacer música por divertimento los llevó a armar Colores Santos (1992), un disco que fue considerado como vanguardista por aquellos años. El álbum tuvo dos videos de promoción: “Hoy ya no soy yo” y a la dulce y entrañable “Vuelta por el universo”. En sí, esta última canción representa el sonido de lo que pasaba por las mentes de esta dupla que se convirtió en “incombustible”, por su sonido de máquinas, la intensidad, el techno y mucho groove.

Logramos contactar a Daniel Melero, quien se encontraba en Buenos Aires, y accedió gentilmente a darnos unas palabras. Melero es un productor importante en Latinoamérica: ha producido a bandas como Soda Stereo, Todos Tus Muertos y Babasónicos; tiene su propio sello discográfico, RED; fue líder y vocalista de la primer banda argentina de techno, Los Encargados; y además de tener una fructífera carrera como solista, se la pasa en lo que más le gusta: producir discos. Tan solo el año pasado produjo cerca de 15 discos en total. Este año ganó el premio a Mejor Artista Electrónico junto al ex-Pescao Rabioso, Carlos Cutaia. Un capo.

Publicidad

Melero nos habló acerca de la amistad, y su labor como productor del experimental Dynamo. Mucho de lo quedó sobrante de Colores Santos se utilizó en Dynamo, álbum donde Melero participó en labores en el background.

NOISEY: ¿Por qué nunca tocaron el disco Colores Santos en vivo?
Dani Melero: La idea estuvo, pero nunca íbamos a tocarlo en vivo. Nuestro acuerdo era que nuestras canciones no se iban a tocar. Solamente no queríamos tocarlo en vivo. Que el sonido sea para siempre, esa era la intención.

Gustavo Cerati encasilla la amistad y la define desde la música como elemento central.
Para mí también lo es. Es más amplio que sólo la música. Son esos guiños que tienes con las personas cuando de verdad hay amistad. No me atrevería que decir que la amistad es algo natural; creo que es uno de los misterios del mundo.

En la carrera de Soda Stereo fueron dos los discos donde se hizo un quiebre sonoro y fue más experimental con respecto a trabajos anteriores: ¿cómo se gestó el sonido de ese disco como Canción Animal y Dynamo? ¿Cuál fue tu aporte dentro de la producción?
Gustavo tenía muy claro cómo iba a sonar el disco Canción Animal. Tal vez yo le aporté un poco más de excesos a esas ideas y ninguno de la banda se opuso. No fui contra la voluntad de nadie. Tal vez contra la voluntad de la discográfica, que le dijo a Gustavo que yo le había arruinado el álbum, el disco más vendido de Soda Stereo. ¡Qué barbaridad! ¡Qué falta de visión! Yo sé también con quién estaba trabajando y la responsabilidad que eso significa. Y los de la compañía eran unos facilistas: querían hacer un chorizo más de Soda Stereo. ¿No sé si en Chile existe la palabra “chorizo” para estos casos? Es un producto más en serie…

En ese contexto, podríamos llamarlo “Un disco de fábrica. Una huevada más producción en cadena y sin calidad”…
¡Sí, jajajaja! Me encanta esa palabra, “huevada”. Y en Dynamo no me sale el adjetivo que tiene Colores Santos. Hay algunos temas que se originan a partir de canciones que no incluimos en el álbum con Gustavo, que son como dos o tres. Te confieso que no escucho mucho los discos que hice, se me van olvidando. Pero si ponemos el disco, te diría: “ese sonido de cada tema viene de tal lado”. Ahora sólo me acuerdo del título de las canciones. Pero son discos que fueron hechos hace mucho tiempo y tardé bastantes años en volver a escucharlos. Colores Santos lo escuché hace un año luego de 15 años que no lo hacía. Y mi sensación me encantó. Seguía vigente. Podríamos firmarlo hoy. Ese disco era parte del sonido actual y ya existía. Colores Santos para mi manera de ver no es un disco de vanguardia: es de vanguardia para los mercados. Era un disco actual y tiene mucha vigencia todavía. Hay muy pocas ideas interesantes en este campo de la música y se sostiene con más facilidad.

Publicidad

Como productor artístico en el álbum Dynamo, ¿cuál fue tu aporte en el disco?
Conceptos, sonido y mezcla. Lo que hace un productor. No sé si alguien de mi talla pueda producir a un grupo de la talla de Soda Stereo, pero yo creo que eso habla de la inteligencia de ellos de saber elegir por encima de la fama. Y no se equivocaron (sic).

¿Cuál de las presentaciones junto a Gustavo es la que más recuerdas?
La primera vez que me acompañó Gustavo fue cuando presenté un proyecto minimalista en el Instituto Goethe, acá en Buenos Aires. Y él, como muchas veces, fue mi guitarrista. También, el mejor bajista que habia tenido en esa época era Gustavo. Tocaba el bajo increíble. Y recuerdo mucho esa presentación que fue para 400-500 personas. Me acuerdo de cómo estábamos vestidos: todos así muy de cuero, látex y también estaba como tercer integrante de la banda Diego Tuñón, tecladista de Babasónicos, que era su primera vez. Él es para mí como un hermano, y estamos haciendo un álbum con él que está casi terminado. Los tres grabamos juntos en mi disco Cámara (1991), donde Gustavo canta, toca bajo, guitarra y debe ser por las buenas compañías. Recuerdo ese show en el Goethe a principios de los 90.

Flavio Etcheto

Flavio Etcheto, a.k.a Flavius, amigo íntimo de Gustavo Cerati, tuvo su primera participación musical con él en Colores Santos, como trompetista en el tema “Madre tierra”. Colaboró en varios proyectos e hicieron un trío explosivo junto a Leandro Fresco, llamado Roken. Esa banda los llevó a tocar en la edición 2004 en Valparaíso, Chile de Mutek, el famosísimo festival electrónico que promociona la música electrónica y lo artístico en dirección a lo digital. Roken era un power laptop trío que nació entre giras cuando Gustavo estaba solista. Etcheto con Gustavo colaboraron en el disco Cámara de Daniel Melero. Posteriormente, Etcheto colaboró en Dynamo de 1992, Sueño Stereo (1995), en el mágico Bocanada de 1999, +Bien en el 2001 y tuvo una relevante participación en el 2002 en el disco Siempre es Hoy.

NOISEY: Con Gustavo compusiste temas en los discos Bocanada, Siempre es Hoy y formaron el dueto experimental Ocio y el trío de laptops, Roken. En los procesos de composición, ¿cómo fluyó todo esto? ¿Se te hizo simple o complicado componer con Gustavo? Dado la complejidad en la música que creaban.
Flavio Etcheto: Fue un agrado y una experiencia muy enriquecedora en todos los sentidos. En el caso de Ocio toda la composición y producción es compartida, y en el caso de Gustavo como solista, compartimos varias letras y música. En ambos casos fue una búsqueda y un sincro con las ideas que se plasmaron en esos álbumes.

Ocio nació entre giras dentro de Estados Unidos. ¿Cómo se gestó ese embrión electrónico?
Ocio tiene una formación anterior a Bocanada y se desarrolló en varios encuentros con Gustavo Cerati: en su casa, estudio y donde se fue generando nuestro full CD Medida universal (1999, BMG). Sí, hicimos una gira entre la gira de Bocanada y viajamos los dos por EEUU, Los Angeles, New York, Boston, San Diego, México, Ensenada, Mexicali y Tijuana y a Santiago, Chile. Tocamos en el Teatro Oriente.

Tocaron también en el festival Mutek por el 2004, con el power laptop trío Roken, que lo conformaba Gustavo y Leandro Fresco y tocaron en Valparaíso, una ciudad hermosa. ¿Qué recuerdas de ese show y la estadía en la ciudad?
Flavio Etcheto: Sí, tocamos en Valparaíso y tuvo una puesta lindísima en el muelle Barón. Sonó súper bien todo el evento. Nosotros tocamos nuestro set de ese entonces, que ya veníamos tocando en México, EEUU, Panamá, Puerto Rico, Venezuela y Colombia, además de Buenos Aires y Rosario.

Publicidad

¿Crees que Bocanada fue el mejor álbum que sacó Gustavo? Y de los proyectos alternos en los cuales participaste, ¿cuál te gustó más y por qué?
Bocanada es un quiebre y tiene la cualidad y calidad de los discos inolvidables, aunque creo que todo el material de Gustavo cuenta con esos mismos atributos. Los discos en donde tengo participación son: Colores Santos, Dynamo, Sueño Stereo, Bocanada, Siempre es hoy, Medida universal e Insular EP. Adoro todo este material.

Tu amistad con Gustavo se concretó en varios proyectos. ¿En qué puntos concordaban en la creación de sonidos y dónde discrepaban?
No discrepamos nunca. Y mi amistad con Gustavo fue anterior a que hiciéramos música juntos; cuando nos conocimos estábamos cerca de la grabación de Colores Santos y fue porque Gustavo estaba con una muy amiga de una amiga mía y compartimos varias reuniones. Luego con el pasar de proyectos y tiempo fortalecimos nuestra amistad. También Gustavo participó en algunos proyectos míos como Resonantes e Isla de los estados. Yo en el soundtrack de +Bien (cine), e hicimos juntos la música de Sólo por hoy.

Alejandro Terán

Alejandro Terán fue amigo de Cerati por décadas. Empezaron a trabajar juntos en Sueño Stereo, en donde Gustavo invitó a Terán a componer algunos arreglos para el disco, y a partir de ahí continuaron colaborando en discos como Bocanada, y Fuerza Natural, además de crear los arreglos y ser el director de 11 Episodios Sinfónicos. Previo al show tributo que dará hoy viernes en Argentina en el Centro Cultural Kirchner con su Orquesta Hypnofón y en la dirección general con Tweety González, hablamos con Alejandro Terán:

NOISEY: Tu trabajo con Gustavo data de 1995 con tu participación en Sueño Stereo. Posteriormente colaboraste en Bocanada y Fuerza Natural. ¿Cómo fue trabajar con él? ¿Cómo era Gustavo en la interna?
Alejandro Terán: Cerati sabía ponerte todos los semáforos en verde, como dice Lynch. En 1993, Axel Krygier y yo habíamos formado una pequeña orquesta a la que bautizamos Mulo, por lo rara e híbrida. El periodista Pablo Schanton presenció un concierto de Mulo y, según parece, le contó a Gustavo que había visto a unos deformes sacando a flote un proyecto orquestal imposible.

Publicidad

Poco tiempo después, Gustavo nos proponía escribir los cuartetos de cuerda para el Sueño Stereo de 1995. Escribí los arreglos al papel en forma totalmente analógica, y finalmente los grabamos en Moebius. Como yo no contaba ni siquiera con demos virtuales de mis ideas, le expliqué a Gustavo los arreglos con las partituras en mano (¡no teníamos aun mucha confianza!)

“-Sirve todo.”

Me sorprendió su generosidad y su capacidad de delegar. Un artista de superpoderes musicales como él podría haber sido desconfiado o invasivo, y no. Esta situación de confianza y generosidad se repitió luego en cada proyecto que encarábamos juntos. Gustavo me permitió jugar a ser arreglador de cuarteto, arreglador y director de orquesta, saxofonista, violista, bongoísta… y ¡hasta me alentaba como guitarrista eléctrico! Me prestaba sus guitarras en los shows del Último Concierto, y parecía divertirle mi torpeza punk.

¿Qué es lo que más extrañas de él?
Gustavo era el "hombre sí". Cuando jugábamos a imaginar proyectos o aventuras futuras, yo tenía la sólida intuición de que el "No" se desdibujaba, que cualquier idea era imaginable. En el caso de “Verbo Carne”, él me mostró el demo electrónico en su estudio y me dijo:

- Imagino una situación orquestal aquí.

Le pregunté si se imaginaba una orquesta física tomada en vivo.

- Sí, me imagino a la Filarmónica de Londres.

- Mmm… (tosí). ¿Y dónde grabaríamos eso?

- En Abbey Road, por supuesto.

Publicidad

Cada vez que el teléfono sonaba y era Gustavo yo me relamía de antemano porque sus propuestas siempre eran locas, bien arriesgadas e intensas. Extraño las llamadas de Gustavo, su valentía, su propulsión al futuro, su elegante ojo cosmológico.

¿Con quién podrías comparar el talento de Gustavo?
No se trataba de un talento, sino de muchos talentos intercruzados que te dejaban literalmente boquiabierto. Era un cantante asombroso. Un compositor asombroso, un guitarrista asombroso, un poeta asombroso, un líder de banda asombroso, un esteta asombroso, un tipo asombroso. Sinceramente, no creo que se pueda encontrar comparación posible. Porque sumadas a sus increíbles dones musicales, estaban además la belleza luminosa de su carácter, su generosidad, su picardía de niño, su nobleza… y su locura.

Retrocedamos al 2001 e imaginemos que Gustavo te pide hacer la lista a ti de canciones para realizarlas de modo sinfónico. ¿Qué temas habrías escogido tú?
La lista fue surgiendo casi espontáneamente de los primeros bocetos. Iban quedando los temas que mejor se adaptaban al formato. ¡Ya no recuerdo quién los eligió! En esta nueva versión se han sumado temas posteriores al 2001 (“Sal”, “Crimen”, “Puente” y “Vivo”, entre otros) y creo que la lista podría seguir indefinidamente, porque la obra de Cerati tiene una constante de calidad y autenticidad completamente fuera del estándar.

¿Quién fue el cuarto hombre de Soda Stereo: Tweety González o Daniel Melero?
¡He ahí una pregunta incontestable! Cuando más arriba decía que Cerati "sabía ponerte todos los semáforos en verde", me refería a esa capacidad suya de empujar a sus colaboradores a sacar la mejor versión de sí mismos. Con treinta años de actividad musical en el medio, puedo asegurar que ésa es una virtud rara, única.

Alejandro Gómez, ex líder de la banda Solar

Años noventa. El britpop y el lo-fi se dejaban sentir en la música chilena. Hubo mucho one hit wonder. El renacer cultural se dejaba florecer post dictadura y las importaciones musicales aumentan de forma constante. El consumo radial y musical representaban parte del renacer demócratico. Una de tantas importaciones que llegó con todo fue este mismo brit pop, que tenían de capitanes a los hermanos Gallagher y su vereda enemiga, Blur. Se importó mucho más allá de ellos, y posteriormente el sonido se impregnó en parte del ADN del músico que volaba con alas propias.

Con formación desde 1994, con aires a shoegaze y al rock más clásico, Solar sonaba a ese rock también con tintes británicos. Su primer disco lo lanzaron en 1996. “Por costumbre” fue un single brillante que suena hasta el día de hoy. Alejandro Gómez, ex-frontman de la banda, nos cuenta su relación con Gustavo Cerati y el apoyo que les brindó en su momento.

NOISEY: En 1997 telonearon con tu ex-banda Solar a Soda Stereo en su concierto de despedida. En lo personal, ¿qué sensación pasó por tu cabeza en ese momento? ¿Recuerdas alguna anécdota?
Alejandro Gómez: En lo personal, me sentí como un niño soñador que de golpe dimensionó el fenómeno gigante que era Soda Stereo no sólo en Chile, sino en todo latinoamérica. Nunca me había parado frente a 70 mil personas). Y no sé si vuelva a repetir una experiencia así. En realidad, cuando me piden recordar detalles de aquel evento, sufro una especie de amnesia. A nivel sensorial se me viene a la cabeza el zumbido, el murmullo de la gente cuando caminé desde el camarín hacia el escenario bajo el nivel de la cancha.

¿Gustavo Cerati los ayudó a levantarse?
Nunca tuve relación con Gustavo, salvo un par de ocasiones en que nos estrechamos las manos y una conversación técnica de sonido, en la prueba de sonido en el Estadio Naciona (1997). Hace unos años atrás supe que Gustavo estaba al tanto de nosotros e incluso fue a vernos tocar en vivo con un par de ejecutivos de BMG. Nos vio y recomendó a la gente del sello para que nos contrataran. En ese sentido nos dió una mano para "levantarnos".

¿Por qué crees tú que la prensa los comparaba con Soda Stereo? Uds tenían un sonido británico por donde se los miraran
La prensa chilena nos encasilló rápidamente con Soda Stereo por un asunto de comodidad, ignorancia o pragmatismo. En el grupo Solar éramos todos melómanos y escuchábamos discos y artistas, que en ese entonces ni se mencionaban en la prensa. Soda Stereo fue influyente en nuestro quehacer como grupo. Sin embargo, a nivel musical, estábamos más influidos por The House Of Love, The Verve, My Bloody Valentine, Luna, Spiritualized, Ultra Vivid Scene y Catherine Wheel. ¿Qué sentiste tú cuando los llamó para telonearlos?, ¿Cerati los conocía de antes a uds o solo fue casualidad?ç
No fue Gustavo quien nos llamó a telonear. Fue el sello BMG (que también fue la casa disquera de Soda Stereo en su última etapa), quienes gestionaron para que fuéramos nosotros el número de apertura. El grupo Sien tenía más relación con él porque Cecilia Amenábar era muy amiga de la ex mujer del bajista de aquel grupo, y movió los hilos para que Gustavo los designara a ellos como teloneros. Finalmente abrió el grupo Sien y enseguida fue el turno de Solar, previo al show de Soda Stereo, el sábado 13 de septiembre de 1997. En los noventa, ¿existió un mito en torno a la figura de Cerati en Chile?
¿Mito? No sé… Gustavo vivió dos años en Chile y hay gente que lo vio caminando por Providencia, comprando en algún supermercado o como pasajero del metro. Yo me lo crucé una vez en una disquería y me llamó la atención que comprara discos de Queen y Electric Light Orchestra. ¿Qué cosas crees tú que te dejó como herencia en lo profesional y en lo musical?
En realidad no he sido yo el heredero de nada en relación a Gustavo, salvo el espíritu, la prestancia y el altruismo musical del que me empapé desde que lo vi tocando en el Festival de Viña por televisión y comencé a soñar en armar mi propio grupo.